Culpables sin identidad

Declaraciones preocupantes

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

Recientemente, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, declaró que quienes resultaron afectados por las denominadas reformas estructurales del presidente Enrique Peña Nieto, han aprovechado momentos de dolor, como el de los normalistas de Ayotzinapa, para generar desconcierto y violencia en el país, palabras que forman parte de la línea discursiva más reciente de la Federación ante su franca incapacidad para atender y resolver los problemas que enfrenta México.
Si el mensaje lo hubieran emitido un locutor dedicado a hablar estupideces durante toda la programación, el grupo crítico del cafetín o un columnista rastrero, se entendería su falta de información o su afán de servir a los poderosos; pero fue pronunciado por el responsable de la política interna del país, lo cual provoca mortificación porque se trata de acusaciones públicas y señalamientos a todos los afectados por las reformas peñistas y, a la vez, a nadie en particular. Las del secretario de Gobernación fueron expresiones ambiguas y un tanto irresponsables.
Cualquier acusación debe acompañarse de nombres y pruebas; de lo contrario, pierde credibilidad y se transforma en calumnia o farsa. Últimamente, los funcionarios federales han actuado y declarado como lo hizo el secretario de Gobernación, política que emite señales erróneas a la sociedad, ya que si se trata de una práctica de moda entre las autoridades y los políticos mexicanos, significa que cualquiera puede hablar y acusar a los demás públicamente, con ambigüedad y motivado por el coraje.
Si el Gobierno Federal cuenta con pruebas y conoce, en realidad, la identidad de quienes pretenden desestabilizar a los mexicanos por el hecho de sentir afectados sus intereses como consecuencia de la implementación de las reformas promovidas, por no decir impuestas, por el presidente Enrique Peña Nieto, debe actuar y ejercer su responsabilidad en la aplicación de las leyes.
Al referirse Miguel Ángel Osorio Chong a los afectados por las reformas estructurales del mandatario nacional, podría tratarse lo mismo de los dueños de las refresqueras y la telefonía que quienes ahora se encuentran atrapados en el embrollo de la política fiscal, y entonces estaría hablando de grupos alguna vez privilegiados por la élite en el poder o de los millones de personas que diariamente trabajan y pagan impuestos.
No es sano que funcionarios de primer nivel culpen ambiguamente y dejen entrever amenazas y enojos, y menos cuando no han tenido la capacidad de responder oportunamente y con resultados a los reclamos tan serios de millones de mexicanos y al existir asuntos pendientes de aclarar, entre los que destacan la casa blanca de las Lomas, la mansión de Malinalco y los respaldos multimillonarios al Grupo Higa, por citar algunos temas que generan suspicacias e irritación social.
Más que actuar infantilmente y responsabilizar a los demás, como lo haría un escolar, sin proporcionar datos ni nombres, las autoridades y los políticos deben ser responsables y actuar con honestidad y resultados favorables para los mexicanos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s