Secretaría de la Función Pública y la relación entre patrones y sirvientes

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

Cuando un funcionario se transforma en sirviente de quien le regaló el cargo con todos los beneficios económicos y políticos que implica, se convierte también en una persona despreciable, capaz de emprender cualquier acción denigrante para agradar a quien considera su patrón, como es el caso del mediocre secretario de la Función Pública, Virgilio Andrade Martínez.

Actuó como se esperaba, ya que fue su amigo, el presidente Enrique Peña Nieto, quien le obsequió el nombramiento y en un acto de mofa para alrededor de 120 millones de mexicanos, le encomendó que lo investigara y de paso a su esposa, Angélica Rivera Hurtado, y al otro compañero, el secretario de Hacienda, Luis Videgaray Caso, respecto a las residencias, valuadas en dólares, que adquirieron por parte de sus camaradas favorecidos con licitaciones millonarias cuando encabezaron el gobierno del Estado de México y actualmente, la Federación.

En un proceso que duró medio año, con investigaciones más estudiantiles que profesionales, Virgilio Andrade y su equipo prepararon el escenario para finalmente difundir la noticia que el público encolerizado esperaba, los sospechosos son exonerados porque no hubo conflictos de interés ni actos de corrupción; aunque las acciones de los presuntos acusados, como sus disculpas públicas o la devolución de la mansión, no son congruentes.

Realmente, el amigo presidencial que transitó de funcionario público a fámulo y bufón de la corte política tan amante de los espejos, la nobleza europea, los viajes al extranjero y el glamour, causa repulsión y es merecedor no solamente de un juicio, sino de que se le cese del cargo que ocupa por inepto y pase a la historia como uno de los personajes oscuros e irresponsables de la grotesca política mexicana que tanto ha dañado a la nación.

Nadie niega que cumplió con su encomienda, la que le ordenó el presidente Enrique Peña Nieto. No existen motivos para asombrarse, pues hay que empezar por criticar la distorsión que tienen los mexicanos al considerarlo empleado del mandatario nacional, cuando se supone lo es de la sociedad que es la que mantiene sus lujos por medio de los impuestos que aporta con tanto esfuerzo en un país que se desmorona y es conducido por gran cantidad de personajes corruptos e ineptos.

Acaso por sus antecedentes culturales e históricos, a no pocos mexicanos parece agradarles presenciar espectáculos de carpas grotescas por parte de sus autoridades y políticos, a quienes alaban y aplauden a pesar de que los defrauden y engañen; pero en el caso de las investigaciones relacionadas con la adquisición millonaria de las residencias en Lomas de Chapultepec, Ixtapan de la Sal y Malinalco, el mediocre funcionario de la Función Pública en el país, actuó y concluyó el asunto como lo supusimos hace más de medio año, liberando a su amigo y patrón de toda mácula. Así que más que resultar sorprendidos, los mexicanos deben exigir que no se cierre el caso y se sancione el cinismo de ese funcionario.

Virgilio Andrade y sus asesores, los que cobran sueldos altísimos por hablarle al oído, creen que todos los mexicanos están entregados a las estulticias de Televisa, TV Azteca y otros medios de comunicación mercenarios y masificadores; pero resulta que su estrategia en el asunto de las mansiones presidenciales y del secretario de Hacienda, fue absurda e inadecuada, al grado que provocaron mayor irritación social.

Supuestamente, los legisladores son representantes de los mexicanos; sin embargo, basta con revisar la historia para comprobar que la mayoría, independientemente de los partidos políticos, han utilizado esos cargos con el objetivo de beneficiarse económicamente. Su actuación ha sido, en innumerables casos, errónea, corrupta y perversa. ¿Serán ellos quienes revisen los asuntos de las costosas residencias y la relación con los agraciados con las licitaciones millonarias? ¿Investigarán la oscura actuación del amigo y escudero del presidente Enrique Peña Nieto? Si ellos, los legisladores, han traicionado una y otra vez a la sociedad mexicana, ¿por qué no hacerlo de nuevo con el sirviente y los amigos presidenciales?

Hoy, en un país donde más de la mitad de los habitantes son pobres, prevalecen la inseguridad, se practica la corrupción a niveles extremos como si se tratara de una competencia siniestra, no existe justicia, se pisotean las leyes y se tiende a la represión y al totalitarismo, se percibe descontento contra la clase gobernante; pero el caso de las mansiones de las Lomas de Chapultepec, Ixtapan de la Sal y Malinalco, junto con los constructores y proveedores beneficiados con contratos millonarios, indudablemente será un expediente que arrojarán al cesto de la basura para que se lo lleve el camión recolector y finalmente lo mezcle con otros desperdicios.

Después de todo, considerable número de mexicanos no tienen memoria y están acostumbrados a coexistir en un país invadido de cáncer, con autoridades, políticos y líderes corruptos, mediocres, demagogos y farsantes, y tan es así que continúan premiándolos en las urnas, quizá por mantenerse entretenidos en los espectáculos futbolísticos y “telenoveleros”. Así, el territorio nacional continuará siendo campo fértil para que haya mayor número de casos como las residencias ya referidas, Grupo Higa y otros amigos favorecidos con licitaciones millonarias, y más criados que emulen a Virgilio Andrade Martínez, el funcionario público que históricamente liberó de cualquier sospecha a su camarada y patrón, el mandatario nacional, junto con la esposa y el otro secretario en materia fiscal. No puede ser de otra manera. Ese rostro sonriente, casi burlón, presentó resultados basados en una investigación más motivada por la simpatía, los intereses y la emotividad, que por el método científico y la formalidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s