En el destierro

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

Si alguien preguntara la causa de mi destierro, contestaría que te presiento en mí y ando en tu búsqueda porque eres color de mi vida, musa de mis obras y tesoro del cielo

Ante tu ausencia, los días de mi existencia transcurrirían con sus luces y sombras, e innegablemente navegaría hasta el día postrero con una historia plena y rica; aunque tal vez sin oportunidad de tocar tus manos, besar tus labios y tu frente, abrazarte y sumergirme en la más bella y dulce mirada, contemplarme en su espejo mágico, descubrirme junto a ti y asomar a las ventanas del cielo. No conocería tu voz ni la ternura de tus palabras, ni tampoco el tono de tu plática y tu risa, ecos de murmullos que ahora recuerdo se desprenden de momentos distantes, a tu lado, en el patio y los jardines de un paraíso subyugante. Guardaría en mi memoria los capítulos de mi vida, pero siempre habría un faltante, un déficit, una soledad inquietante. Imagino que sin ti viviría en el destierro y no conocería, por lo mismo, la dicha y el encanto de tener una musa en mis horas de inspiración artística, un ser delicado y femenino durante mi jornada terrena, una dama para el caballero deseoso de convertir los detalles en copos de alegría, cristalizar los sueños e ilusiones en realidades, ceder el asiento y compartir la grandiosa aventura de la existencia. Estaría condenado a la desolación, al confinamiento, quizá porque no habría alguien que te sustituyera. Te extrañaría mucho, aunque no te conociera, seguramente porque traería tu esencia, tus fragancias y tu recuerdo en mí, en algún rincón de mi alma. Evidentemente viviría cada instante, disfrutaría los momentos de mi trayecto; pero no a tu lado, y eso, he admitirlo, produciría una herida incurable en mi ser porque las ausencias duelen y obligan a buscar aquí y allá, en cada espacio, para materializar el reencuentro que se sueña todos los días y las noches. Ahora sé, porque así lo siento, que sin ti sería capaz de vivir como cualquier criatura en el mundo; no obstante, si de pronto notaran mi silencio frecuente y me preguntaran la causa, respondería que es porque extraño a alguien especial que presiento en mi historia y no encuentro a mi alrededor. Mi respuesta sería, creo yo, “es por la ausencia que percibo de mí, es por la búsqueda de una fórmula mágica que Dios colocó en mi ser y en alguien más; es, parece, por el secreto llamado tú y yo”. O quizá simplemente respondería: “es porque la amo e inesperadamente aparecí aquí, en la temporalidad del mundo, en una prueba para medirme, y necesito reencontrarla, descubrirme en ella, definirla, para retornar a los arcones de Dios, donde las notas musicales, la paleta de colores, las fragancias y los rumores son arrullo de quienes se funden en los sentimientos más excelsos”.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

 

21 comentarios en “En el destierro

  1. Escritor, rompes récord con tus escritos que son de los más bellos en cuanto al amor se refiere. No sabes lo que producen en mis sentimientos. Te felicito y admiro.

    Me gusta

  2. Santiago, escritor: no sé qué magia tienes, pero sin conocerte me haces estremecer y que mi corazón vibre al 100. Qué dichosa debe ser ella. Creo que yo lloraría de emoción y a todas las personas a mi alrededor les presumiría lo mucho que me aman. Es que esto de escribirle tanto a una mujer amada sobrepasa el amor, debe ser grandísimo y muy hermoso, no sé, no puedo explicarme, pero es precioso.

    Me gusta

  3. YO SI QUE ME CASABA CON UN HOMBRE QUE AUNQUE FUERA ME ESCRIBIERA UNAS PALABRAS DE VEZ EN CUANDO EN UN PAPEL. SERIA FELIZ. QUE MAS PODEMOS PEDIR LAS MUJERES QUE DESEAMOS SER AMADAS Y RESPETADAS.

    Me gusta

  4. Ay Escritor, me llega al corazón su texto. Me conmueven tanto sus palabras que sentí una profunda desolación y tristeza de tan sólo imaginar la ausencia de mi vida del hombre que amo. Del hombre que para mí es sonrisa e ilusión diaria, motor de mi voluntad suprema… el amor. Conozco lo que tanto nos ha compartido: vivir la existencia en superlativo por la certeza de que él está, de que lo siento y lo vivo; de que soy su amor y él es el mío.

    Destierro, que fuerte. Mejor título no hay ante el desarraigo amoroso. Sus respuestas me parecen la desnudez más sublime y honesta de su ser interior. Ovaciono la virtuosidad de su persona, Santiago.

    Me gusta

  5. SANTIAGO QUE LINDO ES LEERTE CERRAR LO OJOS E IMAGINAR QUE LO QUE ESCRIBES ES ALGO PARA MI ES UN HERMOSO SUEÑO, QUE DIOS TE BENDIGA Y CUIDE ESE CORAZON TAN LINDO QUE TIENES Y ES LO QUE TE INSPIRA. UN ABRAZO ENORME Y UN UNIVERSO DE BESOS.

    Me gusta

  6. Desde hace tiempo he seguido las publicaciones, las cuales me parecen sumamente bonitas y románticas, muy llenas de respeto y de buen gusto. Es agradable saber que todavía existen espacios puros y respetuosos. Felicidades.

    Me gusta

  7. Poético texto que inevitablemente conduce al corazón. Gracias por escribir tan hermoso y compartir la belleza de tu arte y tu alma, Santiago. Eres un hombre admirable.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s