Mi ángel…

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

“Y una noche creí soñar que estaba en el paraíso con un ángel; pero al despertar, al sentirme vivo en el mundo y consumir las horas del día, descubrí su sonrisa y presencia resplandeciente a mi lado. Le declaré mi amor y entonces aprendí que los ángeles existen para cumplir alguna misión especial aquí, en la temporalidad, con la promesa de estar a su lado y compartir la inmortalidad… y así lo hago, desde entonces, con el amor que te profeso”.

Un día, el cielo abre su portón y sus ventanas con la intención de despedir, temporalmente, a una de sus almas consentidas, al ángel que Dios creó con su fórmula especial e inmortal, quizá una mañana distante, en una de las orillas de la eternidad, cuando el principio era agua y nubes, corriente etérea que fluía, como ahora, en el interior de uno y en todo lo que es y existe.
Ante tan grandioso hecho, también se abren los corazones y las constelaciones, la vida se alegra y la creación se ilumina de tonos subyugantes, como si todo en el universo estuviera conectado y en armonía con una directriz mágica.
Entones se registra en el mundo un acontecimiento sublime porque igual que los luceros de aparición repentina que uno observa con asombro en el firmamento, el nacimiento de un alma de ángel no es noticia cotidiana. Un ángel ha nacido, pronuncia felizmente el universo.
No toda la gente tiene capacidad de percibir en el ambiente, a su alrededor, en la atmósfera y en su interior, que la encarnación de ciertas almas no significa exclusivamente un nacimiento más; se trata de la fragancia de Dios disuelta en la Tierra para dar luz e impregnarla en un corazón que destilará sentimientos excelsos, ojos que comprenderán y derramarán lágrimas ante el dolor y las infamias, manos que darán de sí a los necesitados y apoyarán a los débiles y enfermos, labios que emitirán palabras inteligentes y de aliento, pies que dejarán huellas indelebles a su paso por corresponder a quien será de virtud modelo.
Realmente, tú y yo lo sabemos, tales ángeles no viajan desde lo inconmensurable de la eternidad para hospedarse, cual forastero o inquilino común, en cualquier familia, no, definitivamente significaría un derroche que los pétalos más cautivantes y tersos de la flor se contaminaran con la pestilencia del lodazal.
Necesariamente, un alma esplendorosa encarna en el integrante de una familia cercana, por sus virtudes, a los ángeles, a los encantos del cielo. Recibir un ángel en casa, implica compromiso y responsabilidad con quien lo envió, con esa alma tan pura y con la humanidad.
Es así como al nacer aquí, en el mundo, un ángel, su linaje se nota desde el inicio, acaso en el fulgor de su mirada, quizá en su sonrisa, tal vez en la energía que transmite.
Generalmente, los seres humanos se asombran al definir rasgos diferentes en tales criaturas, sin comprender que en esos rostros resplandecientes asoman la mirada y la sonrisa de Dios.
Sólo aquellos que saben interpretar el lenguaje celeste, entienden que se encuentran ante un ser más espiritual que material, quien durante su estancia en el mundo cultivará flores que se convertirán en detalles que regalará al marchar hacia su morada.
En cada ángel que visita temporalmente el mundo, refugiado en aspecto humano, existe una misión específica, y si unos predican las doctrinas del bien y la verdad, otros, en tanto, demuestran con actos cotidianos que la vida es algo más que una historia fugaz o un sueño, es parte del camino y la prueba para alcanzar la inmortalidad.
Lamentablemente, amplio número de hombres y mujeres prefieren consumir los días repetidos de sus existencias en historias insulsas, en esquemas masivos y superficiales, en asuntos más temporales que trascendentales, alejándose así de las almas angelicales que bien podrían convertirse en los faroles que alumbraran su caminata durante las noches desoladas.
Tras reconocer la existencia de los ángeles, admito que cuando te reencontré en algún paraje del mundo, percibí, ipso facto, el resplandor del que hablo, la luminosidad de un alma especial, el perfume que proviene del interior y lo elevado. Quienes de alguna manera somos las criaturas extrañas del vecindario, los seres que optamos más por el gran silencio que por lo deslumbrante y estridente de lo pasajero, estamos familiarizados con la fragancia de las almas irrepetibles, y eso me ayudó a identificar la tuya.
Me percaté, asombrado, de que tú, mi musa, no eres un ser humano común. Bien sabes que la gente, a tu alrededor, suele criticarte por actuar distinto y regirte por medio de códigos registrados en tu interior, en tu alma, más vinculados al ambiente etéreo que a las superficialidades terrenas.
Admito que no es fácil tomar el bolígrafo y el papel u oprimir las teclas para expresar que la mujer que uno ama, es encantadora, diferente, especial, femenina, plena, triunfadora, hermosa y de virtud modelo, y también eso, un alma de ángel. Esa parte es complicada porque incontables hombres y mujeres preferirían, en todo caso, imaginar que uno, como escritor, tiene una musa que suele posar para la inspiración, con la que se experimentan los más tórridos encuentros, entre bebidas, papeles y caricias, cuando ambos sabemos que nuestro amor es especial y distinto a lo que podría suponer la mayoría.
Insinúo que es complicado no porque resulte imposible inspirarme en ti, echar la red al océano de las ideas y sacar letras para hilvanarlas y formar los textos más poéticos, sino por la responsabilidad de exponer la excelsitud de un alma como la tuya en un escenario acostumbrado al escarnio, al brillo de las superficialidades, al afán de poseer y contabilizar, a lo burdo, a lo inmediato, a los impulsos.
No es complicado tomar una vara y escribir en la arena de la playa: “la mujer que amo tiene alma de ángel”, pero las olas y la espuma del mar, al deslizarse de regreso, borrarían las letras. Podría gritar: “soy feliz porque amo a una mujer singular, opuesta al egoísmo y materialismo de la gente”. La humanidad no se percataría por mantenerse entretenida en asuntos inmediatos, por estar más de moda lo fugaz y placentero que los tesoros del interior.
Algo tan puro no se exhibe ni tampoco se expone, cual baratija, en un puesto callejero. La mayoría de la gente se burlaría por no entender el significado de la espiritualidad de un alma de ángel, y yo, amada mía, jamás rebajaría la luz al soplo de las tinieblas. No, no es sencillo hablar del amor y menos mezclarlo con la espiritualidad cada vez más desdeñada por las mayorías.
Gran dilema enfrento al tratar de exponer públicamente, con delicadeza y estilo, que el amor que me inspiras y te dedico no turba mis sentimientos ni mi razón, y que si insisto en que tu alma es de ángel, es porque la he sentido e identificado. La tuya es un alma diferente, especial, sublime, y llegó al nacer, precisamente, a un hogar, a una familia con alta dosis de espiritualidad.
Mi amor por ti no es barrera para hablar; al contrario, te conozco y hoy tengo la facultad de manifestar que tu trayectoria existencial, aunada a los códigos espirituales que te rigen, no pertenecen a los de un ser humano común; corresponden a un ángel de intensa brillantez que cada día vuela más cerca del techo inconmensurable del universo, donde se encuentra el acceso a la morada eterna, al palacio de un Dios que al contemplar todo, hace que las plantas germinen en la tierra y broten pétalos fragantes y policromados, que las nubes suelten innumerables gotas de agua que se convierten en perlas fugaces, que la vida terrena inicie con un despertar y concluya con un suspiro.
Es preciso no divagar, decir la verdad cual es. Al enamorarme de ti, ofrecí amarte todos los días de nuestras existencias y prolongar tan bello sentimiento a la eternidad, cuidarte siempre, dar lo mejor de mí para hacerte muy feliz, consentirte y colmar tus días de detalles, y así lo haré porque es una promesa que surgió de lo más íntimo de mi ser; no obstante, al saber que eres alma de ángel, me uní a ti con la intención de vivir plenamente aquí, en la temporalidad, es cierto, pero con la convicción de preparar el retorno a la inmortalidad del cielo.
Oh, si trasladar un fragmento del paraíso al mundo resulta una experiencia grandiosa y enriquecedora, cuán bello será llegar juntos, por la esencia de nuestras almas y el trabajo que desarrollemos, a la casa donde el amor y la felicidad son de naturaleza eterna por venir de quien todo lo concibe, desde la hoja que se mece al desprenderse del árbol y el vuelo zigzagueante de la mariposa, hasta la impetuosidad del mar y la maravilla de la constelación.
La interrogante que queda pendiente de responder es, sin duda, ¿qué me motiva a afirmar que tu alma es de ángel? Confieso que cuando te miré por vez primera, una noche ya lejana, te descubrí entre la conglomeración. Eras, entonces, una joven escolar. Mi atención se concentró en ti y ya lo dije un día, percibí una voz interior que me avisó: “es ella, es ella…”
Imagina lo que sentí al reencontrar un alma de hermoso fulgor como el tuyo. Te había buscado siempre en un rostro y en otro, aquí y allá, y esa noche, sin esperarlo, te encontré. Me gustaste, es cierto, como me encantas ahora; sin embargo, noté que había algo más en ti, esa luz indescriptible que solamente emana de las almas puras, los seres creados con la fórmula secreta de Dios, a quienes encomienda misiones especiales.
No niego que me atraen tus rasgos, pero ambos sabemos que la belleza física es temporal y carece, por lo mismo, de porvenir; en cambio, las riquezas internas, como las que almacenas y materializas en tu estilo de vida, conducen a niveles superiores.
Así que en tu alma de ángel yacen principios universales, virtudes excelsas, y no es de sorprender si recordamos que Dios, antes de enviarte al mundo, te encomendó algunas tareas específicas y te dio la facultad de encontrar el silencio interior para reconfortarte y fortalecer tu ser ante las pruebas y tribulaciones que se presenten en esta vida terrena.
Las almas angelicales, como la tuya, sobresalen porque suelen recluirse constantemente en ese silencio interior que propicia el contacto con la supremacía universal, con Dios, y cuando regresan a las cosas y la vida del mundo, lo hacen con tal fortaleza y renovación que cautivan por su esencia, por su brillantez, por su estilo tan peculiar de actuar y responder con acierto y maestría ante las circunstancias.
Ante los demás, aunque no les agrade o no lo acepten, un ser como tú se distingue por su alta espiritualidad, por su esencia, por sus principios. Eres inquebrantable, refinada, amable, femenina, sonriente y siempre dispuesta a ayudar, a vivir conforme a los principios que forman parte de tus valores internos.
Independientemente de los rasgos que te distinguen como alma de ángel, hemos dialogado, ahora que nuestros corazones están unidos y laten al unísono de la creación, con la idea de ajustar la historia que compartimos al proyecto, también trazado por ambos, de preparar cada día el retorno al cielo.
Dirá la gente, tal vez, que el amor que siento por ti me condujo a los extravíos de la razón y que ahora, confundido entre luces y sombras de una ilusión que seguramente imaginan fantasía, me desbarranco fatalmente; pero aquellos que conocen sobre el alma, entienden a lo que me refiero y saben, en consecuencia, que ambos, tú y yo, hemos abierto los cerrojos internos con la finalidad de desbordar sentimientos y virtudes, y que si estás familiarizada con la esencia de los ángeles, mi intención es emular tu vuelo para no separarme nunca de ti.
Nadie está obligado a compartir lo que escribo, pienso o siento. Respeto las creencias de todos mis lectores. Hoy me conformo con expresarlo y saber que ustedes, los ángeles, vienen al mundo por alguna razón, y si alguien no lo cree, que me lo pregunte porque soy testigo de que existen, y amo al mejor, a ti.

