Eres mi sueño

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

Sabía que un día, en alguna estación de mi existencia, la definiría entre los viajeros, y así fue, la descubrí a unos pasos de mí, entre el mundo y la eternidad, con un estilo y una luz que me parecieron tan suyos y míos, que me apresuré al reencuentro. La reconocí. En mi infancia dorada, cuando la presentía en mí, entendí que los sueños son reales cuando uno cree y que alguien muy bondadoso, quizá en la morada de la creación, se encarga de cumplirlos si son puros y sinceros. Creí en nuestro encuentro y ahora es mi musa, color de mi vida, promesa de un cielo sin final, mi poema y mi amor. ¿Es sueño, vida o ambos? Es, simplemente, un sueño que cada instante se convierte en realidad. Es todo. Nada la desvanece. ¿Acaso mueren las estrellas cuando uno, en el mundo, contempla el amanecer?

Eres mi sueño, no porque todas las noches, al dormir, me encuentre contigo en un mundo prodigioso, en un plano mágico, sino por despertar y saberte real, por retornar de mis quimeras y sentirte conmigo, por abrir los ojos y saberme acompañado durante mi jornada terrena. Eres mi sueño, no por considerarte fantasía, poema, quimera e ilusión; es por ser la imagen que descubro al mirarme en el espejo, por el rostro que defines al ver tu reflejo, por nuestras sonrisas retratadas en el agua de la fuente y en los remansos cristalinos. Eres mi sueño, por tus detalles y ese estilo especial y tan tuyo, por tus riquezas interiores y tu belleza. Eres mi sueño por ser compañera y protagonista de nuestra historia, por dejar la actuación de personaje incierto y convertirte cada día en color de mi vida y promesa de un cielo esplendoroso. Eres mi sueño porque haces los guiones a un lado y te transformas en ti, en mí, en nosotros, auténtica y feliz. Eres mi sueño porque estás aquí y ahora, conmigo, con la idea de disfrutar una eternidad compartida. Eres mi sueño por ser mi realidad. Eres mi sueño porque no me agradaría que fueras proyecto inconcluso. Eres mi sueño porque así traes abrazos, juegos y risas a nuestra unión. Eres mi sueño porque cuando los días de la existencia tienen una alegría, un motivo, una ilusión, son de mayor dulzura y parecen más cercanos al alma y a Dios. Eres mi sueño porque un día y otro de mi infancia dorada, pregunté por ti, te percibí en mis noches de somnolencia y te supe sustraída de un cuento de hadas y princesas. Eres mi sueño porque un día apareciste en mi sendero, en una de las estaciones de nuestras existencias, como te presentí, igual a la niña con la que otrora jugué en salones palaciegos y en jardines edénicos, y te reconocí al descubrirme en tu mirada. Eres mi sueño porque te encontré en el perfume, la textura y la policromía de las flores, y en el azul tan profundo del cielo y del mar, en las burbujas de los manantiales, en las gotas de la lluvia, en las caricias del viento y en las tonalidades de las hojas. Eres mi sueño porque la realidad tiene algo de fantasía y las quimeras e ilusiones se vuelven reales cuando uno cree. Eres mi sueño, no por haber escapado de una morada infinita y permanecer refugiados en un terruño temporal, sino por caminar y volar juntos, tomados de la mano, libres y plenos, con el sí y el no de la vida, con sus claroscuros, hacia la ruta donde el agua es etérea y fluye incesante. Eres mi sueño porque así, como eres, pedí a Dios vivir la dulzura y profundidad de un abrazo sin final. Es cierto, eres mi sueño porque finalmente tú y yo entendemos lo que significa vivir con un estilo distinto y especial, más próximo al deleite y la excelsitud infinitos que a los rasguños de la superficialidad. Eres mi sueño porque sabemos los dos que un encuentro pasajero es sepultado en el olvido, y que un abrazo, otro y muchos más, envueltos en la dulzura y el silencio de quienes se aman y perciben las voces de sus almas y los rumores celestes, son las perlas de un collar que lleva a un paraje magistral, a la unión que inspira la luz y alumbra el universo con luceros de cautivante hermosura. Eres mi sueño.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

El perfume

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

Tú conservarás su esencia con el fiel recuerdo de nuestro amor. Cada vez que percibas su fragancia, sentirás mi presencia en ti, a tu lado, en todas partes, aunque entonces more en otro plano donde te esperaré. Cuando retornes a la morada, me reconocerás por la dulzura de un aroma que te parecerá familiar y que está en ti y en mí, en el amor que te hace yo y me convierte en un tú muy sublime…

