Detalle de mujer

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

A ti, detalle de mujer

¿Cuál es la magia de un detalle? ¿Cuál su encanto? ¿Qué es? Es sumar y multiplicar, fundir estrellas en el fuelle e insertarlas en la galería celeste, colocar bloques para construir un palacio bello y prodigioso. Los filamentos que se desprenden de los dientes de león y dispersan ante el aliento infantil y las caricias del aire, las gotas diáfanas de lluvia que forman espejos que reflejan la grandeza del sol, los pétalos que se extienden en la campiña cual alfombra de intensa policromía y los luceros que Dios pintó al diseñar el universo, son el eco y la magia de los detalles. Y es que desde que la creación fue decretada, el encanto ha consistido en la acumulación de detalles que se convierten en resplandores, en la coincidencia de partículas de agua que se cristalizan en océanos de jade y turquesa de imponente majestuosidad, en burbujas que brotan de los manantiales y se derraman en la corriente que las lleva a ríos y cascadas. Los detalles equivalen a las cuentas de diamantes que el artífice reúne con la intención de elaborar la corona o el collar de mayor belleza y elegancia. Simbolizan el ramillete de la creación. Son los instantes que señalan las manecillas para esculpirlas en horas, las hojas que componen las frondas, el dorado que maquilla el trigo y el mar y el cielo al fundirse. Hasta el desierto necesita la concentración de granos de arena para manifestar su inmensidad. Los detalles están representados en los símbolos plasmados en una partitura que invita a ejecutar el más excelso de los conciertos, en los colores que embellecen el lienzo, en las letras que forman las palabras de un poema que enamora y hechiza. Tú, mirada de cielo, eres detalle de mujer. Cada momento que transcurre, descubro que fabricas la delicia de una vida consagrada a la luminosidad, pero esa luz que irradias no sería posible sin los moños que agregas a lo cotidiano. Y es que uno puede abrir las compuertas con la finalidad de que la turbulencia de la vida fluya y se desperdicie hasta que se agote, o dedicar atención a cada gota, por minúscula que parezca, para que cuando viaje por el mundo, reproduzca alegría y encanto. He mirado en ti esos pequeños actos, las cosas que para otros podrían pasar desapercibidas o como algo intrascendente, la pasión de hacer de lo común algo especial y grandioso, la facultad de colocar faroles a tu paso que se convierten en soles. La acumulación de detalles cotidianos y minúsculos, conducen a la grandeza humana; sin embargo, la magnificencia no es un pequeño fragmento ni un rasgo insignificante. Y tú, detalle de mujer, perteneces a esa clase de seres humanos que Dios, al crearlos, depositó parte de su fórmula secreta con el objetivo de que sean quienes coloquen tonalidades en las estampas grises, sonrisas en los rostros desencajados, alegría en los parajes desolados y tristes, y luceros en las bóvedas oscuras. Quien se enamora fielmente de una mujer que hace de su existencia una colección de detalles y recibe, en correspondencia, su amor pleno, como yo de ti, tiene la garantía de que los días de su existencia estarán pletóricos de moños con sorpresas, de que los sueños e ilusiones se transformarán en realidades, de que siempre habrá una historia maravillosa y sublime por compartir, de que el vuelo hacia la inmortalidad será libre y pleno, con la promesa de una unión que no tendrá fin. Si eres el detalle que Dios ha obsequiado a mi corazón, a mi alma, tengo el compromiso y la ilusión de hacer de la locura de este amor una historia inolvidable con el propósito de regalarte cada segundo un latido, una sonrisa, el guiño de una estrella, los copos de una mañana nevada. Anhelo bordar contigo la ruta hacia el amor más bello y esplendoroso, transformar tus días y noches en capullos de ilusiones, reventar a tu lado burbujas y regalarte, como tú lo haces conmigo, los pequeños cerrojos con llaves que resguardan trozos de cielo.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

20 comentarios en “Detalle de mujer

  1. La verdad, qué bello texto, no sé cómo le hace para inspirarse cada día y deleitarnos con sus escritos, lo felicito. Un abrazo colmado de millones de besos.

    Me gusta

  2. Santiago, que hermoso tu texto a tu amada, veo que al abrir tu corazón tan puro y sincero no es la culminación de este enamoramiento porque cada vez descubro algo mas y más, y va en aumento y me parece no tiene limites , lo cual me gusta descubrir que siempre hay algo nuevo , un detalle , una observación una conquista constante de manera hermosa.
    Y si a mi me emociona y me encanta el seguimiento de este amor entre ambos, imagino que ella, tu musa es la mujer más feliz y enamorada de esta tierra y lo será eternamente.
    Te felicito por el don que dios te ha dado y porque sabes aprovecharlo, y también porque sabes conquistar siempre a tu enamorada. Saludos.

    Me gusta

  3. Lo leo y me parece increíble tanto enamoramiento. Da envidia de la buena pensar en esa musa tan multicitada que debe ser muy feliz al recibir tantos textos que expresan amor de una forma magisttral. El escritor y autor de estos textos la califica como detalle. Qué precioso.

    Me gusta

  4. SANTIAGO CON LA MISMA DULZURA DE TU CORAZÓN FLUYEN TUS LETRAS Y PENSAMIENTOS EN CARA LINEA QUE ESCRIBES, QUE FELICIDAD ES IMAGINAR CADA PALABRA TUYA , CADA PENSAMIENTO QUE HACE SOÑAR EN UN AMOR GRANDE Y SUBLIME, QUE DIOS TE BENDIGA SIEMPRE, Y CUIDE DE TU CORAZÓN PARA QUE SIGA CON ESE AMOR PURO Y GRANDE, BESOS.

    Me gusta

  5. Es cierto, Lan, como bien escribiste, se necesita algo más que belleza para ser musa. Generalmente no respondo mensajes provocativos como los de Rocío Cross y Matilde Marroquín; sin embargo, todo tiene un límite y considero que por respeto a la mujer que me inspira est0s textos, quien es mi musa, a mí, a mis obras y a todo el público que tan amablemente me favorece con la lectura de los mismos, es necesario establecer una barrera y pedir a esa clase de personas que demuestren su educación y sus valores. No caben en este espacio. En el caso de mis lectores, yo los aprecio mucho y son causa de que este espacio sea visto. Siempre he dejado en claro que la mujer a la que llamo musa, mirada de cielo y nombre de ángel, posee tantos valores que es especial y la amo. Ninguna provocación me distraerá para traicionar a mi musa. Creo que esas personas no recuerdan un texto en el que dejé claro que cuando reencontré a la mujer que amo, comprendí que no esperaba a alguien más. Esta semana publicaré un texto sobre tema.

    Me gusta

  6. Escritor, como lectora de sus bellas publicaciones agradezco su intervención. Quien no tenga la sensibilidad de apreciar su arte, no tiene cupo en este espacio.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s