¿Quién eres?

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

Cuando ando por las calles, los jardines y las plazas, la gente pregunta la causa por la que mi aspecto de artista y hombre reflexivo cambió su matiz por el de escritor alegre y enamorado; otros, en cambio, confiesan sonrientes que mi mirada, al voltear al cielo, a los paisajes floreados y al horizonte, releja el rostro de alguien que destella belleza resplandeciente. Al caminar por las rutas de mi existencia, hay quienes al saludarme estrechan mi mano, me abrazan y besan mis mejillas, para de inmediato admitir que emano una fragancia diferente y especial, exclusiva de quienes se enamoran y aman. Si me siento en una banca solitaria o bebo café en determinado sitio, algunos amigos se aproximan a mí con la intención de preguntar si es verdad, como dicen, que ahora late el corazón de una mujer en el mío, que a mis ojos se añadió otra mirada y que al caminar ya no son mis huellas solitarias las que quedan impregnadas en la arena, sino otras más, las tuyas, las de un ser que me acompaña aunque en ocasiones no me encuentre físicamente contigo. Al caminar y pasear solitario con el objetivo de meditar e inspirarme, aseguran que tanto pienso en ti y te siento en mí, que hasta te descubren a mi lado. Todos, al coincidir en mi sendero, preguntan por ti, por la identidad de mi musa, con la sospecha de que eres tan real que ya te dibujas en mi sonrisa. Tras publicar los textos que me inspiras y te dedico, la gente interroga si en verdad existes o si te inventé alguna noche helada y oscura de mi existencia, cuando más próximo me sentí a los abismos y desfiladeros de la soledad. Unos argumentan que eres diseño de mi imaginación de artista, que un día ocioso te definí en un cuaderno con mis letras y dibujos para darte vida, quizá porque me sentía solo, tal vez por necesitarte a mi lado para amarte en secreto e inspirarme; otros aseguran que eres real, que te descubren en mi mirada, te sienten en mis brazos y manos, y te escuchan en mis palabras. No recuerdan que el amor es compartir y no trasladar la sombra de uno al otro. Confundidos, los que preguntan por ti creen que eres obra de mi locura de artista, invención de mi soledad o ilusión momentánea. Probablemente esa es la razón por la que preguntan por ti. Al leer mis textos, la curiosidad los motiva hasta opinar que si existes, debes ser una mujer irrepetible, especial y sublime, porque nadie llamaría a alguien musa, ángel tierno y vida y cielo a otra persona si no ejerciera magia en las horas de su existencia. Consideran unos que eres mujer especial para inspirarme en mis escritos sobre el amor. Si supieran que lo eres porque Dios, al crearte, lo hizo con una fórmula secreta e irrepetible que posteriormente guardó, como lo he dicho, en uno de los arcones del paraíso, y que así, durante tu jornada terrena irradias el resplandor de los ángeles y, por añadidura, actúas diferente a los apetitos del mundo. Me encantan la armonía y belleza de tus ojos, tu semblante y tu perfil; pero me cautivan los tesoros de tu alma, el código de tu vida y la forma en que me amas. Andas en el mundo y sabes que la vida es breve; mas no la derrochas en apetitos ajenos a tu esquema ni en superficialidades, porque eres mujer de verdad y conoces las riquezas del alma y del verdadero amor. Y si hay quienes creen que eres capricho, entretenimiento, paréntesis o locura, también existen aquellos que opinan, basados en la esencia de mis textos, que tú y yo debemos ser intensamente dichosos por buscar en el camino que ahora compartimos, el amor y la puerta al cielo prometido. No saben que eres real, que no tuve necesidad de inventarte una noche de locura y desolación, porque nuestras almas se atrajeron al grado de hoy andar juntas en el sendero y los peldaños del amor y la luz. Desconocen que un amor como el nuestro no se extingue ni conoce traiciones porque sus pilares luminosos son su fortaleza. Si la gente considera que te define en mi mirada, mi voz y mi semblante, no es por permanecer atados uno al otro, como erróneamente actúan quienes creen que el amor es encadenarse y así se condenan a la esclavitud voluntaria, a la desconfianza, al acoso, a la rutina, a la monotonía y a la soledad irremediable; es porque en un amor como el nuestro, las almas se fusionan con la intención de compartir los sentimientos más sublimes y ser muy dichosas aquí, en el mundo, y allá, en la eternidad. No revelaré tu identidad ni el lugar donde moras porque eso, como la receta de nuestro amor, es el secreto que tú y yo compartimos y disfrutamos. Quienes preguntan por ti, desconocen que al amarnos con nuestra fórmula, ya somos felices en el mundo y preparamos el espacio que anhelamos en uno de los jardines del cielo.

21 comentarios en “¿Quién eres?

  1. Me fascinó…… quiero ser musa y despertar amor y mucha inspiración en un escritor como tú…..ha de ser un sueño hecho realidad y eso no todas lo vivimos…. qué palabras y definiciones tan hermosas…. cómo quisiera ser esa musa y leer todos los días al despertar unas líneas que llenen mi vida y me hagan sentir amada y que soy valiosa por lo que soy y no por lo que desean obtener de mí…. suspiro con ese texto…..

