TROZOS DE VIDA… Armo las palabras

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

A ti, en quien descubrí que soy capaz de amar

Cuando armo las palabras y los textos que plasmo en confesiones de amor, en poemas que contienen letras manufacturadas con el polvo de las estrellas y la policromía de las flores, me convierto en niño porque me cautiva la inocencia con que los pequeños expresan sus sentimientos. Pienso que si retorno a los otros años, los de mi infancia dorada, escribiré con mayor ternura las cartas que cada día te entrego con la idea de que nunca olvides que estoy enamorado de ti y así dejar constancia al mundo de una historia de amor bella, irrepetible, especial, mágica e inolvidable. Me sumerjo en el océano del abecedario y ya en la profundidad, recolecto corales y piedras en forma de consonantes y vocales, con las que juego para armar sobre nubes blancas y rizadas el corolario de mi amor por ti. Tejo las palabras con que anuncio que tú te encuentras en mí y yo en ti porque al pensar uno en el otro o sentirlo en su interior, somos ambos proyectados en la vida, el universo y la eternidad. Al enlazar las letras y palabras, soy el niño juguetón y travieso que te invita a caminar juntos por el sendero, subir las cuestas y rodar divertidos, sumergirnos en los manantiales con la risa de dos pequeños ocurrentes, girar hasta caer al pasto, empaparnos con las gotas de la lluvia, salpicarnos en los charcos en los que asoman las frondas de los árboles y el cielo azulado, correr a la orilla del mar y sortear las olas, brincar cercas, contar dientes de león y estrellas, sorprendernos con las auroras y los ocasos, escuchar los murmullos de la mañana, percibir los rumores de la noche, atrevernos a protagonizar una historia intensa y ser muy felices, porque de otra manera, me pregunto, ¿qué te escribiría y propondría si no fuéramos un par de chiquillos amorosos? Prefiero volver a ser niño contigo para jugar y protagonizar una historia maravillosa e inocente de amor que nos envuelva y conduzca a las estrellas, que traslade nuestras almas a la morada del día y la noche sin final. Esa es la razón por la que, al escribirte, soy el niño enamorado que a hurtadillas deposita en tu buzón una carta con la esperanza y la ilusión de recibir a cambio un guiño, una sonrisa, un beso, una promesa de amor eterno. Eres una de las mujeres, en el mundo, que mayor cantidad de palabras escritas recibe, textos que un día se materializarán en gotas de cristal, en un libro que hombres y mujeres leerán una y otra vez hasta comprender que hay amores que dejan huellas indelebles y transportan al cielo. ¿Sabes por qué armo palabras para ti? Porque tú y yo somos dos niños felices y sonrientes que un día, al jugar, descubrimos nuestras almas unidas en una historia de amor sublime y de ensueño.

9 comentarios en “TROZOS DE VIDA… Armo las palabras

  1. De un tiempo para acá me he convertido en seguidora del blog de Santiago Galicia Rojon Serrallonga, pues es un escritor talentoso que siempre aporta algo nuevo al corazón

    Me gusta

  2. Santiago, comparto el comentario de Ernestina Acosta al expresar que sus palabras tan hermosas le hacen sentir que usted escribe para ella. Es cierto, creo que es el caso de cada una de nosotras sus lectoras. En esta ocasión y con una disculpa anticipada, me atrevo a parafrasear su publicación, acción que, confieso, la realizo con la profunda emoción que me dejó leer este trozo de vida..: “Tejo las palabras con que anuncio que tú te encuentras en mí y yo en ti como constancia al mundo de una historia de amor bella, irrepetible, especial, mágica e inolvidable; porque al pensar uno en el otro o sentirlo en su interior, somos ambos proyectados en la vida, el universo y la eternidad. Deseo seamos parte de y compartir con, atrevernos a protagonizar una historia intensa y ser muy felices, para lo cual espero recibir a cambio un guiño, una sonrisa, un beso, una promesa de amor eterno, como señal de certeza de que caminaremos juntos por el sendero que conduce a la plenitud de nuestro amor…¿Sabes por qué armo palabras para ti? Porque tú y yo somos dos niños felices y sonrientes que un día, al jugar, descubrimos nuestras almas unidas en una historia de amor sublime y de ensueño.”

    Como siempre, un placer leerlo Santiago.

    Me gusta

  3. SANTIAGO COMO SIEMPRE TU CORAZÓN ENAMORADO HACE QUE ME TRASPORTE HACIA EL CAMPO DE LA FELICIDAD AUNQUE SEA EN LO QUE LEO TUS VELLOS ESCRITOS, QUE DIOS TE SIGA DANDO INSPIRACIÓN PARA QUE AL LEERTE SIGA YO ADMIRÁNDOTE COMO ESCRITOR Y COMO SER HUMANO, BESOS.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s