Una dama…

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

Una dama, lo presumo, eres tú, el ente femenino que me ama y por quien soy caballero. Una dama, insisto, es la sonrisa que aparece en el cielo, es la blancura de la nieve, es la flor ufana, eres tú

Una dama es la flor que sonríe cada mañana, el perfume que brota de los jardines, la blancura de la nieve, la libertad del viento y la sonrisa que aparece en el cielo, quizá porque Dios, al trazarla y aplicar su esencia en ella, pretende que uno se transforme en caballero y descubra la belleza y el resplandor que atesora quien hace de la vida un encanto, un detalle, un milagro.

Al definirte en la ruta que seguía, descubrí tu brillantez, la mirada de quien trae el refinamiento de las alturas, y comprendí de inmediato que se trataba de ti, una dama por quien yo construiré una silla de madera fina para que la ocupes en caso de que no exista alguna disponible en el teatro, el restaurante o la plaza pública.

Tras entender que una dama es quien entrega la pureza de su amor y deja huellas femeninas, aprendí a ser el caballero que te cede el asiento y dispersa pétalos y hojas para que tus pies transiten sobre una alfombra tersa.

Quiero ser el caballero que cubra tus días de amor y alegría, confianza y detalles, promesas y regalos, sueños y realidades. Armaré una escalera para que subas al cielo, un puente de cristal que una nuestro mundo con el paraíso, una embarcación segura para pasear contigo cada instante.

Una dama es eso, un ser femenino y sutil, alguien que siente, piensa y actúa con rectitud, siempre justa y benevolente. A una dama como tú, color de mi vida, se le entregan el amor, la confianza, los detalles, la admiración, el consentimiento y el respeto, perlas que forman parte de un collar que sólo se compara con el brillo del océano cuando lo besa el sol o con los luceros que aparecen cada noche romántica en el firmamento.

Hace años, al coincidir en algún paraje de este mundo, me percaté de que se trataba de ti, la mujer que pinté en mis lienzos y que pedí a Dios me concediera el milagro de compartirle mi alma y lo mejor de mí.

Por una dama, uno se vuelve caballero y emprende la hazaña más prodigiosa. Feliz el hombre que recibe el amor de una dama, de un ser puramente femenino, porque tiene el anticipo del cielo, la dicha de conocer y vivir una de las bendiciones más hermosas.

Es cierto, la fortuna de ser amado por una dama, es la bendición de Dios que concede la oportunidad de experimentar anticipadamente su reino sin fin. Es tratar con una mujer buena y sabia que muestra sentimientos puros y se comporta con energía cuando es necesario.

Una dama, como tú, es casi un ser extinto, absolutamente femenino, que ama con autenticidad y fielmente, una mujer en quien se confía plenamente, un ángel que lleva a la morada edénica, a la felicidad y a un plano sublime. Una dama, repito, eres tú, por quien soy caballero y conozco el amor más excelso.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

13 comentarios en “Una dama…

  1. Cada texto es hermoso, no me cabe la menor duda, pero al mismo tiempo me pregunto cómo le hace el escritor para inspirarse tanto y escribir tanto. Es incansable, está enamoradísimo o qué sucede porque no para de escribir páginas de gran belleza literaria.

    Me gusta

  2. Estos escritos son un ejemplo claro y supremo de cómo la literatura es hermosa cuando sigue una causa como es el amor. No dejan de ser cantos al enamoramiento. Qué belleza.

    Me gusta

  3. A mi me sucede algo muy singular, Escritor. Leo la dedicatoria y con sólo esas líneas me embarga una gran emoción, garantía e indicativo personal que lo que viene será extraordinariamente sublime. A sabiendas de que experimentaré sentimientos intensos al dar continuidad a la lectura, respiro hondo y profundo… oh, pero ahora me surge una duda ¿acaso será un suspiro?
    Confieso todo esto sólo por decir de otra manera que es usted un caballero en toda la extensión de la palabra; esto es, supera usted el significado de ese calificativo y, claro es, Santiago, que sin caballero no hay dama. Bendiciones para usted y su dama.

    Me gusta

Responder a Claudia Loreto Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s