Un amor especial

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

Siempre a ti por ser el amor de mi vida

Tal vez, cada ser humano tiene capacidad para elegir su sendero y protagonizar la historia de su existencia; no obstante, ahora que te abrazo en silencio y percibo los latidos de tu corazón, entiendo que una vida se dulcifica y enriquece al compartir con otra el amor, los sentimientos, la alegría, los detalles y cada momento. Amar es, como yo lo siento, abrir a tu alma las puertas y ventanas de la mía, escuchar tus palabras y conducirlas a un sitio especial para componer con tu voz una melodía hermosa y magistral; enamorarme de tu mirada y acompañarla hasta lo más profundo de mi ser con la intención de disfrutar las siluetas, los colores y la belleza de la vida con la óptica de una musa; sentir tus caricias, la calidez de tus manos, para cobijarme en el más dulce encanto; contagiarme con tu sonrisa con el objetivo de dibujar felicidad en mi rostro; repasar los secretos que confiesas a mi oído para escribir un poema excelso; percibir la fragancia de tu perfume con la finalidad de reconocer los aromas de las flores y la cercanía del cielo; enamorarme de ti, con todo lo que eres, para agregar a mis días la dicha de no estar solo y caminar a tu lado, siempre contigo, rumbo a la cima que deseamos conquistar. Amar es poseer alas y volar, llegar al umbral del cielo, escuchar los coros de los ángeles y los susurros de Dios, para retornar al mundo con mayor aliento, fe y dicha. Al recargarte en mi hombro y abrazarte, comprendo que podría andar solitario por el mundo y así, cual navegante, llegar hasta el itinerario trazado; sin embargo, te extrañaría, me dolería tu ausencia, y no porque sea dependiente o carezca mi vida de sentido, sino por ser tú la otra parte de mi alma, el latido de mi corazón, o lo que es lo mismo, la mujer que amo. Y amar, ahora lo sé, es entregarse plenamente sin perder identidad, cordura y libertad; pero sí, lo admito, volar juntos, navegar en la misma embarcación, reír, sortear el oleaje una noche de tormenta, admirar la aurora desde una playa, jugar como dos chiquillos traviesos una mañana de recreo, empaparse una tarde de lluvia y sentir las gotas deslizar en nuestros rostros, compartir todo, enjugar las lágrimas del otro al carcajear tanto o llorar por algún dolor, sentir los corazones de ambos en un latido universal. Amar, creo yo, también es asegurar el porvenir, y no me refiero a conveniencias ni trucos; hablo del mañana inmediato, de la hora de la cuenta, del momento en que las velas de la vida terrena se extingan y nuestras almas, la tuya y la mía, lleven a cabo el acto más hermoso y subyugante al alumbrarse eternamente en la morada de un Dios maravilloso y pleno. Y es que de nada servirá decirte que te amo y que soy capaz, incluso, de conquistar este mundo con una serie de hazañas orientadas a coronarte con todas las riquezas materiales, si omitiera, ángel mío, ofrecerte, como lo deseamos desde lo más profundo del alma, enamorarnos plenamente de Dios y morar en su palacio de turquesa. Entonces sería un vendedor de seguros, un negociante interesado en satisfacer apetitos insaciables, no el hombre que siempre te amará en este mundo y el alma que, unida a la tuya, palpitará en la inmortalidad con los sentimientos más bellos y sublimes. El amor que te ofrezco, en consecuencia, contempla divertirnos en los columpios del mundo con la idea firme de mecernos eternamente en los del cielo. El amor que nos damos todos los días no es a corto plazo, en lo que el tren llega a la estación postrera; es reservar la banca en una historia encantadora y sin final. Eso es, parece, el amor. Al menos, tú y yo creemos que es así y, por lo mismo, seguiré percibiendo los latidos de tu corazón para fusionarlos con el mío y juntos, con la fortaleza del amor, llegar al palacio de cristal, donde la mañana y la noche del mundo se desconocen porque todo es siempre y la ropa que lo envuelve a uno ya está elaborada con la tela de la alegría y los sentimientos más hermosos y sublimes que entrega Dios a quien lo enamora.

