¿Y si un día descubrieras la belleza?

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

Y si un día, tras mucho caminar, descubrieras como guía una flor en un sendero y abrojos en otro camino, ¿cuál elegirías? ¿Y si alguna vez, después de andar aquí y allá, coincidieras no con la mujer o el hombre que te apetece con egoísmo, sino con quien te demuestra su amor con una mirada, una sonrisa, un detalle o una palabra dulce? ¿Y si a cierta hora, ante el ocaso de la tarde, una figura esperara tu retorno con alegría e ilusión? ¿Y si ella, él, te amara tanto que tuviera la decisión de conquistar el mundo por ti? ¿Y si al amarte, te acompañara durante las horas soleadas y los instantes nublados? ¿Y si te enseñara que el amor no es arrebato ni posesión, sino encanto, magia, cielo? ¿Y si con sus sentimientos bellos y sublimes te demostrara que la vida puede convertirse en una historia maravillosa, irrepetible, plena, inolvidable, subyugante e intensa? Si tuvieras que elegir entre un amor especial que te condujera al cielo y una relación que te atara al puro deseo, ¿cuál tomarías de la mano y abrazarías? ¿Y si al concluir la jornada existencial cerraras la página postrera con la dicha de haber amado a quien siempre te acompañó y entregó sus más nobles sentimientos? ¿No acaso habrías vivido como el más feliz de los seres humanos? No todos tienen la fortuna de coincidir con el amor; pero si un día, al caminar, descubrieras el resplandor de tal sentimiento, no arranques la flor que crece ufana, cultívala siempre como el más preciado de los tesoros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s