Te distraigo por un instante porque te quiero para toda la vida…

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

A ti, a quien amo y me cautivas

Te distraigo un instante, sólo unos segundos, para que sepas que anoche, mientras revisaba los almanaques de nuestras vidas, descubrí que tu nombre y tus apellidos, enlazados a los míos, aparecen en todas las hojas, como si una mano insustancial hubiera anotado que cada día estarás presente en mis sentimientos, palabras, reflexiones, pensamientos, actos y sueños. Leí, al hojear las agendas de nuestras existencias, que cotidianamente tendré diversas actividades, igual que tú, pero que siempre permaneceremos envueltos en un amor irrepetible. Recorrí, como en un viaje, cada página, y me observé hoy, mañana y otros días a tu lado; pero también miré que estaríamos juntos después, en las horas del balance, en la ancianidad, acompañados, con el amor idéntico al de ahora, sin menoscabo de la alegría y los sentimientos que unen nuestros corazones. Contemplé las anotaciones de un año y muchos más del futuro, y me percaté de que seremos inseparables. Mis lágrimas deslizaron con emoción cuando te vi conmigo, acompañándome, ya inmersos en nuestro invierno existencial, recordando la historia que hoy compartimos y que mañana será ayer. Cómo reímos y lloramos por todos los acontecimientos y detalles que habremos de experimentar. Entre más me introduje en las hojas con los días, las semanas, los meses y los años impresos, mayor fue mi emoción. Juntos, tú y yo, estábamos sentados en la sala y tomamos los pétalos quebradizos de una flor blanca y de otra rosa que alguna vez guardamos entre las páginas de uno de nuestros libros. Nuestras manos, trémulas por las horas acumuladas, pero satisfechas por lo que dieron e hicieron, sostenían una servilleta con las anotaciones “me cautivas”, “me encantas”, “te amo”. Y disfrutamos, igualmente, la flor que dibujamos en un trozo de papel con el texto “sonríe y sé feliz. Te amo”. Me di cuenta, al revisar los almanaques, que la historia de la vida puede ser maravillosa, especial, plena e inolvidable si uno así lo decide. No hay que temer. Sólo es necesario arriesgarse, atreverse a ser felices y amar intensamente. El amor auténtico viene de las alturas y nadie lo puede destruir. Quiero llamar tu atención durante algunos minutos para expresar que deseo amarte toda la vida y la eternidad, y siempre significa a toda hora dentro de la inmortalidad. No te distraigo. Únicamente pretendo invitarte a que nuestros corazones sigan latiendo al unísono del amor universal y que protagonicemos una historia bella y sublime, como lo descubrí anoche, a determinada hora, mientras revisaba las agendas de nuestras existencias, donde tu nombre y el mío, unidos con sus apellidos, permanecen enlazados hasta la fecha postrera, con la promesa de una eternidad compartida. Te distraigo algunos instantes, sí, unos minutos, para revelarte que en las agendas del presente y futuro y en el libro de la vida, descubrí nuestros nombres y apellidos felices e inseparables, como lo están tu corazón y el mío desde la noche del reencuentro inolvidable que vivimos. No te distraigo. Solamente pretendo anunciarte lo que vi. No te miento, las hojas de los calendarios, insisto, lucían pletóricas con nuestros nombres y apellidos rodeados de flores y un cielo precioso, magistral y subyugante.

30 comentarios en “Te distraigo por un instante porque te quiero para toda la vida…

  1. Hola.Sr.Santiago Galicia Rojon Serrallonga.Es un honor leer tan bellos textos vale la pena desvelarse,es un placer merece un 👏👏 colmado de bendiciones espero nos siga deleitando con tan maravillosos textos.Saluditos

    Le gusta a 1 persona

  2. Maestro de la narrativa y del amor, en unas cuantas líneas expresó el amor tan grande a una persona y le prometió estar con ella toda la vida y la que sigue.

    Me gusta

  3. Admiro la imaginación, el talento y la filosofía que plasmas en tus textos, Santiago, fue hermoso eso de decir que descubriste el nombre de la persona que amas en todos los almanaques de tu vida, que precioso que te digan eso.

    Me gusta

  4. Ay, si eso escribes cómo será el amor que destilas a una mujer, qué envidia de veras porque es complicado encontrar hombres tan talentosos que amen de esa forma.

    Me gusta

  5. A mí con que me escriban te quiero o te amo me harían muy feliz pero qué trabajo cuesta que alguien lo haga espontáneamente y con sinceridad, hasta sienten que si lo escriben va a quedar como contrato que los va a comprometer toda la vida, mientras este Santiago Galicia Rojon Serrallonga derrocha su arte en expresarle su amor a una persona.

