El perfume

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

Tú conservarás su esencia con el fiel recuerdo de nuestro amor. Cada vez que percibas su fragancia, sentirás mi presencia en ti, a tu lado, en todas partes, aunque entonces more en otro plano donde te esperaré. Cuando retornes a la morada, me reconocerás por la dulzura de un aroma que te parecerá familiar y que está en ti y en mí, en el amor que te hace yo y me convierte en un tú muy sublime…

Conservé las últimas gotas en el frasco. Era un perfume, el de mis días juveniles, delicioso y fino, con un tanto de la fragancia del cielo y otro con el perfume de la tierra, las flores y la lluvia. El envase de cristal ,con su etiqueta café y letras doradas, contenía la fórmula de un aroma que recordaba la belleza del rostro y la esencia del ser, la textura de la piel y el resplandor del alma, la temporalidad de un sueño llamado vida y el prodigio de la eternidad. El líquido dorado emulaba al sol cuando asoma entre las montañas, al amanecer, y alumbra el trigal, o al besar al océano, en el horizonte, al atardecer, antes de que en la pinacoteca celeste aparezcan las estrellas plateadas cual faroles de la noche. Era manantial y río etéreo. Lo apliqué en mi rostro durante las horas de primavera, con la alegría e ilusión de quien cada instante queda asombrado por los milagros de la vida. Al final, reservé las gotas postreras para un momento extraordinario de mi jornada existencial. Pienso que todos los instantes de mi estancia en el mundo han sido especiales, siempre rodeado de gente maravillosa en cada estación, y que es el motivo por el que no me he atrevido a aplicar las últimas gotas de perfume en mi piel. Sería injusto marcar el mejor instante de mi vida cuando todos, al lado de la gente que amo, han sido hermosos. Por lo mismo, he decidido, musa mía, legarte el frasco con las gotas postreras del perfume de mi existencia, para que lo conserves siempre contigo, igual que los tesoros de tu corazón, y sea la fragancia que te guíe hasta mí en el minuto prodigioso en que nos reunamos en el palacio donde el inicio es consumación y el final es principio. Las últimas gotas del frasco son para ti, te pertenecen, porque simbolizan la coronación de nuestra historia. Es el perfume de nuestro amor.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

17 comentarios en “El perfume

  1. Santiago, quién eres que traes joyas literarias tan hermosas que enamoran y alegran los corazones. Hasta qué lugar del infinito te trasladas para traer esta belleza.

    Me gusta

  2. Santiago: no encuentro palabras apropiadas para calificar tu texto, simplemente es un tesoro, una joya de las letras, espiritual y romántico.

    Me gusta

  3. Escritor Santiago, me hiciste llorar con tus palabras tan hermosas y sentidas, no te conozco pero ejerces magia en mí y ya imagino lo dichosa que es quien recibirá esas gotas de perfume.

    Me gusta

  4. Esa magia tienen los perfumes, porque en nuestra mente queda registrado cierto aroma con cierta persona, y no todos transpiramos iguall, por lo tanto el aroma se personaliza y queda grabado en la memoria, personalizado, pero hay perfumes tan especiales que no se olvidan y son muy agradables. Que lindo texto, FELICIDADES.

    POR

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s