Conjugación y detalles

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

Si moras en mi mente y corazón, significa que este espacio te pertenece

Compartir una paleta, preparar juntos una bebida de limón o un pastel, mirarnos reflejados en el cristal de un aparador, pisar charcos, arrojarnos cojines, regalarte una hoja dorada y quebradiza que recojo una mañana otoñal, entregarte un globo que compro en la plaza, saborear los condimentos de nuestras locuras, trazar tu nombre y el mío en un papel o una servilleta, soplar y liberar los filamentos de los dientes de león, definir siluetas en las nubes, correr a la sala de cine después de una tarde de charla con café y bizcochos, seguir una receta de cocina o modificarla con las ocurrencias que tenemos, despeinarnos como dos pequeños traviesos, diseñar un paseo inolvidable, detener la caminata en un puente de piedra para sentir las gotas de la lluvia y las caricias del aire, sumergirnos en el océano para admirar la belleza marina, remar y dejarnos arrullar por el oleaje, sentarnos en la arena con la intención de contemplar el horizonte, reír mucho, contar las estrellas y enviarnos un beso o un guiño a hurtadillas mientras permanecemos en una fila, podría parecer una lista ociosa e interminable de conjugaciones verbales a quienes no entienden que el amor se experimenta, envuelve a los enamorados y los conduce a fronteras insospechadas, a rutas inexploradas, donde los detalles cotidianos, por minúsculos e insignificantes que parezcan, forman parte de los luceros que alumbran el sendero al cielo. ¿Qué sería de los jardines ante la ausencia de flores y de la galería celeste sin estrellas? Tú y yo conjugamos cada verbo y lo vivimos plenamente, con la alegría y emoción que provocan los detalles, porque el amor es eso, experimentar cada momento con dicha, embeleso e ilusiones. ¿De qué serviría un amor callado, carente de hechos e indiferente a lo bello, a la sencillez, a los sentimientos? Y es que si hoy y mañana convertimos lo pequeño en grandioso, indudablemente tú y yo aprenderemos a transitar de los sueños a una realidad mágica, del mundo al cielo, de la brevedad de la existencia terrena a la inmortalidad, de dos corazones a uno muy hermoso y sublime que latirá eternamente en ti y en mí al unísono del amor.