44 comentarios en “Mi ángel…

  1. Santiago Rojon: depositas amor con espiritualidad en los corazones muy nuestros y despiertas sentimientos hermosos y verdades. Hermoso escrito el tuyo.

    Me gusta

  2. Eso se gana, Luz María, hay que dejar lo iluso a un lado….. Supongo que para un hombre que es escritor e intelectal como Santiago Galicia Rojon Serrallonga no solamente se trata de escribir por escribir, sino se basa en algo real, así que esa persona debe ser especial, no es de ocurrencias, ¡eh! porque eso pienso que se gana.

    Me gusta

  3. Santiago G. Rojon: Deduzco, por lo que leo en tus textos finamente redactados, que tienes conocimientos profundos de misticismo, porque de otra manera no incluirías la aparición de un lucero cuando llega un alma especial al mundo ni hablarías de algo etéreo que flota y se encuentra en todas pasrtes y en el interior o que al principio, como ahora, todo era agua y nubes. ¿Quién te lo reveló? Y de lo otro, de la mujer que es tu ángel, no me cabe la menor duda de que existe porque de otra manera no te expondrías a hablar por hablar. Te creo porque eres serio, según lo siento al leerte, sólo que me llamó la atención el conocimiento que tienes sobre esos temas. Te he leído y muchas veces hablas en sentido figurado como si pretendieras revelar a otros algo más hondo y sublime. Te sigo con interés y tienes mi admiración y respeto junto con la mujer que es tu ángel y musa, ya lo confesaste.

    Me gusta

  4. Ooohh…si a mí me hubieran escrito la décima parte de eso creo que ahorita sería la mujer más feliz y enamorada de la tarde, ya lo estaría compartiendo y presumiento a todo mundo, es padrísimo lo que opina el autor de su enamorada y musa…..

    Me gusta

  5. Lo leí y me quedó un buen sabor de boca, me gustó. Aclaro, solamente hay algo que me disgusta en los escritos de este autor… y es no ser yo la destinataria de lo que escribe, porque quien fuera esa persona a los que están dedicados sus escritos.

    Me gusta

  6. Precioso tu texto, señor Santiago, me gusta lo que dices y la forma como lo expones, no me cabe la menor idea de que eres genial, tengo una duda y espero me la contestes porque quiero saber tal vez por curiosidad como es la intimidad de un hombre tan sensible y talentoso, pero metido hasta los tuétanos en las cosas espirituales, un escritor como tú qué prefiere, señor mío, una noche de oración o una noche de pasión, siempre es común que digan es que los artistas viven el amor con intensidad, pero en tu caso quiero saber si eso aplica o si la espiritualidad es un impedimento y prefieres mejor la contemplación.

    Me gusta

  7. Victoria Carbajal, con todo respeto te diré que no se necesita mucha lógica para deducir que un hombre como Santiago Galicia Rojon Serrallonga (así, como se oye) no mezcla su espiritualidad, talento e inteligencia con banalidades. Lo conozco desde la infancia y aunque hace años no lo veo, estoy segura de que no confunde las cosas. Lo que preguntas se deriva del morbo, no puede ser de otra manera, porque entonces cómo te atreves a preguntar si el hombre prefiere una noche de espiritualidad o una de placeres, cuando acaba de exponer con maestría en su texto que admira y reconoce lo angelical de la mujer que ama, a quien no tengo el gusto de conocer. Tu pregunta me parece muy fuera de lugar, Victoria. Valórense, mujeres, para que no las traten como objetos. Recién leí un comentario, creo que en la publicación anterior, de una dama que puso en su lugar a ofrecida y vulgar, y lo hizo con mucho acierto y conocimiento de las cosas de la vida. No provoques con tu morbo que alguien también te trate de esa manera y tú no sepas qué responder. Sé inteligente y ten prudencia y respeto, mucho respeto, empezando por ti.

    Le gusta a 2 personas

  8. DE ENTRADA YA ES GANANCIA QUE UN HOMBRE PROCURE A UNA MUJER, LE DE DETALLES Y LE ESCRIBA CON TANTA INTENSIDAD QUE HAGA VIBRAR SU CORAZON, MUCHO HEMOS DICHO DEL ESCRITOR QUE TIENE MUCHÍSIMO TALENTO Y SENSIBILIDAD, PERO YO PIENSO QUE ESA MUJER AFORTUNADA DEBE DE SER ALGUNA PERSONA MUY ESPECIAL PARA QUE UN ARTISTA SE OCUPE EN IINSPIRARSE EN ELLA Y DEDICARLE SUS ESCRITOS.

    Me gusta

  9. He vivido con gran emoción, deleite y admiración todas sus publicaciones Santiago. De forma invariable me han conmovido, la mayoría de las veces, hasta las lágrimas por la profundidad, honestidad y sensibilidad que logra traducir en sus palabras y alusiones.

