¿Espectáculo en México?

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

Quienes han ofrecido un espectáculo pobre, ofensivo, denigrante, peligroso y ridículo son ellos, los dueños del poder económico y político en México, la élite que gobierna a este país, no los articulistas que han señalado sus abusos e incapacidad para conducir el rumbo y mirar de frente y con resultados a la sociedad.

En entrevista concedida al diario español El País, el jefe de la Oficina de la Presidencia de la República Mexicana, Aurelio Nuño, declaró que el gobierno de Enrique Peña Nieto no va a ceder a pesar de que la plaza pública pida sangre y espectáculo en la nación, como tampoco saciará el gusto de los articulistas porque serán las instituciones las que saquen de la crisis y no las bravuconadas.

Habría que preguntarle al funcionario que descalifica la estrategia de comunicación social del mandatario mexicano y, a la vez, admite que la administración federal no consideró la dimensión del problema de inseguridad y la prioridad que debió tener, además de asegurar que el gobierno no sustituirá las reformas por lo que definió actos teatrales con gran impacto y que no existe interés en crear ciclos mediáticos de éxito de 72 horas, quiénes andan con bravuconadas y desean sangre y espectáculo en el país. Si lo sabe, debe darlo a conocer de inmediato.

Resulta aterrador y preocupante que un funcionario tan cercano al presidente de la República Mexicana, manifieste que la administración federal no midió la dimensión del problema de inseguridad ni la prioridad que se le debió dar, lo que significa, entonces, que quienes gobiernan andan distraídos, en rutas distintas a los intereses de las mayorías, desfasados de los problemas y urgencias nacionales.

Adicionalmente, si conoce a determinados grupos o personas que desean sangre y espectáculos de violencia en el territorio nacional, su obligación y responsabilidad es presentar la denuncia correspondiente y hacerlo público porque significaría que posee información privilegiada que coloca en riesgo de inestabilidad a los mexicanos.

De no ser la violencia que provocan los infiltrados en las manifestaciones, ningún mexicano, por enojado que se encuentre, desea que su país se convierta en espectáculo de sangre.

Si a los artículos y señalamientos de algunos periodistas les llama bravuconadas, olvida que una de las tareas fundamentales de los medios de comunicación es denunciar y difundir lo que se hace mal, no aplaudir lo que por obligación y responsabilidad deben cumplir los funcionarios públicos y políticos.

Esta entrevista se dio a conocer días después de otro espectáculo, el de Televisa con sus empleados Eugenio Derbez y Carlos Loret de Mola, durante el controvertido Teletón. Muy ad hoc y al estilo de Televisa, ambos personajes intentaron deslindar a la empresa de Emilio Azcárraga Jean, beneficiaria y cómplice del gobierno desde hace mucho tiempo, del escándalo de la casa blanca, propiedad, según se dice, de Angélica Rivera, la esposa de Enrique Peña Nieto.

La estrategia se orientó a las mayorías, a quienes no solamente les removieron su parte sentimental para donar dinero a favor de una causa noble que es obligación del Estado con los impuestos que pagamos, sino con la intención de dejar en claro que una cosa es Televisa y otra el mandatario nacional con los problemas de la casa blanca, los normalistas de Ayotzinapa y todos los asuntos complejos que ahora condena la opinión pública de México y el mundo.

Si alguien va a decir algo, una verdad dolorosa, debe hacerlo con la seriedad del caso, de frente y sin temor a que lo corran de su empleo, muy contrario, por cierto, al espectáculo bufonesco y a la expresión ridícula que mostró Eugenio Derbez al temer que se fuera a molestar su patrón. Claro que no lo van a despedir. Todo forma parte de una estrategia. Sólo los ingenuos pueden creer que Televisa mantiene un serio distanciamiento con el presidente Enrique Peña Nieto, cuando ha sido partícipe de los beneficios del poder, o que se trata de un medio con apertura y pluralidad que practica la libertad de expresión.

Por si fuera poco, el presidente Enrique Peña Nieto opinó a nombre de los mexicanos y aseveró que Televisa es motivo de orgullo a nivel nacional, ya que es la empresa productora de mayor número de programas en el ámbito de habla hispana y proyecta al país a nivel mundial.

Omitió decir que es la madre de todas las nodrizas y que durante décadas ha manipulado e idiotizado a gran número de generaciones de mexicanos, y que forma parte del perverso juego del poder que se practica en México. Eso sí es espectáculo vergonzoso. Como de telenovela.

Un comentario en “¿Espectáculo en México?

  1. QUE ESTARÁ PASANDO CON LOS POLÍTICOS DE ESTE PAÍS, ENTRE MAS SE DEFIENDEN MAS SE HUNDEN ELLOS SOLOS PUES SOLO DAN A CONOCER AL MUNDO SU IRRESPONSABILIDAD PARA CON LAS LEYES MEXICANAS Y PARA CON LOS MEXICANOS, SI ELLOS MISMOS NO SE PONEN DE ACUERDO EN LO QUE HACEN Y MUCHO MENOS EN LO QUE DAN A CONOCER AL MUNDO DE SUS IRRESPONSABILIDADES.

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s