    Me gusta

  6. ¿Cuánto se tarda en decir: “Te distraigo por un instante porque te quiero para toda la vida…”? En la medida del tiempo, escasos segundos, Santiago. Este título me conmovió al grado de rosarse mis ojos en virtud de que dice tanto en tan pocas palabras y al continuar la lectura descubro una eternidad de hermoso y sublime porvenir. Una eternidad que en la medida del tiempo es infinito.

    Nombres y apellidos enlazados cual sintonía de latidos y abrazos prolongados reflejo de “sentimientos, palabras, reflexiones, pensamientos, actos y sueños… envueltos en un amor irrepetible.”

    “Mis lágrimas deslizaron con emoción cuando te vi conmigo, acompañándome, ya inmersos en nuestro invierno existencial, recordando la historia que hoy compartimos y que mañana será ayer.” ¿Quién no pudo reprimir unas lágrimas de emoción al leer esto? Le valoro tanto Santiago.

    Me gusta

  7. Cómo aprende uno al entrar a espacios como el de este autor, pues también hay comentarios muy lindos y románticos como el que acabo de leer y me hace pensar en la diferencia entre esas personas tan sinceras y las otras que se esconden con sobrenombres o que acechan como buitres muertos de hambre. En serio qué bonito es lo limpio, lo que se hace con buena intención, como el anterior y otros comentarios y lo que escribe el autor S. Galicia Rojon S.

    Me gusta

  8. yo iba de paso de blog en blog, hasta que encontré este que me gusta mucho y disfruto cada uno de sus textos publicados. Lo felicito, Santiago, es un verdadero exponente del amor y si lo lleva a la práctica, mayor es mi reconocimiento y supongo que la mujer que ama debe ser infinitamente dichosa. Es como un cuento o una historia muy bonita porque poco a poco nos va relatando todo lo que viven y sente por ella. Lo que me gusta mucho es que ese amor que describe es muy limpio y no habla de cosas carnales sino de un proyecto para llegar hasta Dios y eso es fenomenal, no cualquier hombre se atreve a decirlo en este tiempo.

    Me gusta

  9. Encantador como sus obras, pero leo y leo y me doy cuenta de que está enamorado y que el amor, como lo concibe, no se comparte con nadie y eso lo hace único y deseable porque un hombre así, aparte de ser escritor, vale mucho

    Me gusta

  10. Quiero uno idéntico ni más ni menos que escriba que sea romántico y que su pensamiento y su imaginación me lleven a conocer el amor de otra forma, así como dicen que aman los que se dedican al arte.

    Me gusta

  11. Uy… después de leer muchos artículos en este blog del autor Santiago Galicia Rojon Serrallonga llego a la conclusión de que como dice él la vida es breve y se va, por eso voy a aprrovechar todos los momentos y a buscar otra clase de amistades y al amor que merezco, me hizo pensar tanta lectura tan bonita.

    Me gusta

    • Hace poco, mi Santiago, sí, el autor Santiago Galicia Rojon Serrallonga, a quien pertenece mi corazón y al que entregué el mío, comentó, mientras paseábamos, que el lodo artificial, el que se mezcla con los residuos de la mediocridad e irresponsabilidad humana, no cabe en los jardines del cielo prometido, y como es un hombre que suele hablar con metáforas, entendí que se refería a los seres humanos que se arrastran ante el resplandor de las cosas superficiales y de los apetitos carnales, egoístas, ambiciosos, vacíos e insatisfechos, que definitivamente no son dignos de que sus almas resplandezcan, hasta que purifiquen toda la suciedad que cargan por gusto, comodidad o ignorancia. Con todo respeto, señorita Cross, quien te denigras al calificarte con sobrenombres vulgares, te colocas en el nivel de un objeto, de una baratija cualquiera, como si el amor fuera una mercancía que se expende en las esquinas para aliviar la soledad y las consecuencias de la bajeza. No, el amor es algo superior, son sentimientos que solamente los seres más evolucionados pueden experimentar. El amor no arrebata, como pretendes hacerlo. ¿Qué garantía de amor y fidelidad puede ser una mujer que se ofrece ante un hombre comprometido? Lo mismo hará más adelante, cuando sus hormonas se aceleren y le indiquen que hay otro prospecto en la lista. Muchas veces mi Santiago y yo, entiéndelo bien, mi Santiago y yo, hemos acordado ni siquiera tomar en cuenta tus cuentos y chismes de arrabal; pero en atención a los lectores de este blog y a los textos, te exigimos que te hagas a un lado con la finalidad de reflexionar en lo que te has convertido o al menos, si deseas continuar en el estiércol, no manchar un espacio al que generalmente acuden personas bien intencionadas. Lamento mucho que bases tu éxito en la belleza física y en el nivel económico, cuando son cuestiones temporales. Lo que vale, señorita Cross, son las riquezas del interior, los principios, no lo que te viste y después se pudre y olvida. He escuchado decir a mi escritor Santiago, refiriéndose a ciertos personajes de la política mexicana, porque parece que ahora está de moda alcanzar el éxito electoral si se tiene apariencia de personaje de telenovela, que no pocas veces la belleza física es inversamente proporcional a la inteligencia y a los valores. Claramente lo expresa como desahogo, pero en el fondo tiene razón. La belleza física se aprecia, pero lo que finalmente perdura son los valores trascendentales, y en eso, Cross, tienes exceso de trabajo. Así que dedícate a trabajar en la construcción de tu ser y olvídate de sueprficialidades. Ah, y te recuerdo que Santiago y yo estamos unidos de manera muy especial. Nuestro amor es inquebrantable. Si tanto te interesa la apariencia, no pierdas el tiempo rogando a un imposible porque entre más días transcurren, tu cutis se marchitará. Mejor dedícate a reconstruirte porque la apariencia es temporal y los valores son eternos. Difícilmente se enamorará un caballero de una flor vacía que se ofrece con todos los abrojos del jardín.

