El árbol del amor

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

A ti, que me inspiras lo más sublime del amor

Ensimismado en su buhardilla desde hacía varios días, el artista deslizaba su pincel una y otra vez sobre el lienzo con la idea de pintar el árbol del amor, su obra maestra.

Reflexionaba mientras trazaba el paisaje, un vergel para los seres humanos en el que se distinguían los tallos de la vida, las flores de las virtudes, el follaje de la esperanza, las plantas de la fe y las enramadas de la alegría; pero cuando decidió pintar el árbol del amor, descubrió que era el elemento más complicado de la obra, acaso porque sus raíces ocultas en la tierra necesitaban poseer fortaleza para alimentar su interior, quizá por la cantidad de hojas que debía conservar con vitalidad, tal vez por tratarse del tema que lo había inspirado a crear el cuadro.

Esa mañana nebulosa, mientras lloviznaba y el aliento del aire fragmentaba y dispersaba las gotas en destellos, comprendió que estaba ante su obra maestra, el cuadro subyugante que sin duda transmitiría un mensaje a la humanidad y a todas las criaturas del universo; en consecuencia, el árbol de la vida tendría que ser magistral ante los moradores del jardín.

Solo y en silencio interior dentro de su taller, como le encantaba permanecer, contempló el esbozo, los trazos, las áreas cubiertas de tonalidades mágicas, y de pronto creyó que podría omitir el árbol del amor.

Miró el lienzo una y otra vez, hasta que en determinado instante notó que ante la ausencia del árbol del amor, el jardín empequeñecía y perdía sentido. Como que algo, en aquel paisaje edénico, entristecía y agonizaba. Se percibía la ausencia de algo y dolía mucho.

Insistió en abandonar el proyecto original, en renunciar a su idea; no obstante, la ausencia del árbol del amor dejó un hueco negro, un vacío insondable del que surgían lamentos, melancolía y plantas venenosas con tallos torcidos y espinosos. El hueco oscuro fue cubierto por cardos de discordia, flores de lascivia, matorrales de ambición desmedida y egoísmo, espinas de perversidad.

Angustiado por el caos en su obra maestra ante la falta del árbol del amor, el artista experimentó tal dolor y tristeza que determinó retirar todos los abrojos y dar luz al abismo de la oscuridad.

Mezcló las pinturas y creó otros colores, tonalidades nunca antes conocidas, quizá arrancadas del recinto más profundo de su alma, donde el principio y el fin, todo y nada, la luz y la sombra, la finitud y la eternidad, flotan en un ambiente etéreo para que cada uno, al sumergirse en las profundidades de su ser, elija de acuerdo con sus sentimientos e ideales.

Obtuvo colores especiales e irrepetibles, brillos y opacidades, que aplicó con destreza y cuidadosamente al pintar el árbol del amor sobre el hueco negro. Pensó que mientras el arbol se mantuviera sano, el abismo de la oscuridad no se convertiría en tentación para explorar sus profundidades y sí, en cambio, prevalecería el amor con todos sus destellos.

Reflexionó nuevamente acerca del significado del árbol del amor, hasta que lo hizo suyo y lo incorporó en los latidos de su corazón inmortal, en el palpitar de la vida, en los pulsos del universo, en ti, en mí, en toda criatura viviente.

Maravillado por el matrimonio que contrajeron su alma y la esencia del árbol del amor, el artista dispuso que en lo sucesivo toda creación y sentimiento tendrían que seguir el significado de aquella unión.

Utilizó el encanto de sus pinceles con la finalidad de convertir el árbol del amor en su obra magistral, y desde entonces no hay creación, buena o mala, ajena a su decreto.

Sutilmente, el pintor del universo aplicó colores al tronco, a las hojas, a las flores, a los frutos y a las ramas del árbol del amor, hasta que se transformó en la especie más bella y frondosa del paisaje. Colocó, adicionalmente, un columpio para recreo de quienes acudieran a la sombra o a cortar frutos del árbol del amor.

Aplicó, en cada hoja, una virtud del amor, una expresión del más sublime de los sentimientos, y así, con incontables nombres, bautizó todo cuanto miró a su alrededor, lo que fue, lo existente y lo que está por nacer.

Brotaron las hojas con su genética e identidad, y unas pasaron a llamarse felicidad porque el amor es fuente de alegría, encanto, dicha y risa. Otras, en tanto, ostentaron los apellidos de la dulzura, los detalles, la comunicación, la fidelidad, la confianza y las atenciones.

Esculpió en los detalles minúsculos de las hojas, los nombres de entrega, perdón y tolerancia; aunque no olvidó, como creador talentoso, la solidaridad, el enamoramiento y la innovación.

Las hojas sintieron, entonces, el aliento del pintor que se transformó en el más suave de los vientos. Y así siguió pintando y bautizando cada hoja con sus filamentos, y si a unas nombró respeto, a otras puso por apellidos creatividad, dicha y virtudes.

