Antes de conocerte

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

Aquella noche, cuando decidí mirarte de nuevo a los ojos y declararte mi amor, cargaba en mi morral de artista el cuadro que años antes, al imaginarte, pinté para ti, en medio de ángeles, estrellas y flores.

Escudriñé tus rasgos, tu sonrisa, tu cabello, tu perfil, al permanecer frente a ti y descubrir con asombro que eras tú, nadie más, la que pinté en el lienzo antes de conocerte.

Admiré tu cara de porcelana, tus manos y el color de tu piel que comparé, igualmente, con la escultura que esculpí tiempo atrás, antes de que tú y yo coincidiéramos en el sendero de la existencia.

Descubrí en tu voz, en cada palabra pronunciada, el concierto que inicié en la niñez y concluí durante los primeros días juveniles, las notas que creí escuchar del cielo antes de saber de ti.

Miré tus ojos y al observarme retratado, recordé que antaño, cuando aún no te conocía, ya me había reflejado en el espejo que fabriqué y se parecía tanto a ti.

Vi en tus labios, tus manos, tus ojos y tus mejillas a la mujer que inventé una noche de soledad, antes de conocerte, mientras contemplaba la armonía, el equilibrio y la majestuosidad de los luceros, y también, es verdad, durante las tardes veraniegas de lluvia.

Noté en tus palabras total similitud con el poema que me inspiraste hace años, antes de conocerte, cuando el vuelo de las hadas me indicaba que existías y que debía, por lo mismo, unir letras, sílabas que me dictabas sin saber yo que ya eras mi musa.

Leí, al encontrarme frente a ti aquella noche de enamoramiento, el nombre que había anotado en una servilleta cuando te percibí en mis sueños, y me di cuenta que coincidía con el tuyo.

Mantuve silencio aquella noche, la de nuestro encuentro, y contuve mi impulso de estrecharte en mis brazos efusivamente, lo confieso, porque intenté corroborar, una vez más, si eras tú la mujer que intuí hace años, y me estremecí al obtener una respuesta afirmativa, al grado, creo, que el universo se incendió de tonalidades nunca antes vistas.

Es verdad, dibujé, alguna hora distante de mi existencia, el esbozo de una mujer hermosa, el perfil de un ángel sin alas, cuando mis sueños eran eso, sólo esperanza y fantasías, dulce espejismo, y contigo me percaté que las ilusiones se hacen realidad. Eras ella, tú, la del bosquejo en la hoja de papel.

Imaginé, repito, que existías en algún rincón del cielo, que estarías asomada, tal vez, en alguna de las ventanas del paraíso, y al encontrarme frente a ti, aquella noche, me convencí de que las escenas pasadas habían sido un aviso anticipado de mi encuentro contigo.

Insisto en que manifesté admiración, quizá, al tomar tus manos, acariciarlas y percibir el mismo calor y la sensación que experimenté incontables noches previas, al imaginarte, al pretender entrar por el balcón del cielo para traerte al mundo y compartir nuestros días con la misma intensidad de amor.

Gracias a la historia de amor que escribí antes de conocerte y que conservé en la mochila de viajero, constaté que me había adelantado al ser tú y yo los protagonistas. Los personajes, idénticos a nosotros, cobraron vida al abrazarte y susurrar a tu oído mi propuesta de amor. Entonces, Dios prendió las velas románticas que se encontraban sobre la mesa, mientras los ángeles, parece, entonaron cantos de un himno jamás escuchado en el mundo, ambiente que me ayudó a insistir en el amor que ya sentía por ti y te ofrecí para hoy, mañana y toda la eternidad.

Olvidé por un momento mis apuntes, los dibujos, mis cuadros, las canciones y sinfonías, mis esculturas, indudablemente porque supe, a partir de entonces, que la musa que me acompañó desde la infancia se había convertido en la mujer de la que me enamoré aquella noche y a quien cada día ofrendo mi más puro amor.

Después del embeleso que se apoderó de mi ser al mirarte y saber que se trataba de ti, la otra parte de mí, mi emoción, alegría e ilusión se derramaron en un caudal de sentimientos que me motivaron a confesarte al oído: “me encantas”, “te amo”, y por algo, lo admito, confesé que siempre me había sentido enamorado de ti y te consideraba mi vida y mi cielo.

Inventé, descubrí o recordé, no lo sé, tu nombre, tu figura, tu sonrisa, tus ojos; sin embargo, tengo la sensación de que cuando Dios expresó la maravilla de la vida en el mundo y el universo, le acompañabas y te dejó en una banca, la del jardín más hermoso y cautivante, para que yo, al caminar, descubriera tu presencia y corriera a ti con la idea de que juntos, tomados de las manos, regresemos a su lado y recibamos los abrazos de la eternidad.

