Políticos mexicanos, malos ejemplos

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

La exoneración de Raúl Salinas de Gortari, la casa blanca de la familia presidencial, la costosa mansión del secretario de Hacienda y Crédito Público y la relación de negocios del Grupo Higa con la clase gobernante del país, son ejemplos claros de que las leyes no aplican a quienes se han apropiado del poder económico y político en México.

El más reciente caso, el del hermano incómodo del ex presidente Carlos Salinas de Gortari, muestra el grado de corrupción y el tráfico de influencias que existe en el Poder Judicial, donde a pesar de las pruebas, el señor, dueño de una fortuna superior a los ingresos que percibió en el pasado, quedó absuelto.

Aparentemente, la noticia sobre la exoneración de Raúl Salinas de Gortari, la cual causó irritabilidad entre amplios sectores de la sociedad mexicana, parece ser un distractor más para que los mexicanos olviden el tema de la casa blanca de la esposa del presidente Enrique Peña Nieto y la residencia que adquirió el secretario de Hacienda y Crédito Público, Luis Videgaray Caso.

Claro, parecen lucubraciones de uno pensar que el perdón al hermano del ex presidente Carlos Salinas de Gortari forma parte de un mensaje claro y tajante: “entiendan, mexicanos, en nosotros, los dueños del poder, no se ejerce el peso de la ley porque somos quienes manejamos la justicia a nuestro antojo, intereses y conveniencia, e integramos la élite privilegiada e intocable de este país. No insistan en remover los temas relacionados con la mansión presidencial en Las Lomas de Chapultepec y la residencia del secretario de Hacienda y Crédito Público, ejecutor de las políticas fiscales, ni se atrevan a abordar asuntos que parezcan ofrecer indicios o sospechas de corrupción, porque somos intocables, Una muestra es el caso Raúl Salinas de Gortari. No pierdan el tiempo. Lo mismo sucederá con la casa blanca y el palacete de Malinalco. Ustedes padecen amnesia y nosotros, en cambio, ostentamos el poder, tenemos proyecto y sabemos bien lo que deseamos”.

Se trata de mensajes muy precisos para los mexicanos, pero a la vez cínicos, desafiantes, perversos y riesgosos porque por una parte demuestran que la corrupción e impunidad entre la gente del poder no se castigará, y por otro lado, en tanto, son una invitación a imitar y hasta superar los modelos de enriquecimiento por medio de recursos públicos ante una justicia y leyes mancilladas.

La clase política mexicana ha sido tan audaz, que la mayoría de sus cuentas e inversiones bancarias y propiedades multimillonarias se encuentran a nombre de las esposas o de familiares, de manera que resulta imposible confiscarles sus bienes, aunque se compruebe la procedencia ilícita de sus fortunas.

Por cantidades ínfimas, cualquier ciudadano mexicano ya se encontraría en prisión, acusado de disponer de recursos de procedencia ilícita, tal vez por evasión fiscal o lavado de dinero. Las autoridades hacendarias son tan estrictas e inflexibles, que hasta por un error en los datos de las declaraciones los contribuyentes pueden resbalar a un proceso agobiante, similar a una pesadilla.

Si resultan ofensivas y perjudiciales las prácticas y conductas asumidas por la clase gobernante, más peligroso para México será que sus millones de habitantes se acostumbren a las noticias referentes a enriquecimiento sospechoso de funcionarios públicos y políticos, a sus respuestas ambiguas y contradictorias, a su falta de transparencia y a su descaro para tratar temas tan delicados, porque entonces entraremos a un terreno fangoso en el que todos podremos practicar la corrupción sin temor a causar daño ni ser castigados al tener la convicción de que la justicia y las leyes se compran.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s