Entre platillos ancestrales, fiestas y leyendas

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

Acosadas por las caricias del fuego, las ollas y cazuelas de barro despiden aromas que transportan a horas insospechadas, acaso consumidas en una cocina indígena, en otra y en muchas más, porque las recetas parecen, por sus sabores, provenir de la misma fuente, la de los ancestros de los purépechas de San Juan Parangaricutiro o San Juan de las Colchas.

Huele a kupa kats, que es crema de maíz; aunque también a utápakua de nopales con mole negro. Se suman la capirotada, el mole de olla y el atole negro. El atole de chaqueta, elaborado a base de pelos de maíz, también se mezcla y los sentidos lo perciben.

Paula Pascuala Campoverde Anguiano, cocinera tradicional, sabe, porque así lo vivió desde su infancia al lado de su madre, abuelas y parientes, que la cocina se hace en familia. No desconoce que los mexicanos, en todos los acontecimientos de sus existencias, tienen como compañeras inseparables la comida y la música.

Ella, Paula Pascuala, ha participado en los encuentros de cocineras tradicionales que anualmente se organizan en Michoacán, estado enclavado en el centro occidente de México. Dedica los días de su vida a materializar las recetas de sus abuelas y antepasadas en platillos que deleitan los sentidos.

Mientras prepara kupa kats, relata que el 26 de diciembre de cada año, en San Juan Nuevo y la región, las mujeres elaboran atole de chaqueta que la comunidad lleva a la capilla del Hospital, junto con el diezmo que consiste en maíz, piloncillo y una diversidad de productos del campo.

Es durante esa fiesta, narra Paula Pascuala, cuando los hombres danzan con máscaras. Son los kúrpites feos, quienes “hacen maromas entre dos postes, y cargan la réplica de una troje típica de madera, que posteriormente introducen, con el diezmo, a la capilla del Hospital, donde el pueblo venera a la Inmaculada Concepción”.

Aclara la cocinera tradicional que la danza es una parodia a la de los kúrpites, en la que intervienen jóvenes solteros. En la de los kúrpites feos, participan hombres casados. Antes de la llegada de los evangelizadores españoles, en el siglo XVI, las máscaras eran de animales; posteriormente las modificaron.

Mientras prueba el kupa kats, sonríe y menciona que refiere la tradición que durante el devenir de las horas coloniales, ellos, los nativos purépechas, descubrieron con asombro una imagen en medio de un tronco del que brotaba agua, en un paraje boscoso y desolado del cerro de Pantzingo, en la zona de San Juan Parangaricutiro.

Con asombro, según la tradición oral de los purépechas, los nativos percibieron que las facciones de la figura eran idénticas a la de la Inmaculada Concepción, descubrimiento que significaba una señal importante para los pobladores de San Juan Parangaricutiro o San Juan de las Colchas.

En memoria de aquel hallazgo, rememora Paula Pascuala, los pobladores de San Juan Nuevo acuden cada 1° de diciembre con cántaros al sitio donde apareció la imagen de la Inmaculada Concepción, a quien hablan en purépecha con la intención de convencerla de que permanezca en la capilla.

De no hacerlo, la imagen desaparece de la capilla del Hospital y los moradores del poblado la encuentran, como antes, en el paraje donde apareció. Entonces deben conseguir agua y lavar la ropa de la imagen para apaciguar su enojo y propiciar que regrese al recinto donde es venerada.

Paula Pascuala guarda silencio de pronto e introduce una gran cuchara de madera a la olla donde hierve el atole. Recuerda que su realidad inmediata se encuentra en el fogón, en la cocina; entonces recomienda visitar San Juan Nuevo, donde los turistas podrán probar los platillos tradicionales e incluso trasladarse hasta las ruinas de lo que fue San Juan Parangaricutiro y admirar el volcán Paricutín. Uno se retira de su cocina con un costal lleno de historias, pero también con el olor impregnado en la ropa de leña consumida por el fuego.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s