    Me gusta

  2. ME DEFINO COMO BONITA, INTELIGENTE Y CON CIERTA INCLINACION PARA ESCRIBIR ALGUNOS POEMAS Y PENSAMIENTOS. COMO ME GUSTA TU ESTILO, QUISIERA TENER TUS CONSEJOS Y ASESORIA PARA MEJORAR Y UN DIA SER UNA ESCRITORA COMO TU. ¿PODRÁS ORIENTARME? SOLAMENTE ES CUESTION DE QUE ME RESPONDAS PARA DARTE HASTA MI NUMERO DE CELULAR Y ACORDAR UN ENCUENTRO DONDE SEA, TU ME DICES, PARA CONOCERTE Y RECIBIR TUS CONSEJOS DE ESCRITOR. O SI PREFIERES, PODEMOS EMPEZAR POR CORREOS PORQUE ME URGE MEJORAR MIS ESCRITOS.

    Me gusta

  3. Bien es sabido que a través de la historia, algunos amores han quedado grabados en la inmortalidad ya sea por la intensidad de sus sentimientos, por enfrentarse a adversidades y desafiarlas o por sus conquistas y acciones. Muchas veces, por los asuntos diarios, olvidamos depositar nuestras aportaciones al amor, y únicamente se trata de pequeños detalles, constancia y querer hacer las cosas. Algunos hombres y mujeres han renunciado a sus comodidades y a todo para conseguir su amor. Este hombre da una definición amplia, hermosa y sabia del amor y la mujer a la que dedica sus sentimientos. Dicen que entre el escribir o el hablar y el actuar muchas veces hay una gran diferencia; aunque estoy segura de que si como él lo describe, hay quienes viven sus sentimientos de esa manera, entonces el amor existe. Felices los hombres y las mujeres que encuentran el verdadero amor.

    Me gusta

  4. Magistral definición la que hiciste de tu musa, entrañable Santiago. El gran escritor que eres ha dejado en claro que ama a una mujer especial y maravillosa, real y que merece todo el respeto, como lo demostraste hace un par de días cuando eliminaste los comentarios que ofendían su imagen y la relación tan bella que mantienen. Estoy convencida de que eres muy feliz a su lado y que ella es una mujer especial y extraordinaria. Eso no se discute porque se nota de inmediato. Ella, por su lado, debe saber que contigo tiene la garantía de un amor de verdad porque eres un hombre especial y grandioso, muy ejemplar,, y aquí estoy yo para constatarlo porque te conozco desde hace muchos años. Tu talento, aunado a tus valores y caballerosidad, te distinguen como un gran hombre. Como siempre, tienes mi admiración y respeto.

    Me gusta

  5. Te juro, Santiago, que siempre he sido racional, incrédula del amor, alejada de los romances y sentimentalismos, probablemente como defensa para evitar daños y sufrimientos; mas ahora, después de leerte y meditar sobre lo que planteas en cada escrito, siento que no me he dado la oportunidad de amar y ser amada. He dejado pasar la oportunidad. Tengo edad para amar y disfrutar muchos años más, pero me pregunto, envuelta en la inquietud que me producen las reflexiones, ¿cómo atraverme a ser feliz? ¿Eres feliz con la mujer que amas? ¿Ella lo es?¿Qué hacen, Santiago, para que el amor no se desplome? Veo que escribes y escribes y que eres inagotable, como si el enamoramiento te surgiera cada mañana y noche. ¿Será que el amor y su permanencia y felicidad dependen de cada uno de los involucrados?

    Me gusta

  6. Estas son las lecturas que buscaba desde hace tiempo, agradezco que haya autores que escriban sobre estos temas como usted lo hace con belleza en las descripciones y sabiduría en la exposición de cada tema.

    Me gusta

  7. Te culpo de mis desvelos, Santiago. No conocía tu página. Llegué casualmente y al leer “quién eres”, sentí emoción y así leí gran cantidad de tus artículos. Qué bárbaro, eres un hombre inagotable. No te cansa escribirle conceptos hermosos a la mujer que amas, Tengo la impresión de que a esa mujer no le queda duda del amor tan grande que le tienes. Tanto la amas, que la hiciste un ángel y tu musa. Ha de ser una persona fina y especial, y tú igual, porque de otra forma no creo que se manifestara un amor como el suyo. De hoy en adelante, estaré atenta a tus publicaciones, aunque espero no desvelarme como lo hice esta noche. Hoy se me fue la noche con tus escritos, pero valió la pena.

    Me gusta

  8. Elegante y sabio en el escribir; seguramente apasionado y entregado en el amor. Recibe una felicitación y mi admiración por tus bellos y distinguidos escritos.

    Me gusta

  9. Me encantas como escritor, con un escritor como tú que me escribiera todos los días y me hiciera sentir el amor, entregaría mi alma y todo. Besos, escritor bello.

    Me gusta

Responder a Rosa Montejo Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s