    Confieso que en esta ocasión me he quedado atónita ante la exquisitez con la que expresa y describe la creación de su ángel, la llegada de su amada a su vida, los motivos de su amor hacia ella, la belleza de la unión de sus corazones, el desconcierto de la gente hacia el amor que se profesan y la presencia de Dios en su andar y construcción de un amor con historia.

    Esta obra es extraordinaria, sublime, mágica, divina. Me cambia la vida leerle Santiago. Gracias nuevamente con todo mi respeto a su musa.

    Le gusta a 2 personas

  10. Desde que uno lo lee, el inicio de cada publicación, hasta que concluye los textos, descubre la sensibilidad de un hombre que llamaría uno amoroso y sensible, con talento e inteligencia… En lo particular me encanta lo que escribe y hasta conmueve mente y corazón porque es especial y distinto. Lástima que en el país donde radica no se tome en cuento el talento porque ahí vale más la basura que apoyan los políticos. Es de esperarse que Santiago GR sea reconocido y colocado en el nivel que corresponde a su estatura.

    Le gusta a 1 persona

  11. también siento eso cuando lo leo, como que me llegan sus escritos al alma o no sé si al corazón y hasta ganas de llorar de sentiimiento me dan, y cada publicación me parece que va superando a la anterior o tal vez sea porque cada día lo conocemos más por medio de sus escritos.

    Me gusta

  12. Tiene algo muy especial que hace que uno se sienta atraída hacia él y sus escritos y no es que se trate de quitarle el amor a su enamorada, pero ahora entiendo que en el mundo hay seres humanos extraordinarios que son como las estrellas que alumbran la oscuridad del cielo… y así son estas personas encantadoras, gente que alumbra nuestras vidas con sus obras y mensajes.

    Me gusta

  13. Leo y leo tu más reciente artículo y no puedo contener tanta belleza porque mi corazon se estruja por los sentimientos tan hermosos que transmites, eres fabuloso, escritor.

    Me gusta

  14. Hombre espiritual equivalente a hombre que amará siempre a la mujer de la que se enamore, eso es garantía y señal de un amor que no morirá. En nuestra cultura valoramos más eso que las joyas de un reino.

    Me gusta

  15. Irresistibles tus lecturas, son el abc de los enamorados, te vuelves básico para las que buscamos un hombre que nos ame de verdad, raptor de suspiros.

    Me gusta

  16. Y la señorita del sí sí ya llegué? me refieron a la hija del ingeniero Cross, “sí sí, aunque ustedes no lo crean soy la ratita húmeda, la niña regañada, sí sí el gusanito barrenador que todas las noches recibirá los textos de su amado… jajajajajajajajajaja

    Me gusta

  17. Muchas gracias Sr.Santiago Galicia Rojon Serrallonga por compartir cosas maravillosas, es un placer leer sus artículos,en lo personal me encantan por lo tanto le envió un millón de abrazos y bendiciones

    Le gusta a 1 persona

  18. Bello, bello, palabras que alivian el espíritu y dan consuelo de que existen personitas diferentes que se aman de verdad y todos podemos encontrar a alguien que ame de verdad.

    Me gusta

  19. Sinceramente me quedé sin palabras después de leer y releer este texto, esta belleza no tiene nombre ni se le puede describir a lo que uno siento con palabras, felicidades, autor.

    Me gusta

  20. para enamorarse realmente de una persona tan espiritual porque como dijo alguien más arriba, alguien así garantiza un amor de verdad para toda la vida.

    Me gusta

  21. Santiago, he leído y releído esta publicación y aprecio que el cuerpo del texto contiene ideas esenciales de todos los escritos que ha dedicado a su musa, de ahí la extensión del mismo. ¡Extraordinario! ¡Es usted extraordinario!

    Ahora entiendo por qué esta exquisita y recargada sensación de emociones. De esta ambrosía de sentires que acentúan mi reconocimiento y respeto hacia usted. ¡Por Dios! Ustedes, Celeste y usted son bendecidos con el arte que desborda Santiago.

    Me gusta

  22. Lo que yo no entiendo es la estructura mental de esta clase de escritores y artistas que producen tanto como si su mente fuera una fuente inagotable de ideas, no se cansa de escribir y más se inspira si lo hace a su enamorada.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s