Conservé las últimas gotas en el frasco. Era un perfume, el de mis días juveniles, delicioso y fino, con un tanto de la fragancia del cielo y otro con el perfume de la tierra, las flores y la lluvia. El envase de cristal ,con su etiqueta café y letras doradas, contenía la fórmula de un aroma que recordaba la belleza del rostro y la esencia del ser, la textura de la piel y el resplandor del alma, la temporalidad de un sueño llamado vida y el prodigio de la eternidad. El líquido dorado emulaba al sol cuando asoma entre las montañas, al amanecer, y alumbra el trigal, o al besar al océano, en el horizonte, al atardecer, antes de que en la pinacoteca celeste aparezcan las estrellas plateadas cual faroles de la noche. Era manantial y río etéreo. Lo apliqué en mi rostro durante las horas de primavera, con la alegría e ilusión de quien cada instante queda asombrado por los milagros de la vida. Al final, reservé las gotas postreras para un momento extraordinario de mi jornada existencial. Pienso que todos los instantes de mi estancia en el mundo han sido especiales, siempre rodeado de gente maravillosa en cada estación, y que es el motivo por el que no me he atrevido a aplicar las últimas gotas de perfume en mi piel. Sería injusto marcar el mejor instante de mi vida cuando todos, al lado de la gente que amo, han sido hermosos. Por lo mismo, he decidido, musa mía, legarte el frasco con las gotas postreras del perfume de mi existencia, para que lo conserves siempre contigo, igual que los tesoros de tu corazón, y sea la fragancia que te guíe hasta mí en el minuto prodigioso en que nos reunamos en el palacio donde el inicio es consumación y el final es principio. Las últimas gotas del frasco son para ti, te pertenecen, porque simbolizan la coronación de nuestra historia. Es el perfume de nuestro amor.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

Inolvidable para ti

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

Siempre entendí que se trataba de ella, la pequeña que presentí durante mi infancia dorada y sustraje de mis sueños, la niña consentida de Dios, la musa que inspira mis obras y que al amarla, al saberla real, provoca que la admire, que sienta asombro hasta de mi enamoramiento y que hoy viva la locura de un amor que me lleva a las estrellas, al polvo cósmico, a la luz eterna. Prometí amarla y ser inolvidable para ella. Si lo soy y un día, una tarde o una noche, ella o yo cruzamos el umbral, la frontera entre el mundo y la morada celeste, no dudo que en algún instante, si acaso existe el tiempo en el palacio de Dios, su alma y la mía se reconocerán de inmediato para unirse en un romance sin final…

Quiero ser inolvidable para ti, no por el perfil de mi rostro, sino por la brillantez de mis ojos cuando te miro, por la dulzura de mis palabras al hablarte, por la alegría de mi sonrisa al estar contigo, por el sabor de mis labios al besarte. Quiero ser inolvidable para ti, no por la ropa que porto ni por la loción que utilizo, sino por el aroma de mi piel, los abrazos de amor y consuelo que te doy y lo que mis manos hacen por ti cuando ríes o sufres. Quiero ser inolvidable para ti, por los caminos que recorremos, los puentes que cruzamos y los sitios que visitamos; pero también, no lo niego, por las huellas que dejamos, la ruta que trazamos, los capítulos que compartimos. Quiero ser inolvidable para ti, por las horas que robamos a las manecillas del reloj, por los días que hacemos nuestros y restamos a los almanaques, por los años en el mundo y las promesas de un amor más pleno en la eternidad. Quiero ser inolvidable para ti, no por las superficialidades que están de moda, sino por mi amor fiel, por esta locura que me provoca admirarte tanto y sentirte como un tú muy mío sin arrebatar tu identidad ni ensombrecer tu vuelo. Quiero ser inolvidable para ti, por mis poemas y detalles, por nuestros sueños y realidades, por las ilusiones que atrapamos en burbujas que solemos reventar, cuando jugamos, para tornarlas en vivencias. Quiero ser inolvidable para ti, por la oración de cada día, por el asombro de un amor extraordinario, por los actos cotidianos, por el sí y el no de la vida. Quiero ser inolvidable para ti, de tal manera que sientas emoción, alegría e ilusión cuando exprese suavemente en tu oído, mientras te entrego un poema y un bouquet de flores perfumadas y de dulce policromía: “me cautivas. Estoy enamorado de ti. No espero a alguien más porque mi alma te ha reconocido. Eres tú. Te amo fielmente”. Quiero ser inolvidable para ti, al grado de que sientas el cielo durante los días de tu existencia en este plano y las cosas del mundo, el universo y la creación se confabulen a nuestro favor, hasta abrir las compuertas de un cielo que inicia en nuestras almas y se proyecta al infinito cual ensueño interminable. Quiero ser inolvidable para ti, por la historia que protagonizamos y compartimos, por los sueños e ilusiones, por las vivencias, por nuestros juegos, por los momentos de silencio, por lo sencillo y complejo, por la risa y las lágrimas, por las luces y sombras, por el tesoro que prometimos entregar a Dios. Quiero ser inolvidable para ti, lo confieso, para que el día que retornemos a la morada de las almas, la tuya y la mía se reconozcan y permanezcan abrazadas y felices en el arrullo de la eternidad.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright