De tristeza y preocupación a nota diplomática y aclaraciones oficiales

Por los comentarios del Papa Francisco
Santiago Galicia Rojon Serrallonga

Resulta que las autoridades mexicanas sienten tristeza y preocupación ante los comentarios del Papa Francisco a su amigo Gustavo Vera, en una comunicación privada, respecto a evitar la mexicanización en Argentina, en franca referencia al narcotráfico.

Llama la atención la actitud del gobierno mexicano porque para temas preocupantes, como el caso Ayotzinapa, por ejemplo, se mostró demasiado lerdo en sus respuestas y conclusiones, mientras los comentarios papales a un amigo acerca de la realidad que enfrenta México por el narcotráfico, su reacción fue casi inmediata, lo que deja entrever que existe mayor preocupación e interés en las apariencias, en las superficialidades -en el síndrome del espejo, para ser claros-, que en los problemas reales y de fondo que afectan a millones de personas. Hasta el gobierno argentino, a través del jefe del gabinete, Jorge Capitanich, consideró poco relevantes los comentarios del pontífice.

Que el Papa Francisco comente la realidad mexicana, tal vez pueda parecer de mal gusto e incomode a muchos; pero el hecho de que la Federación se sienta triste y preocupada, al grado de enviar una nota diplomática a El Vaticano, en vez de enfrentar y resolver los grandes problemas nacionales, es caricaturesco e inquietante. Mortifica el comportamiento de las autoridades mexicanas porque solamente reaccionan cuando los señalamientos provienen del exterior, y ni así responden a las demandas de la sociedad.

El canciller de Relaciones Exteriores, José Antonio Meade Kuribreña, declaró públicamente el asunto relacionado con la nota diplomática a El Vaticano, evidentemente con el argumento de los grandes esfuerzos que ha emprendido el gobierno mexicano en materia de lucha contra el narcotráfico, para posteriormente aclarar que se trata de abrir un espacio de diálogo con la intención de conocer los temas que preocupan y cómo se pueden superar juntos. Increíble que un funcionario de primer nivel piense y hable así.

¿Acaso con una nota diplomática a El Vaticano, las autoridades mexicanas creen que pueden modificar la realidad que afecta a una nación completa y que es conocida por toda la comunidad internacional? La palabra la tienen los mexicanos, no quienes siguen empeñados más en pulir el espejo que en limpiar el cochambre y la suciedad de la casa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s