      Le gusta a 1 persona

      • La vida se compone de instantes, momentos irrepetibles que sumados, consumen los días, de modo que resulta un acto irresponsable de derroche dedicar las horas en futilidades. Es como si uno realiza un viaje maravilloso e inolvidable a una ciudad con rincones pintorescos y de pronto desvía su atención a las porquerías que apestan y se pudren en un depósito de basura. No vale la pena. La vida es algo más grande que eso. Reconozco el valor y la decisión de Celeste para poner en su lugar a la señorita Cross, quien se ha convertido en una molestia constante al pretender romper una relacion que es inquebrantable por la unión y todo lo que significa un amor especial como el nuestro. Admito que en ocasiones, por molesto que resulte, es necesario distraerse unos minutos en aclarar cuestiones y poner a los necios en su lugar. Como escritor, soy un hombre con apertura; no obstante, el hecho de respetar la libertad de pensamiento y de expresión no es igual a permitir faltas de respeto. Esta persona, Cross, se ha dedicado a pretender romper la relación sentimental entre Celeste y yo, y a colocarse en niveles infimos que solamente proyectan el vacío tan grande de su ser y su falta de valores. Cross, si es que ese es su verdadero apellido, debe sentirse vacía y triste porque ni siquiera su supuesta belleza física y su dinero, son capaces de seducirme. Si es diferente, como asegura, que lo demuestre respetándose a sí misma y a los demás. Está por demás recalcar lo mucho que amo a mi musa, a mi vida y cielo, si en cada texto lo confieso. Este espacio, Cross, es público. En este caso, público no es disponer de una esquina para ofrecerse, sino un espacio disponible a todas las personas, hombres y mujeres, que de buena fe leen mis textos, más allá de estar o no de acuerdo. Te exijo que desaparezcas de este blog porque el amor que me une a Celeste está más allá de tus pretensiones. Nunca he visto basura en los palacios más bellos, y me refiero, al emplear ese término, no a un castillo o mansión, sino a las almas, a los corazones que aman de verdad y se guían por medio de valores. Celeste tiene todo mi amor, respeto y respaldo. Adiós, Cross.

        Me gusta

  12. Ay, esta mujer no entiende que nuestro autor predilecto anda ocupado y distraído con su musa, pero al menos ya confesó que no es una cualquiera como pensábamos y que está enamorada y decidida a conquistar al amor de su vida. Es una prueba para Santiago Galicia Rojon Serrallonga como escritor y como hombre porque le está poiendo todo en charola de plata. Qué mujer, por Dios.

    Me gusta

  13. Yo opino que hay que respetar Miguelito Barba, si ella confesó que ama al autor de los artículos publicados en este blog, adelante que actúe como crea conveniente, porque esta hablando con sinceridad. Desconozco de qué la critican o qué le dijeron, pero si se siente sola y tiene necesidad de ser amada por un caballero y más si es artista e intelectual, adelante que lo haga. Yo no me atrevería a decirlo aunque los textos del autor sean irresistibles y él irradie algo especial.

    Me gusta

  14. Será por su honestidad, por su caballerosidad, por su talento, por lo que irradia, por ser artista o por tratarse de un intelectua de verdad y sin posturas como otros fatuos arrogantes, pero el caso es que veo que es muy halagado y hasta se le declaran. Muchas veces, cuando leo sus textos, me quedo reflexionando en lo que dice y me pregunto cómo será en la vida real.

    Me gusta

  15. Fino, sensible, artista, espiritual y romántico desde el título hasta el final del texto. Expresar “te distraigo por un instante porque te quiero para toda la vida”, y de inmediato plantear un amor terreno que tiende a la eternidad, no cualquiera lo hace, y menos con ese estilo, porque implica un compromiso muy grande. Creo que el compromiso es tan grande como la intensidad de su amor. Es un texto precioso que calificaría, igual que los anteriores, como una pieza muy valiosa. Sigo al tanto de las publicaciones. Felicidades, Santiago.

    Me gusta

Responder a Lucía Montero Covarrubias Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s