La pintura lucía hermosa. El árbol del amor dio vida a toda criatura existente en el vergel. Las hojas entendieron que se someterían a las pruebas que significan los ciclos de la vida, y que si un día sentirían el calor de la aurora, una tarde invernal experimentarían el ocaso, siempre con la certeza de que tras el anochecer, existe la esperanza del más hermoso de los amaneceres. Supieron, por lo mismo, que unas veces resaltaría la intensidad de su verdor y algunas ocasiones, en cambio, los besos del aire las arrancarían y se mecerían con su aspecto dorado y quebradizo, hasta dispersarse y alfombrar la tierra; pero siempre se distinguirían por su significado y por pertenecer al árbol del amor.

Así es como él, el artista del universo, concibió el árbol del amor para deleite, alegría, paz e inmortalidad de todos los seres de la creación. Por la emotividad, casi omitía decir que si notas mayor número de hojas que de flores, es porque si las primeras representan las cualidades y expresiones del sentimiento más sublime, las segundas simbolizan las historias de mayor belleza, excelsitud y prodigiosidad de amor, como el tuyo y el mío, y allí, parece, permanecen inscritos nuestros nombres. También olvidaba comentar que a un adyacente al árbol del amor, el artista del universo pintó un manantial diáfano donde tú y yo hemos asomado para mirar el reflejo de nuestros rostros felices y sonrientes.

37 comentarios en “El árbol del amor

  1. Perdona mis comentarios superficiales, Santiago, no sabía frente a quien estaba… Me hiciste llorar con este artículo y comprender que existen el amor y la fidelidad. Desde hace semanas, cuando leía tus artículos, empecé a sentir algo hacia ti y por eso es que me atreví a escribirte tonterías. Qué mal de mi parte. No dudo que eres grande como escritor y como hombre. Felicidades a la mujer que amas y a la gente que te rodea y tiene la fortuna de tratarte, pues yo seguiré siendo tu fiel lectora.

    Me gusta

  2. Eres un artista de verdad y pienso que como enamorado un escritor como tú debe de ser genial porque cuanta dicha para una mujer que le dediques tus escritos y más si se los lees al oído y vives así como dices.

    Me gusta

  3. ALGUIEN PREGUNTO EN UNO DE LOS COMENTARIOS QUE SI HABLASTE CON DIOS. ESA PREGUNTA LLAMO MI ATENCION Y ME OBLIGO A LEER TU ARTICULO UN PAR DE VECES, HASTA QUE MIS LAGRIMAS SALIERON DE MIS OJOS. ME GUSTO TU ESTILO COMO ESCRITOR Y TU FILOSOFIA… Y SABES QUE?… SIENTO COMO QUE ERES UN ESCRITOR GENIAL Y UN HOMBRE ENCANTADOR.

    Me gusta

  4. Anoche que leí este y otros artículos te escribí un mensaje muy extenso y lo envié pero al parecer no llegó como era mi objetivo… quiero decirte que escribes muy bonito, que tus palabras me hacen reflexionar y llegan a mi corazón y que me motivan a creer en el amor y esperar a alguien así como tú que dé todo por un amor… le leí a mi hermana este artículo tan bello y le encantó y luego le leí otros dos muy lindos sobre el amor, pero como que sentí que trató de desanimarme un poco cuando dijo que eso del amor no existe y que solamente gente como tú o sea los escritores por ejemplo, aman de esa manera, eso es verdad? tomé la decisión de seguir leyendo tus artículos y deleitarme con ellos con la esperanza de un día conocer a alguien así como tú que entregue el corazón y se una al mío para todos los días de mi vida… perdona mis errores al escribir, pero no soy escritora, tengo 38 años, trabajo y espero un día conocer a alguien muy especial, de esos hombres que estan dispuestos a dar todo por un amor.

    Me gusta

  5. Soñadora!! Sigue esperando al hombre de tus sueños a ver si encuentras un esscritor que te escriba todos los días. Eso no existe, por favor!! Los escritores y los artistas son seres extraños y te olvidan porque les interesan más sus obras… Crees que un escritor sea capaz de dedicar todos los dás a una mujer? Claro que no!! Te aseguro qye por más lindo que escriba, como los textos que leemos en este espacio, no estaría dispuesto a vivir con su enamorada. Eso no existe, no te confundas Martha Leticia.

    Me gusta

    • Esther Igarreta: Martha Leticia expresó libremente su opinión. Tiene libertad de hablar. Es un derecho. Independientemente de que tenga o no razón en los argumentos que plantea, debemos respetarla y, en su caso, aconsejarla con la mejor intención. Por otra parte. te aclaro que no me conoces, de modo que tus opiniones sobre la persona a quien dedico mis artículos son totalmente erróneas y reflejan, adicionalmente, que desconoces lo que es el trato a una dama. No acostumbro denigrar la imagen de la mujer a quien amo y dedico mis publicaciones; pero tampoco puedo permitir que utilicen su figura como si se tratara de una baratija de mercado. Esa mujer tiene nombre y es una dama, no capricho ni juguete, de manera que lo que es del corazón no puede de ninguna manera enlodarse. En lo que expresamos, Esther, demostramos lo que somos y valemos. Hay que tener cuidado en la forma en que uno se manifiesta en la vida. Si por alguna causa tú o alguna otra persona han enfrentado experiencias negativas en sus relaciones amorosas, resulta de pésimo gusto descubrirlas en las actitudes y en los comentarios. Te exijo respeto para mis lectores y, sobre todo, la mujer a quien dedico mis escritos.

      Me gusta

  6. He leído con atención e interés tus publicaciones, al parecer dedicadas a una mujer muy especial a la que llamas musa. No queda duda de que estás muy enamorado de ella y que tu talento está a su disposición. Asombra el estilo con que le escribes. Eres inagotable, le escribes con constancia y en cada artículo hay algo diferente que deleita. Debe ser una mujer muy afortunada y amada porque no todas las personas tienen esa dicha. Te aseguro que habrá quien la envidie. Al menos, gracias a ella es factible que nosotros, tus lectores, tengamos oportunidad de leer tus textos inspirados en el amor. Quiero hacerte una serie de preguntas: un hombre puede enamorarse al grado de renunciar a una vida económicamente próspera? Es posible que alguien deje una comunidad y una religion por un amor? A ese extremo puede orillar el amor?

    Me gusta

  7. Estimado Santiago Galicia Rojon, cuando alguien ama como lo demuestras en cada uno de los artítulos que tan gentilemente compartes con tus lectores, la felicidad sale a flote y se siente. En tu ecribir dejas entrever al artista y pensador que hay en ti.

    Me gusta

  8. Algo tienen tus escritos y tú que fascinan, por eso te leo y vuelvo a leer, no me lo creerías si te confesara que he leído casi todos tus escritos y eso que son me parece más de 200 en este tu blog y todos me gustan aunque te confieso que los de amor llegan a mi corazón.

    Me gusta

  9. SIN RODEOS COQUIS… ESTAS CLAVADISIMA CON LOS TEXTOS DE ESTE ESCRITOR, A MI ME HECHIZAN Y ES COMO SI CADA PALABRA TOCARA A MI CORAZON, ES QUE DEL AMOR SE PUEDEN DECIR COSAS TAN BONITAS, LASTIMA QUE YA CASI NADIE LAS DIGA, POR ESO NOS GUSTAN HOMBRES Y ESCRITOS COMO LO QUE ENCONTRAMOS EN ESTE BLOG DE SANTIAGO GALICIA… YO TAMBIEN HE LEIDO MUCHOS DE SUS TEXTOS DESDE LOS DE POLITICA QUE CRITICAN LAS TORPEZAS DE PEÑA NIETO Y LOS POLITICOS HASTA UNOS DE PASEOS Y MAS ESTOS DEL AMOR TAL VEZ PORQUE LOS DEL AMOR ENAMORAN Y LLEGAN AL CORAZON…

    Me gusta

  10. Artista de escritura bella y refinada, pensamiento profundo y sentimientos puros. Así definiría al autor de estos textos, Santiago Galicia Rojon Serrallonga, quien con frecuencia se inspira para ofrecernos algo nuevo y hermoso que emociona y motiva a la reflexión.

    Me gusta

  11. HABRA A QUIENES LES FASCINEN LOS TEMAS DEL AMOR Y A OTROS NO TANTO PERO ES INNEGABLE QUE LA MAYORIA QUISIERAMOS RECIBIR DETALLES AUNQUE FUERAN PEQUEÑOS, SONRISAS, ABRAZOS Y SALUDOS AMABLES POR PARTE DE NUESTRAS PAREJAS PERO DESGRACIADAMENTE ESO SE HA PERDIDO Y SANTIAGO GALICIA ROJON SERRALLONGA NOS LO RECUERDA SEGUIDO EN SUS ESCRITOS PORQUE HABLA MUY BONITO DEL AMOR Y NOS LLEVA A PENSAR SOBRE ESE TEMA.

    Me gusta

  12. Entrañable Santiago, si no te hubiera conocido hace años, preguntría con asombro y extrañeza, como alguien lo hizo al principio de esta sección, si mantienes comunicación con Dios o si posees un código para llegar a sus profundidades. Sé que tu inclinación al misticismo te acerca al Creador del universo y que adicionalmente, como artista que eres, posees un itinerario para zambullirte en las profundidades de su sabiduría y extraer las ideas más bellas para plasmarlas en el papel. Siempre insistiré que eres un excelente escritor, un pensador profundo y un ser maravilloso rico en sentimientos e inteligencia. No tengo el gusto de conocer a tu musa, pero si acaso llegara a leer este comentario, le extiendo mi admiración porque debe ser una mujer muy especial. Paralelamente le diría que contigo tiene la garantía de que la amarás y respetarás toda la vida. Quienes no entienden el significado de tus textos, están lejos de comprender que cuando el amor es auténtico y puro, se da todo. Todos los días, con tus escritos, nos das muestra de la grandeza que hay en ti como escritor, intelecual y hombre. Felicita a tu musa. Deseo que sea muy feliz contigo; también te pido que contiúes escribiendo y publicando tus textos. Adelante, como siempre, vencedor.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s