Reservo los colores, la risa y los juegos…

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

…Y si un día, ya en la ancianidad, te pregunto una y otra vez si ya te dije que te amo, no lo haré porque me sienta acosado por la carga y demencia de los años, ni tampoco por la inseguridad que experimentan quienes dudan de la fidelidad de una dama; será, creo yo, porque los sentimientos desafían abismos y fronteras al confesar secretos al oído…

Tu sonrisa es la alegría de mis años. La he invitado a ser mi huésped permanente para que me acompañe hoy y durante mis días de ancianidad. Me ofrece matices para deslizar los pinceles sobre mi rostro y pintar armonía y felicidad, sueños y realidades, esperanzas e ilusiones, promesas y suspiros.

El color de tu mirada de espejo forma parte de mi paleta de artista porque con tus ojos también me descubro, miro al mundo y contemplo el cosmos y la eternidad, o atrapo imágenes de noches románticas de lluvia o de estrellas en el firmamento, el brillo de las luciérnagas, la profundidad del océano y la intensidad del cielo.

Atesoro tu voz porque la reencuentro al escuchar los rumores de las cascadas, el trinar de las aves, el concierto del mar, los gritos de la vida y del universo, el lenguaje del aire al volar sobre las montañas y las palabras de los ángeles.

Me encantan tus besos porque me transmiten el sabor de tu alma, la dulzura del amor que me entregas, el encanto de tus sentimientos y la pureza de una existencia consagrada a bordar detalles y tejer la senda a nuestra morada.

Obtengo de tu esencia las fragancias de mi vida. Percibo el encanto de tu perfume en las orquídeas, los tulipanes y las rosas. Detecto tu bálsamo en el rocío, en el embeleso de una mañana primaveral, en el ambiente de una tarde de lluvia, en las hojas que el viento arranca de los árboles y acumula en alfombras doradas y quebradizas, en los copos de un día o una noche invernal. El aroma del mundo, al mezclarse con el efluvio del cielo, me recuerda el aroma de tu ser.

Ahora que eres cristal y lluvia, reconstruyo y evoco tu lozanía primaveral, cuando atravesabas puentes, corrías por la llanura, reías con la inocencia de una niña y arrancabas flores minúsculas y dientes de león como para enviarme, a través del tiempo, sus filamentos y perfumes cargados de amor.

No es que me apodere de los minutos que el reloj cuenta impaciente; es que se trata de instantes que coinciden en nuestra historia, momentos que compartimos, segundos que Dios derrama sobre nosotros para experimentar los sentimientos que nos unen y vivir el sueño y la ilusión de un gran amor.

Guardo en mi memoria el recuerdo de las vivencias, los juegos, las risas, el tiempo juntos, los paseos, la convivencia y nuestra historia. Son nuestros. Siempre me recuerdan la emoción, alegría e ilusión del amor que siento por ti. Impiden que alguien más ocupe el sitio de quien es yo.

Extiendo mis brazos este verano y los que siguen, con la promesa y garantía de que durante el viento otoñal y las ráfagas de invierno no te soltaré porque a alguien especial y sublime se le ama no por la belleza y lozanía de un ciclo transitorio, sino por su resplandor interno, por los tesoros de su alma, por la ruta que sigue, por ser quien es.

La locura de un amor no surge por un saludo casual, una coincidencia o un encuentro fugaz y placentero, ni tampoco por la obsesión de encadenar una mano, el latido de un corazón y el vuelo libre y pleno de la otra parte de uno, y menos por confinarlo en un documento o un coctel social; es un delirio que expresan dos almas al compartir y protagonizar una historia sublime, maravillosa e inolvidable, como esas que Dios suele escribir y regalar a quienes consiente tanto.

Imagino, y así te lo prometo, que mañana, cuando el invierno talle su lenguaje en mí y en tu rostro, en el tono de tu voz, en tu cabello, habré guardado en el armario de mi ser los colores de la alegría y los juegos que me regalaste, el arrullo de los sueños e ilusiones que bordamos, la emoción de las vivencias que protagonizamos, la compañía y fidelidad que únicamente experimentamos quienes desbordamos nuestro amor en un delirio, en un encanto, en un destino.

No sé si el tiempo, en el mundo, me alcance para compartir y disfrutar tu ancianidad; pero debes saber que mis manos te pertenecerán, mis ojos se fusionarán con los tuyos y mis brazos calentarán tu lecho y tus horas.

