Como la entrenadora de basquetbol

Autoridades mexicanas

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

Hace años, cuando cierta instructora de basquetbol cayó en la tentación de jugar y competir deslealmente con los integrantes del equipo a su cargo, descuidó su labor de entrenadora, intentó medir fuerzas, dividió al grupo, se desprestigió y perdió autoridad, hasta que el día de la competencia los resultados fueron deplorables.

Sin destacar más detalles, habrá que señalar que lo más grave que aconteció tras el encuentro deportivo, fue el desaliento y la total desintegración entre los jugadores y la falta de respeto a la entrenadora, quien a pesar del rechazo generalizado, tuvo la desfachatez de entregar constancias de participación e invitar a todos los competidores a seguir desarrollándose a través del deporte.

Una vez que concluyó la competencia y la entrega de reconocimientos, regresó con la intención de reorganizar al equipo; sin embargo, nadie creyó en ella y el trato que recibió ya no fue de profesora de educación física, sino de rechazo e indiferencia.

Intentó persuadir a los ex miembros del equipo de basquetbol a reintegrarse, unas veces rogándoles y otras, en cambio, ejerciendo presión y obligándolos, obviamente sin obtener resultados positivos.

Cuando los jugadores le reclamaron los descuidos y excesos en que incurrió, sus respuestas fueron absurdas y contradictorias. En verdad no supo afrontar el problema. Sus explicaciones siempre resultaron poco convincentes, lentas y torpes.

Han transcurrido bastantes años desde aquel incidente que tal vez carezca de importancia para la mayoría de los lectores, de no ser porque las actitudes de la entrenadora recuerdan la situación de las actuales autoridades mexicanas que definitivamente no han sabido responder con madurez y resultados a las exigencias y a los planteamientos de la sociedad de la hora contemporánea.

Últimamente acuden a la memoria las imágenes de aquella entrenadora de basquetbol que lejos de ejercer autoridad de manera ética y ganar el apoyo y respeto de quienes esperaban resultados favorables, únicamente provocó caos, confusión, desorden, divisiones y protagonismos, sobre todo con las actitudes y respuestas de las autoridades mexicanas que no han cumplido las expectativas de la sociedad ante los grandes problemas y retos nacionales.

Igual a la profesora que promovía el respeto entre el equipo y era la primera, al jugar, en cometer agresiones, las autoridades hablan de pactos de paz y hasta de la amenaza de desestabilización por parte de alguien con intereses oscuros, y a la vez responden con fuerza pública y violaciones a los derechos humanos en perjuicio de la sociedad.

Las noticias difundidas por los medios de comunicación y replicadas en todo el mundo a través de las redes sociales, han motivado a las autoridades federales a responder con desaciertos, titubear, declarar y actuar más en defensa de sus propios intereses que los de la nación, o al menos es la imagen que proyectan.

Entre más contestan a los cuestionamientos de la prensa, de los sectores sociales del país y de la comunidad internacional, mayores son las contradicciones, los argumentos improvisados y la evidencia de que las autoridades y los políticos mexicanos carecen de estrategias, rumbo y compromiso con la nación.

Más que reformas estructurales que al parecer únicamente se orientan en fortalecer la macroeconomía y favorecer a ciertos grupos cercanos al poder, México necesita soluciones inmediatas a sus problemas y retos emergentes.

Y es que mientras continúen en la República Mexicana prácticas relacionadas con corrupción, deshonestidad, impunidad e injusticia, y los argumentos oficiales sean más en defensa de lo que creen desea la población, las autoridades y los políticos carecerán de credibilidad y quedarán rebasados, como hasta ahora, por la sociedad y los acontecimientos. Mantendrán similitud con la entrenadora de basquetbol, pero en aquellos tiempos, ella, la instructora, tenía la responsabilidad de preparar a un equipo, y no trascendían sus fracasos más allá de los intereses de los jugadores, mientras los otros, los funcionarios públicos y políticos, asumieron el compromiso y la obligación de conducir el rumbo de México, y no están cumpliendo.

4 comentarios en “Como la entrenadora de basquetbol

  1. YO COMO MEXICANA SOLO PIENSO QUE ENTRE MAS EXPLICACIONES DAN LOS POLÍTICOS ACERCA DE LAS MALAS CONDUCTAS QUE ESTAMOS OBSERVANDO LOS CIUDADANOS , APARTE DE SUS MALAS PRACTICAS DE SIEMPRE EN ESE PARTIDO QUE AHORA TIENE EL PODER DE LA NACIÓN, A MAS EXPLICACIONES MAS CULPABLES, Y CALLADOS SE DEFENDERÍAN MEJOR . PUES LOS MEXICANOS YA NO CREEMOS TAN ABSURDAS EXPLICACIONES DE SU CONDUCTA , PUES YA NO PUEDEN CALLAR COMO ANTAÑO LA VOZ DEL PUEBLO, DE LOS PERIODISTAS QUE CON AMENAZAS Y MUERTE LOS CALLABAN YA NO”””””

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s