101 comentarios en “Un amor especial

  1. Déjense de boberías. Si ingresan a un blog con la calidad y finura que ofrecen los escritos de Santiago Galicia Rojon Serrallonga, se supone que son personas un tanto educadas. No es un blog de superficialidades, tonterías u obscenidades, ni tampoco un sitio para entablar citas. Es un blog dedicado al arte, a la reflexión, al amor. Resulta abusurdo que si el autor habla en sus textos de amor y fidelidad a una persona, surjan personitas coquetas que desvíen la atención a lo que verdaderamente interesa. ¿Ustedes creen que les va a responder cuando en sus líneas se refleja el amor que siente por alguien muy especial? Lean y asimilen los contenidos. Aprendan. Todo es posible, pero en su momento y su lugar, y con la persona adecuada, no con alguien que está enamorado y lo confiesa públicamente Observen, es incansable. No le agota escribir a su amada y siempre nos mantiene atentas. Eviten confundirse si desean evitar conflictos consigo. Este hombre, el autor, es genial y seguramente caballero, intelectual, artista, sensible, amable, decente, espiritual y encantador; pero lamentablemente no es para ninguna de nosotras porque en su corazón late, como él mismo lo admite, un corazón femenino muy especial. Dejemos tanta bobería. Sigamos disfrutando el encanto artistico de las letras, los sentiientos y la filosofía de Santiago.

    Me gusta

  2. Lucas, no se trata de transformar el blog en ring para descararnos y criticarnos porque todos merecemos respeto. Como lectora, pedí respeto a todos, al autor, a la musa que lo inspira, al público y al tema del amor. En lo demás, cada persona debe responder de si. Traté de abrirles los ojos a quienes se comportan sin recato en un espacio dedicado a la reflexión y la sensibilidad. Cada persona debe valorarse y si quiero que me traten como objeto de placer toda la vida, entonces me comportaré como tal para atraer mayor cantidad de hombres, pero si quiero que me distingan como dama y reina, por lógica tendré que portarme a esa altura. Algo de eso leí hace mucho tiempo en uno de los articulos de Santiago y me gustó la reflexión. Propongo que sigamos disfrutando la lectura de sus textos.

    Me gusta

  3. Lo sigo con gran deleite desde hace poco tiempo. Leer sus articulos y confesiones de amor me ha convertido en adicta a sus publicaciones, a sus palabras sublimes que solo puede expresar quien ama de verdad. Lo descubro inacabable, intenso, sensible, profundo, filósofo, espiritual, artista… un varón ejemplar.

    Me gusta

  4. Al leer estos textos, me pregunto cómo será la mujer que inspira al autor. Supongo que es una mujer espiritual, sensible y espiritual, pero físicamente la imagino bonita, risueña y de tez morena.

    Me gusta

  5. La musa ya se volvió el personaje incógnito, la amada desconocida, porque no sabemos nada de ella excepto que es espiritual, bella y risueña… el autor debe ser un caballero porque ha tenido la precacución de cuidarla y proteger su identidad, o sea que no la expone a los vituperios… no importa entonces cómo sea físicamente si sabmos cómo es su parte interna… no creo que el autor le cante a un monumento de belleza física, debe inspirarse, supongo, en una persona bonita y transparente.

    Me gusta

  6. éste si ama porque le propone en su escrito una relación hasta la eternidad, qué bárbaro, está muy seguro de su amor y qué forma para proponerlo, hasta provoca suspiros.

    Me gusta

  7. Qué privilegio que te escriban casi a diario cosas tan bonitas, musa afortunada y de nombre desconocido. Si ama y actúa como escribe, debes sentirte dichosa. Que a mí me escribieran “el amor que te ofrezco, en consecuencia, contempla divertirnos en los columpios del mundo con la idea firme de mecernos eternamente en los del cielo. El amor que nos damos todos los días no es a corto plazo, en lo que el tren llega a la estación postrera; es reservar la banca en una historia encantadora y sin final”, por lo menos una vez en la vida y en una servilleta o en un papel arrugado, no dudaría en que se trata del hombre de mi vida y me iría con él a vivir lo mejor. No a cualquiera le escriben así. Debes ser una gran dama para inspirar a un escritor. Felicidades.

    Me gusta

  8. Muchas parejas de todo el mundo y de diferentes razas y credos desean separarse y renunciar en devinitivamente al vínculo que los une, mientras tú, Santiago Galicia Rojon, deseas estar toda la eternidad con la mujer que amas. ¿Qué diferencia existe entre millones de parejas descompuestas y ustedes dos? ¿Cuál es la receta?