Ahora entiendo la razón por la que el amor no muere cuando es tan auténtico, fiel y puro. El invierno y la noche son insuficientes para ahuyentarlo o debilitar su intensidad. Los años, respaldados por una historia grandiosa, son basamentos y columnas que lo sostienen porque al dejar atrás la lozanía juvenil, los reflejos de la aurora, se presentan las pruebas que miden su autenticidad. Yo quiero, en mis días postreros, consentirte, llenar tus momentos de detalles y preguntarte una y otra vez, aunque pienses que la mía es demencia de viejo, si ya te dije que te amo tanto.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

40 comentarios en “Reservo los colores, la risa y los juegos…

  1. Perdón mi intromisión a tu comentario, Cipriana, pero pienso que Santiago Galicia Rojon es un artista de verdad que logra que las lectoras vivamos lo que escribe. También sentí que suspiré cuando leí este texto.

    Me gusta

  2. Desde el punto de vista artístico, es un escrito genial, perfecto e inspirador. Ahora, si uno lo ve desde la perspectiva de los sentimientos, llega a las fibras más sensibles del corazón.

    Me gusta

  3. Quién no quisiera un texto como este, ese día una se volvería loca de tanta felicidad y no dudo que adoraría al hombre que lo escribiera… no todos son talentosos ni románticos. Qué será más difícil encontrar, personas talentosas o amorosas, újule, creo que ni unos ni otros abundan, casi todos son unos brutos que quieren placeres igual que los cerdos y los perros.

    Me gusta

  4. HOLA, SOY UNA CHICA CON GANAS DE ENAMORARSE, CON MUCHA ENJUNDIA Y DEMASIADO SOÑADORA, QUE SE EXPLORA CADA PARTÍCULA CONFORME LEE ESTOS TEXTOS TAN EXQUISITOS Y ELEGANTES Y MUY ROMANTICOS, SON PRECIOSOS Y A FUERZA HACEN QUE UNA MUJER TAN SENTIMENTAL SIENTA ALGO ESPECIAL.

    Me gusta

  5. Yo vengo de un ambiente donde los hombres tienen el mando e imperan leyes y verdades como esa de que cabello largo es sinónimo de ideas cortas, pero por eso admiro a hombres caballeros y decentes que escriben tan hermoso de la mujer y del amor.

    Me gusta

  6. ¡Por Dios, Escritor, esto es hermoso de principio a fin!
    El título, la dedicatoria, el primer parrafo, el segundo, todo el cuerpo del texto; sin embargo, las últimas líneas del párrafo final me arrebataron de súbito un suspiro contenido. Tal vez porque sabía que venían expresiones grandiosas, tal vez porque su estilo nos ha preparado para eso, tal vez porque simplemente y en verdad, usted habla al oído.. .
    Agradezco una vez más el cúmulo de emociones y sensaciones que provocan en mi sus escritos, Santiago. Caray, con todo respeto a su musa, usted me fascina, me hechiza, me emociona, me ilusiona.

    Me gusta

  7. Qué bárbaro eres escritor, eso último que dijiste es bellísimo. Repetirle a alguien que la amas cuando lleguen a la vejez, eso sí que es una locura lindísima de amor.

    Me gusta

  8. Estoy harta de escuchar y leer tantas tonterías en las redes sociales y en todas partes, en la televisión, en la radio, en internet, qué asco. Estas obras son geniales y distintas, mis respetos para el escritor.

    Me gusta

  9. Prodigioso escrito. Ahora sí como dicen de la a la z está precioso, es magistral y alivia el corazón. Parece escrito para el alma. El escritor sabe llegar a las honduras del ser. Es extraordinario.

    Me gusta

  10. Me siento muy sola, necesito un amor de verdad, cómo lo consigo escritor, si casi todos quieren lo mismo y los que son como tú están ocupados, ya alguien conquistó sus corazones. qué hago, dime escritor talentoso, qué hago ante tanta soledad, tus escritos me llenan, me dicen que el amor existe, pero no lo veo a mi alrededor, necesito un amor de verdad.

    Me gusta

  11. Dicen que soy anticuada porque espero un hombre cabal, un caballero que me dé mi lugar de mujer y me ame siempre. Me dicen que deje de soñar, que no existen esos hombres, que los tiempos ya cambiaron, y a veces estoy a punto de creerles… pero hoy que he leído este texto tan hermoso y otros del mismo autor, siento fortaleza para asegurar que sí existen los hombres amorosos y vale la pena valorarse y esperar al mejor.

