Paréntesis

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

La vida es un viaje que de pronto parece interminable y, no obstante, un día concluye en cierta orilla, en algún sitio, porque la realidad humana se relaciona con la brevedad, como el día que espera la noche para diluirse, el arcoíris fugaz que aparece tras un aguacero matutino o la mariposa policromada que aletea al recibir las ráfagas del amanecer.

Nada es permanente. Uno, al transitar por el mundo, observa paisajes, hombres y mujeres que caminan aquí y allá, frecuentemente apresurados y distraídos, inmersos en sus asuntos cotidianos, en sus intereses, en sus colecciones de dinero y apetitos momentáneos, en su monotonía y rutina.

Otros, en cambio, andan en busca de la felicidad, pero la vorágine de la vida los envuelve y arrastra a abismos de los que difícilmente salen. La caminata de las horas, los compromisos y sus estilos de vida los atan a estacas inconmovibles, hasta que las ilusiones y los sueños se desvanecen irremediablemente y son sustituidos por frustraciones, miedo y tristeza.

Millones de seres humanos inician los días de sus existencias en el cunero y los concluyen en el sepulcro, carentes de una historia con valores, inagotable, bella, interesante, feliz, grandiosa, irrepetible, plena e inolvidable.

A veces están tan ocupados en sus jornadas, en sus asuntos, que durante la travesía carecen de tiempo para dedicarlo a quienes les rodean y expresarles, al menos con detalles o palabras, el amor que les tienen. Por eso la gente coloca rosas ante los ataúdes y en las tumbas, o las llevan a los hospitales donde los moribundos ya no pueden apreciarlas. No dispusieron de instantes para entregarlas en las manos. No tuvieron un momento especial para reír, de modo que al concluir la sonata existencial, derraman lágrimas y derrochan incalculables dosis de arrepentimiento y tristeza.

Es por eso, amada mía, que hoy he decidido hacer un paréntesis cada día de mi existencia para tocar a tu puerta, asomarme a la ventana, y mostrarte una sonrisa, la alegría expresada en mi rostro y la felicidad que brota de mi ser. Abrir espacios dentro del tiempo, paréntesis, no con el objetivo de ser el intruso de tu vida, sino el amor, la felicidad y el cielo de tu existencia.

Tengo el proyecto, lo confieso, de abrir espacios dentro de la vorágine cotidiana, no para resbalar y quedar abandonado en las llanuras interminables de la rutina, sino con la finalidad de que escuches mi voz expresándote los más nobles sentimientos o simplemente decir que pienso en ti y te percibo en mí.

Estoy dispuesto a cavar, depositar el escombro en parajes lejanos, para construir el más bello camino, el sendero que me conduzca a ti, a tus sentimientos, a tu risa, a tu felicidad, al vuelo que juntos, siempre unidos, emprenderemos a un paraíso mágico y esplendoroso.

Inmerso en mis sentimientos, en el proyecto existencial que te incluye para cada día, hago un paréntesis dentro de mis actividades cotidianas para susurrarte al oído que te amo, guiñar el ojo, abrazarte, tomar tu mano, besar tu frente con ternura, caminar juntos y entregarte los ósculos más dulces e intensos que haya probado cualquier ser humano.

Gracias a ti, al amor que me compartes, a tus detalles inigualables, a tu estilo especial, hoy he decidido abrir espacios dentro del tiempo para consagrártelos plenamente y así, al concluir la jornada, descubras atrás y a los lados las huellas de ambos, el testimonio de nuestro paso, y adelante, en tanto, el horizonte por el que andaremos libres y dichosos.

No me cansaré de correr a tu lado, reír, cargarte sobre mi espalda o girar hasta que caigamos al pasto felices, pasear, compartir la comida y los vinos más deliciosos, cocinar juntos, deleitarnos con la música, leer, admirar una pintura, asistir a un concierto, hundir los pies en el río y el barro para sentir el pulso de la vida, arrojarte los cojines de la sala, beber café y hasta jugar como dos chiquillos traviesos en su época dorada.

Alguna vez tendría que hacerlo, lo confieso. Es la hora de abrir paréntesis en mis actividades, contemplar anclajes durante la travesía, para dedicar los mejores instantes a ti, sí, a ti, mi musa, la mujer casi etérea que se convirtió en mi amor -el que soñé desde mis primeros años-, en mi inspiración, en mi dicha, en mi vida, en mi proyecto para la inmortalidad.

El amor y lo mejor de la vida se obtienen cuando se les dedica tiempo, cuando uno se entrega. Hay que hacer espacios dentro de la cotidianeidad, paréntesis sólidos, con la intención de colocar las bases, los cimientos, y así construir castillos, felicidad, sueños, realidades.

Hoy, al abrir un paréntesis, pienso en ti, te siento en mí y reflexiono profundamente. ¿Y si de pronto te comparto, amada mía, los paréntesis con detalles y tiempo especial? ¿Y si cumplo con la dinámica de los asuntos y compromisos formales, pero descubro cada día oasis para arrullarnos en la almohada y en el columpio de la dicha, el amor, la verdad, el bien y la plenitud? ¿Y si un día, al mirarnos a los ojos y volver a descubrirnos como hoy, ayer y otros días, acordamos unir nuestros corazones y fusionarlos con el palpitar del universo? ¿Y si en vez de entregar en tus manos una rosa, te regalo el más fragante y policromado de los jardines? ¿Y si refrendamos la invitación a caminar, tomados de la mano, por el mejor sendero, por el camino que conduce a los vientos de la inmortalidad, a los parajes de la eternidad? ¿Y si lejos de distraernos en lo mundano, en lo pasajero, diseñamos la ruta al más sublime de los sentimientos, al verdadero amor, hasta llegar a la morada de un Dios benévolo y grandioso? ¿Y si decidimos ser felices y amarnos siempre para no arrepentirnos alguna noche oscura, helada y silenciosa de lo que no hicimos? ¿Y si nos amamos toda la eternidad? Claro, necesito hacer paréntesis toda la vida para entregarte detalles con el más excelso de los amores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s