Recordé de improviso la fugacidad de la existencia, la prisa de las manecillas por cumplir una y otra vuelta en la carátula del reloj, la mano implacable del tiempo que cincela en los rostros los signos de los años; en consecuencia, me apresuré a revelar los sentimientos que me inspirabas antes de conocerte y fue así como te declaré mi amor.

Al aceptar mi declaración de amor y buscar el guión de la historia que escribí con anticipación, el cuadro que pinté al sentirte en mi interior antes de conocerte, el concierto y las canciones que inspirado en tu imagen compuse una y otra noche de soledad, descubrí que mi morral de artista y mi mochila de viajero estaban vacías y que debía, por lo mismo, invitarte a reinventar nuestro guión, protagonizar capítulos intensos e irrepetibles, plasmar la imagen más hermosa y sublime en el lienzo y tocar la música subyugante del cielo, como promesa, supongo, de una vida compartida y una eternidad ganada.

Es así como Dios borró mis esbozos de artista, antes de conocerte, porque es el gran creador y quien ha otorgado permiso con la intención de que tú y yo tomemos el bolígrafo, los pinceles y las partituras de nuestras existencias para dejar constancia de una gran historia de amor que sin duda, cuando traspasemos el umbral del cielo, se convertirá en huella indeleble, en recuerdo inmortal, que otros, al observar con tanto resplandor, seguramente desearán emular con el objetivo de descubrir y vivir con plenitud la dicha que compartimos. Nos regaló, para dicha nuestra, las páginas en blanco que llenaremos con capítulos mutuos y una historia maravillosa e inolvidable, sublime e irrepetible, porque Él, estoy seguro, se encargará de mantener prendidas las velas que la noche de mi declaración de amor iluminaron tu rostro y el mío cual símbolo de la más excelsa de las uniones.

18 comentarios en “Antes de conocerte

  1. Qué estilo de decirle a alguiente te amo… y eso de escribir que Dios prendió las velas de una mesa romántica y las mantendrá encendidas, es algo que llega al alma y enamora.

    Me gusta

  2. PERDON POR DUPLICAR MI MENSAJE, PERO AL LEER UNO DE LOS COMENTARIOS ANTERIORES AL MIO, ME QUEDO GRABADA LA IDEA DEL ESTILO DE EXPRESAR EL AMOR. UNOS DIFICILMENTE DICEN TE QUIERO Y ESTE TEXTO, COMO OTROS, PLASMAN UN AMOR QUE PARECE INQUEBRANTABLE. ME GUSTO MUCHO.

    Me gusta

  3. CON EL ALMA LLENA DE AMOR ES COMO SE PUEDE INSPIRAR TU MENTE Y ESCRIBIR CON EL CORAZÓN, SIEMPRE TU ROMANTICISMO, SIEMPRE TU DELICADEZA HASTA EN LAS LETRAS ES LO QUE ADMIRO DE TI SANTIAGO, QUE DIOS TE BENDIGA , BESOS.

    Me gusta

  4. Simplemente me atrevo decirle, que si yo como lectora me siento fascinada por su estilo de sentir el amor y expresarlo de tal forma, imagino, con todo respeto, que su musa seguramente ha de morir por usted. Mis respetos y admiración Santuago.

    Me gusta

  5. INDISCUTIBLEMENTE, SUS TEXTOS SON UNA MUESTRA DEL ARTE DE ESCRIBIR Y EL PENSAMIENTO FORJADO A TRAVES DE LA OBSERVACION, EL ESTUDIO Y LA EXPERIENCIA. TENGO UNA DUDA PORQUE USTED HABLA MUCHO DE LA ESPIRITUALIDAD, DE UN AMOR DIFERENTE, Y NO NIEGO QUE LO VIVA DE ESA MANERA; PERO MI PREGUNTA ES EN EL SENTIDO SI NO LO MUEVEN LOS AMORES COMO SE VIVEN EN LA ACTUALIDAD, CON MAS PLACERES QUE ROMANTICISMO Y DETALLES. ¿ES POSIBLE EL AMOR POR MEDIO DE TEXTOS O CON ESPIRITUALIDAD, CUANDO EL MUNDO DESEA PLACER? DE CUALQUIER MANERA, ESCRIBE MARAVILLOSO Y TOCA MI CORAZON.

    Me gusta

  6. El placer es el placer Carolina y solo los ilusos piensan en idealismos. No sueñes en lo que hacen los poetas tú estás en la tierra con todo lo que implica

    Me gusta

  7. Me encantó su artículo, Santiago. Tiene una forma de expresar los sentimientos, que me conmueve y hace que vibre mi corazón. Lo felicito. Siga adelante porque en mí ya tiene una lectora.