    Me gusta

  9. Yo quería comentar que si uno ama a alguien de verdad, siempre estará dispuesto a seguir juntos más allá de la vida. Pocas personas en el mundo tienen el privilegio de demostrarse amor todos los días de sus vidas. Los detalles son hermosos y valiosos en una relación.

    Me gusta

  10. Tu talento al servicio del amor, Santiago Galicia Rojon. Pensé que ya no existían caballeros y veo que los hay y que valoran a las damas. Ejemplar, de veras.

    Me gusta

  11. Me gusta, por no decir fascina, tu estilo como escritor; comparto tu forma de pensar y mirar la vida, Santiago. También me llama la atención y agrada que tu blog sea decente y limpio. Es como entrar a la casa de alguien muy distinguido y pulcro, totalmente educado y espiritual. Sí, señor Galicia Rojon Serrallonga, eres genial y se distingue de inmediato que estás cerca del Creador del universo. ¿Sabes por qué, escritor? Porque alguien alejado de Dios jamás se atrevería a escribir lo que tú planteas. No puedes ocultar lo que eres en verdad, mi señor. Escribe, di todo lo que almacenan tu alma y tu cerebro, revela tu sabuduría, exprésate como artista, porque la humanidad necesita más luceros. No te conozco personalmente, gran señor, pero deduzco que la persona que defines como musa debe ser de esos ángeles que de vez en vez vienen a la tierra. Los dos, pienso yo, son privilegiados si se aman como lo describes en tus textos, y eso gran escritor, casi nadie lo vive. Ustedes lo tienen. Disfrutenlo porque la vida lo mismo se va de una forma que de otra. Eres sabio. Ella también debe serlo. No necesito aconsejarles. Pero vívanlo. Me quitaste el sueño porque me dediqué a leer tus artículos; pero me siento contenta, muy contenta, por haber encontrado a alguien sensato que al hablar del amor con tanto arte e ilusión, no cae en ridiculeces, sino despide los destellos del arte. Enhorabuena, personaje extraordinario. Sigue escribiendo. Nunca te agotes ni decepciones. Escribe.

    Me gusta

  12. Como siempre, elegante, inspirador, artista, distinguido e intelectual. Te sigo reconociendo. Felicidades a ti y a quien se ha convertido en fuente de tu inspiración y felicidad.

    Me gusta

  13. Santiago, tus artículos son como los peldaños de una escalera que cada día nos llevan a niveles más altos, detalle que te agradezco mucho por la belleza y profundidad de tus palabras, aunque me hagas suspirar sin conocerte.

    Me gusta

  14. Como escribes hermoso y con profundidad y constancia, ya eres mi escritor de cabecera, duermo con tus textos y contigo bajo la almohada y así despierto, escritor, con tus letras y tu aroma en mi corazón.

    Me gusta

  15. Admito quedar maravillada al leer tus escritos y sentirme pobre de vocabulario y estética al leer tus publicaciones, pero me atrevo a escribirte con todas mis fallas para decirte que a pesar de que nunca te he visto en mi vida me siento agradecida contigo por llegar a mi corazón cuando te leo, por los consejos que das, por lo bonito de tus palabras y porque siento que eres alguien distinto, como especial, de esas personas que no se olvidan porque dejan marcas hermosas en los corazones de la gente.

    Me gusta

  16. Santiago Galicia Rojon Serrallonga, ¿te das cuenta cuántos escritos has compuesto a tu enamorada? Muchos muchos hombres en el mundo son incapaces de pronunciar una sola palabra ya no digamos te amo sino te quiero y tú no tienes medida. Cuéntamos más sobre esa persona que te inspira porque parece increíble que alguien se entregue con esa pasión al amor. En tus escritos dices que es una mujer con virtudes y diferente, como un ángel. ¿Es verdad eso? ¿Cómo es ella? ¿Por qué amas de esa manera y con tanta intensidad?

    Me gusta

  17. Escribes divino, Rojon. Tengo inquietud de saber si das conferencias porque debe ser una experiencia enriquecedora escucharte y tener contacto con el autor de tan herosos textos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s