    Me gusta

  12. He leído varios de los textos del escritor Galicia Rojon. No me los pierdo porque siempre están llenos de arte y secretos hermosos. Lo que me parece repugnante son comentarios como los de la señora o señorita Cross. De ese tipo de redacciones me parece que abundan en los baños públicos de los mercados y prostíbulos, donde las paredes coloradas, amarillas y moradas que se ven en las calles donde se localizan ya invitan a conocer un ambiente carnal. No debería de distraernos una mujer que no cabe en un sitio decente, pero admito que no deja de dar asco esa Cross. Me pregunto por quiénes nos toma a las lectoras para atreverse a exponer sus cochinadas. Si quiere conquistar al escritor y autor de estos textos tan puros y molestar a la musa, siento que pierde su tiempo porque no creo que un hombre que escribe de esa manera y se nota enamorado y fiel, vaya a perder el cielo por una puerca que se bate en un chiquero y recuerda lo que le prometió a su padre, otro cerdo que le enseñó a pisotear a los demás cuando se trata de conseguir las cosas. Los sueños, señorita o señora Cross, se cristalizan y disfrutan cuando son bellos y legítimos, cuando no se daña a los demás, porque lo que usted desea es alimentar su gula de egoísmo y vanidad, quiere que todo mundo la admire, y debe saber que a la basura se le tiene asco. Usted no cabe aquí, así que váyase con su espuma a las alcantarillas.

    Me gusta

  13. Ya soy adicta a la lectura de estos textos tan inspiradores y llenos de amor. Es divino cuando el autor dice con humildad que seguramente en la ancianidad repetirá que si ya dijo a su enamorada que la ama. Escuchar eso a cualquier edad es un privilegio.

    Me gusta

  14. Con alguien que me escribiera estos textos iría hasta el cielo con él, ya no lo soltaba y lo seguía hasta el fin del mundo, es garantía de amor fiel… qué envidia me da la persona que ocupa su atención y sus sentimientos.

    Me gusta

  15. Santiago eres un artista, un caballero en toda la extensión de la palabra, ¿ cómo no va a estar enamorada de ti , tu musa, ( tu ángel, tu mirada de espejo, el complemento de tu alma?) si eres lo que cualquier mujer sueña?
    Eres atento, educado, amable caballeroso , amoroso , fiel con su dama y detallista y yo creo muy enamorado. ( se percibe en tus textos)
    Yo creo ella es muy afortunada por tener tu amor. Y les deseo lleguen a ser viejitos amándose tanto aquí y como dices en la eternidad. . ¿ quien no quisiera un amor así?
    Insisto tienes un don de Dios.
    Felicitaciones.

    Me gusta

  16. Ya, todo está escrito Señor de las letras yo le doy un aplauso por tan hermoso texto, felicidades Dios lo bendiga un abrazo hasta donde se encuentre. Besos

    Me gusta

  17. Esa musa nos tiene con la incógnita a todas las lectoras que quisiéramos saber quién es, cómo es y lo que la hace tan especial para inspirar a un hombre, a un artista, escritos tan hermosos y poéticos.

    Me gusta

  18. Yo recomiendo todas las publicaciones, siempre se las estoy compartiendo a mis parientas y amigas y todas coinciden en lo mismo, en que son un tesoro.

    Me gusta

  19. Santiago, los escritos que compones merecen seguir y perpetuarse en el corazón de la mujer que amas y te los inspira. Si ella te los inspira, son para ella. A nosotras, las lectoras, corresponde leerlos y disfrutarlos al máximo como su fueran escritos especialmente para cada una, pero siempre con respeto a quien a través del tiempo se ha convertido en la musa enigmática y envidiada. Mis felicitaciones para ella porque algo muy hermoso debe ser para que te inspire textos tan preciosos. Felicidades a ambos.

    Me gusta

  20. Mujercita frágil y mentirosa, ni creo que sea la más bonita ni esa idea estúpida es argumento para pisotear a los demás, y con menor razón a una mujer que ya ocupa un espacio importante en el corazón de un escritor. No conozco a uno ni a otro, ni tampoco tengo idea de sus vidas personales. Lo que sé es que tengo dignidad y no me rebajaría como usted lo hace, al grado de causar lástima o burla, porque además soy mujer educada y tengo dignidad. A mí no me importa si un hombre despreciable y amargado, como supongo fue su padre, el tal “ingeniero Cross”, le enseñó a humillar y pisotear a los demás. Eso denota lo despreciable que fue y la basura que convirtió a su hija. Si usted se caricaturiza al grado de decir que siente gusanos que hierven en su pecho y que arroja espuma por la boca, es asunto suyo, y fíjese en el papel que se está colocando. Tenga dignidad. La que no cabe aquí es usted porque un ambicioso limitado y abyecto como ese ingeniero la convirtió en escoria. Le advierto que yo no soy mujer que acepte amenazas. No ando jugando con niñas estúpidas como usted. No se exponga, “niña bonita”. Usted sobra aquí. Cada uno tenemos lo que merecemos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s