    Me gusta

  8. Santiago, tus palabras son como una embarcación que navega por mi corazón ansioso de amar y sentir que le intereso a alguien de verdad…Cuando leí tu artículo, me di cuenta de que todavía existen personas capaces de amar con el corazón… Veo que escribes sobre otros temas, pero si he de ser franca, me apasionan tus escritos de amor. Quién fuera la musa que pregonas en tus escritos porque dejaría todo para amarte por completo.

    Me gusta

  9. Agradezco y valoro sus comentarios, los cuales de alguna manera contribuyen a mejorar; sin embargo, deseo aclarar que mi musa, a quien están dedicados mis textos, es real y me es imposible exhibirla porque no es objeto ni persona pública, y sí, en cambio, un ser extraordinario y especial que merece mi amor y respeto. En consecuencia, lo que escribo está inspirado en ella y al publicarlo es para todos mis lectores, pero siempre con respeto. Por lo demás, agradezco a todos que hagan favor de leer mis publicaciones y envíen sus comentarios. Reciban saludos y mi reconociento.

    Le gusta a 1 persona

  10. Santiago, te conozco desde hace muchos años, cuando éramos estudiantes y cada uno, en nuestro ámbito juvenil, soñábamos alcanzar las estrellas, como dirías en tus escritos. En esa época y muchos años después, siempre me pareciste un hombre distinto a la mayoría, apartado de los intereses de los grupos humanos, motivo por el que quienes te conocimos, supimos que eras de soledad, enigmático e intenso, y que dedicabas tu tiempo al arte, al pensamiento y al misticismo. Fuiste un ser sensible, según recuerdo, y generalmente muy reservado en tus cosas personales. Estos días, al leer todos los artículos que has difundido sobre el amor, me siento sorprendida de que hagas públicos tus sentimientos. Pienso que debes sentirte muy enanmorado de la mujer que citas en tus textos y ella, por su parte, te ha de dar todo su amor y la felicidad que mereces. Debes ser muy dichoso. Toda mujer sincera y enamorada, al recibir esa clase de amor que promueves a través de tus publicaciones, se sentiría halagada y no resistiría una declaración. Públicamente te comprometes a darle todo tu amor,y eso no lo hace cualquiera. Me fascinan el estilo y la sutileza de tus textos. Son hermosos, poéticos, intensos y profundos. Siempre busqué a alguien muy especial y me quedé sola. Ahora me doy cuenta de que el amor es algo bello como lo describes. Tal vez un día, sin darme cuenta, pasó frente a mí. A veces es necesario romper los prejuicios y las barreras para atreverse a conquistar la felicidad. No importa lo que diga el mundo. Cuando te leo, no puedo evitar la imagen de tu amada, seguramente emocionada con lo que le escribes, con tener a su lado a un hombre distinto y superior. Felicidades. Sigue escribiendo. Sé que un día coincidiré contigo y con tus obras.Te esperan grandes sorpresas con el camino que sigues. Ahora que conozco tu blog, no me perderé tus artículos. Tienes la magia de atraer a los lectores. Soy tu fiel admiradora y una lectora que suspira al leerte.

    Me gusta

  11. ¿LO CONOCISTE, MARIE?… SIEMPRE HE SENTIDO CURIOSIDAD DE SABER COMO LOS ESCRITORES PROCESAN SUS RELATOS. SUPONGO QUE DEBEN SENTIR COMO NADIE PARA EXPRESAR CON ESE ENCANTO Y FUERZA SU AMOR Y SUS VIVENCIAS… ME GUSTA LEER TEXTOS BIEN ESCRITOS Y LLENOS DE ROMANTICISMO… HARE DE ESTE BLOG UNO DE MIS PREFERIDOS PORQUE ENCUENTRO LO QUE BUSCO Y ME LLENA COMO SER HUMANO, Y HASTA VOY A RECOMENDAR ESTE DERROCHE DE PALABRAS HERMOSAS Y ROMANTICAS… CONOZCO A QUIENES LES VA A MOTIVAR… GRACIAS POR ESCRIBIR ASI, SANTIAGO… NO SABIA DE TI, PERO AHORA ME HOSPEDO EN TU ESPACIO EN ESPERA DE SER LA PRIMERA LECTORA EN CONOCER TUS PUBLICACIONES… ABRAZOS Y MUCHA LUZ PARA TI.

    Me gusta

  12. Santiago, tienes un don de del cielo para escribir y estoy segura que dios no se equivoca ,así mismo como te envió a tu musa que es tu constante inspiración.
    Y sigue con tus textos que a nosotras tus lectoras nos hacen soñar y creer.
    Bendiciones.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s