17 comentarios en “Conjugación y detalles

    • Rocío Cross, si acaso así te llamas porque el exceso de sobrenombres que adoptas y te rebajan y ridiculizan me motivan a dudar de tu verdadera identidad: admito que dudé mucho antes de responder a tus acosos tan molestos, y no porque me impongan la belleza física y la riqueza material que dices poseer, sino por considerar ocioso dedicarle mi tiempo y mis letras a alguien tan superfluo. Ante todo, para colocarte en el sitio que te corresponde y mereces, te platicaré que no me impresionan el atractivo físico ni la abundancia material de las personas; tampoco me espantan la miseria y los rasgos burdos. Tal vez tu vanidad ha limitado tu capacidad de raciocinio, pero con todo respeto a la humanidad, me parece que con frecuencia la belleza física es inversamente proporcional a la inteligencia y a los valores, y tú, Cross, lo reafirmas con tus actitudes y tu conducta. ¿Crees que me cautivan los ojos azules o que me inclino ante la opulencia? No te equivoques, señorita de los ojos de turquesa, porque busco otra clase de riqueza, y esa no se encuentra en el aspecto físico ni en una cuenta bancaria, sino en el interior, en el alma. ¿Sabías que cuando aparecen publicados tus comentarios tan pobres e inoportunos, mucha gente se siente molesta y me envía mensajes para que los elimine? Incluso, hasta me han pedido que te responda con majadería. Soy caballero, pero tú, Rocío Cross, ¿dónde olvidaste el perfil de dama? Sé que no te importan las opiniones ajenas, pero dime, mujer de los apodos, ¿te sientes merecedora de los calificativos que te pone la gente cuando me envía mensajes privados? ¿Sabes lo que dicen? Adivinaste, Rocío, expresan que ni una mujer de la calle muestra esa clase de comportamiento. ¿Te agrada lo que piensa la gente de ti? Otros me sugieren que tal vez te dedicas a la prostitución o que sin duda eres hombre o una mujer carente de valores. Si hoy te contesto, no es porque atrapaste mi atención; es para aclararte que no me interesas. No sé si cuando lees mis textos entiendes los mensajes que contienen, pero te los recuerdo: amo a un ser humano extraordinario, a una mujer que me inspira y cautiva por su alma, sus valores, su estilo de vida y su femineidad, a quien he prometido entregar mis más puros sentimientos, cultivar los días de su existencia con detalles, cuidarla mucho y hacerla muy feliz. No solamente coincidimos en el aspecto sentimental, por amarnos tanto y considerarnos almas gemelas; también estamos unidos por el sentido espiritual y el anhelo de hacer a un lado la escoria para alcanzar a Dios. ¿Consideras que te encuentras en ese nivel? ¿Verdad que no podrías competir con un ángel? La amo, y este sentimiento no es una atracción burda ni pasajera; es una unión para hoy, aquí en la tierra, y toda la eternidad. Te exijo, por lo mismo, que respetes al amor de mi vida. Es a ella a quien dedico todos mis textos, no a ti, señorita Cross. Respeta a mi musa, que es la mujer a quien verdaderamente amo, pero también mis textos y a mis lectores. No entiendes, parece, que jamás me atraerás con tu supuesta belleza física ni con tu opulencia material, porque ella, mi musa, cuenta con mi amor y fidelidad. El amor no se despilfarra. El amor entre ella y yo es tan especial y fuerte, que ha trascendido hasta nuestras almas. Creo que no entiendes lo que significa que un hombre y una mujer se amen con el alma. Ten dignidad y respeta el recuerdo de tu padre, el ingeniero Cross, porque da la impresión de que te enseñó a conseguir tus aspiraciones sin importar que te pierdas el respeto o pisotees a los demás. Ten cuidado con lo que redactas. Por lo demás, no vale la pena desviar la atención al estiércol cuando uno se encuentra en el jardín más bello y sublime. Que te quede claro, mi amor es para una mujer muy especial, y ambos lo sentimos tan profundamente que estamos de acuerdo en que nuestros corazones latan al unísono del universo. Si aún conservas algo de capacidad mental, comprenderás que pretendo dejar en claro que no me interesas, que mi atención se orienta al amor de mi vida. No pierdas tu vida. ¿No te das cuenta de que al borrar tus comentarios, los espacios han quedado igual que un sepulcro sin nombre ni epitafio? Adiós.

      Me gusta

  1. Este texto es un poema que grita que todavía existe el amor. La sensibilidad del escritor es extraordinaria! Prefiero leer un texto así que me da esperanza y me hacer ver al mundo mas limpio

    Me gusta

    • Le concedo la razón, Mónica, porque un escrito como el que nos ofrece el autor proyecta sentimientos, amor y espiritualidad, algo muy lejano a las inclinaciones burdas de tantos hombres y mujeres. Algo tiene este escritor que nos conmueve, y además se nota que el amor que le inspira su enamorada es real y muy hermoso.

      Me gusta

    • Apoyo sus opiniones. Las mujeres íntegras buscamos lo que dice usted, Mónica, un mundo más limpio, y este escritor se distingue por su respeto y sus valores. Dichosa la mujer que ama y le inspira los sentimientos que transmite con arte.

      Me gusta

  2. Ay, qué ternura de escritor, tiene magia para envolver con sus palabras y hacer que se sienta una emoción interior y como un estado de enamoramiento… leí el texto y sin tener compromiso con nadie, sentí como si estuviera enamorada, entonces pensé y me pregunté qué sentirá la persona a la que están dedicados estos escritos tan dulces y hermosos.

    Me gusta

  3. El amor se edifica, se construye con la conjugación de detalles como usted expresa. Creo que al amar, amar profundamente, no sólo se tiene el ideal de establecer un vínculo sólido e irrepetible que implique duración, intimidad compartida en atracción, en emociones, sino en el intercambio de confidencias y de vivencias por demás sencillas, alianza contra amenazas y agresiones externas, y conceder un mínimo de atención al ser amado.

    Santiago, la conjugación de detalles que existe entre usted y la mujer que ama, seguirá siendo un imperativo por lo que respecta a una relación auténtica. Coincido con usted “¿De qué serviría un amor callado, carente de hechos e indiferente…?”.

    Me gusta

  4. Un texto hermoso, llenó de matices qué llega a lo más profundo de el alma, me encantaría Sr de las letras darle un abrazo muy cálido y un merecido reconocimiento.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s