Destello de cielo

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

Si descubrí, al mirarte, una luz que proviene del cielo, ¿cómo debo llamarte? ¿Cómo se ama, pregunto, a quien trae algo del resplandor que pulsa en los jardines y recintos de la inmortalidad?

Me consta. Es verdad, lo confieso: en el mundo existen seres prodigiosos, envueltos en burbujas de cristal, en gotas de lluvia, en polvo de luceros, en partículas de mar. Son música, canto, poema, color, forma. Embelesan por su esencia sutil, por ser de otra arcilla, por su estilo de vida, por las huellas que dejan en el sendero. Vuelan, junto con los colibríes, libélulas y mariposas, entre flores policromadas, sobre cascadas y en bosques encantados; por eso creo tienen similitud con los ángeles. Parecen fragmentos de nieve, pétalos fragantes, trozos de paraíso. Uno, tras la caminata de una mañana primaveral, una tarde veraniega o una noche de otoño o invierno, coincide de pronto con una criatura especial y entonces, asombrado, agradece el regalo que aparece en el sueño llamado vida. Admito que es real. Al amanecer, en las tardes y al anochecer, he asomado a tu mirada para descubrir la brillantez que proviene de tu interior y comprobar que es tu esencia la fuente de tal resplandor que me recuerda el crepúsculo en el horizonte, cuando el océano y el cielo se funden en el más subyugante de los besos. En tu luminosidad distingo la fragua que Dios, al formar el universo, utilizó para fundir las estrellas que decoran el firmamento. Como que traes la flama que alumbra la buhardilla donde suele dedicarse al proceso mágico de la creación, o quizá me equivoco y alguna vez, al consentirte, transmitió a tu alma la llama que regala a algunos seres especiales con la intención de que alumbren los caminos del mundo. La luz que proviene de tu interior es la misma que aparece cada noche en la luna y los astros, en nuestros corazones cuando laten, en el sol que anuncia la aurora, en los capullos que revientan para dar forma a las expresiones más bellas, al rocío de la mañana, a tus ojos. Ahora que descubrí, al mirarte, el fulgor que viene de lo alto. ¿cómo te llamaré?, ¿de qué manera te amaré? ¿Cómo se ama a quien es flama del cielo, llama del desván de Dios, fuego que ilumina el alma? Acepto que me transformaré en centinela, en fiel guardián, para cuidar la luz que te ilumina; pero también anhelo vivir la locura de un amor grandioso, a tu lado, con la intención de ser lámpara humilde que nunca se apague. Deseo unirme a ti para juntos ser destello que como constancia del delirio de un amor inextinguible, cruce el firmamento durante su ruta a la morada que palpita en nosotros, en ti y en mí, en todo lo que parece obra sustraída de una fuente bella e inagotable. ¿Qué clase de amor se da a un destello de cielo?

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

6 comentarios en “Destello de cielo

  1. LINDO DE VERDAD SANTIAGO , Y LA RESPUESTA A TU PREGUNTA ES QUE SOLO DES ESE GRAN AMOR SUBLIME QUE EMANA DE TU CORAZÓN , ES LO MAS GRANDE E INAGOTABLE QUE DAS ,. BENDECIDO POR DIOS CON ESA INSPIRACIÓN, Y CON ESE GRAN CORAZÓN, QUE MAS PUEDE PEDIR UNA MUJER. RECIBE UN GRAN ABRAZO Y UN UNIVERSO DE BESOS.

    Me gusta

  2. Yo no sé que más decirle, escritor. Me fascinó esta publicación desde el inicio del nombre, la mágica dedicatoria, hasta el signo de interrogación con el que concluye el cuerpo del texto. Es usted un caballero admirable, un hombre digno de ser amado intensamente. Mi respeto total, Santiago.

    Me gusta

Responder a Maria de Lourdes Gomez Angel. Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s