Comencé a vivir

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

Fui mi peor enemigo cuando hice de mis días un campo de batalla, de mi vida un escenario triste y desolado y de mi camino una ruta dolorosa e incierta. Me lastimé cuando torpemente consideré que la alegría de mi jornada dependía de la aprobación ajena, de la sonrisa de los demás y de la atención que pudieran tener en mí. Sufrí lo indecible siempre que creí que los otros debían sentir y pensar como yo, cuando el mundo y la creación son multiformes. Fui marioneta de un teatro burdo cada vez que consentí la intromisión de la gente en mis asuntos, en mi existencia, en mi agenda. Desterré el sufrimiento hasta que entendí que la felicidad inicia en uno y que no la dan los placeres ni la riqueza material, precisamente por tratarse de un valor del alma. Cuando decidí aceptarme, vivir en concordia, trazar mi itinerario con un sentido auténtico, entender que la existencia tiene luces y sombras y respetar a hombres y mujeres, mi dicha se hizo permanente. Me quedó claro que el amor, los detalles, las atenciones, la entrega y el tiempo de los demás no se mendigan porque uno vale y merece respeto. Aprendí que la alegría surge de uno y no se le encuentra en los aparadores ni en las vitrinas de remate porque no está sujeta a contratos ni a transacciones, descuentos y ofertas. Comprendí, igualmente, que hay que vivir en armonía consigo, con la creación, la naturaleza y el mundo, en total equilibrio y plenamente, y que si hay mañanas luminosas también hay tardes y noches, y que siempre, tras la oscuridad, aparece el resplandor más bello. No olvido, de paso, que la muerte no existe, que todo forma parte de un proceso y se encuentra ligado a un plan maestro. Me convencí de que el cielo, la felicidad y la excelsitud principian en el interior, en el ser, y que si existen abismos, celdas, espectros y fronteras o puentes, cimas y palacios son los que uno diseña desde la mente y los sentimientos. Ahora sé que fui mi adversario cuando no entendí que soy protagonista de mi propia historia y que puede ser, si materializo mis anhelos y sueños, la más subyugante de todas. Cuando descubrí mi valor y recuperé mi dignidad, empecé el camino a rutas superiores. Vi la luz cuando descorrí el telón. Nací tras asistir a mi funeral y dejar el dolor y la tristeza atrás, en los muchos ayeres de mi existencia. Comencé a vivir en el instante en que decidí nacer y volar libre y pleno.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

13 comentarios en “Comencé a vivir

  1. Ya extrañaba tus publicaciones, escritor. Te hago saber por la presente que soy tu seguidora y admiradora. Me pareces un hombre genial y no me perdería tus textos, siempre tan hermosos y llenos de luz.

    Me gusta

  2. Tus reflexiones son sabias, aunque te confieso que extraño aquellos tus textos románticos. ¿Es que se acabó el amor hacia tu musa? ¿Por qué ese silencio? Yo leía puntualmente tus escritos de amor. Eran demasiado bellos y románticos.

    Me gusta

  3. Espero con mucho gusto tus publicaciones porque están bien escritas y aparte siempre dejas un buen sabor y ahora con este de comencé a vivir nos compartes la receta para ser felices o al menos intentar serlo. Muchas gracias por darnos la oportunidad de leer tus textos.

    Me gusta

  4. Coincido con tu filosofía, Santiago. Das una fórmula y escrita con maestría para alcanzar la felicidad y la paz que en esta época es tan difícil conseguir. Felicidades por tu obra.

    Me gusta

  5. Tienes mucha razón en lo que escribes tan magistralmente, Santiago. Si uno tratara de ser feliz y no depender de los demás en eso ni permitir que se metieran en la vida personal, daríamos un paso adelante. Valen mucho tus consejos, gran maestro. Abrazos.

    Me gusta

  6. Este es un texto de un escritor y de un filósofo que reflexiona acerca de su propia vida . Con sus alegrías y tristezas pero siempre adelante. Si tomara esta reflexión y la hiciera mía incluiría el materialismo y consumismo que nos persigue constantemente

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s