Los mismos nombres y rostros en la política mexicana

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

En la política mexicana, quienes se han aferrado a los intereses del poder y causado tanto daño al país, ostentan los mismos nombres, apellidos, linaje y rostros. Cínicamente saltan de un partido a otro, se definen independientes o maquillan sus expresiones y sonrisas, como si la falsedad, la apariencia y la simulación fueran factor de cambio. Tratan de confundir a las masas y que éstas, aturdidas, crean en sus engaños, en su proyecto de desmantelar a la nación y empeñarla. Quien causa daño una vez, no merece una segunda oportunidad. El asunto es que millones de mexicanos, con grados académicos o sin formación escolar, con riqueza o desprovistos de todo, deambulan entre una distracción y otra, y hasta parecen más interesados en los resultados de un marcador, en la belleza física de un cantante o de un actor, en las tramas de las telenovelas y en las ocurrencias de los bufones de la televisión. Una sociedad que tiene a la televisión como nodriza, está perdida y cree, aunque experimente lo contrario, que la realidad es una telenovela, el escenario de un bufón que habla estupideces y promueve modas o el estudio que marca las cámaras y los reflectores a la pepena de vidas ajenas. Un pueblo con tales rasgos, no está preparado para defender a su nación y exigir gobernantes honestos.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

9 comentarios en “Los mismos nombres y rostros en la política mexicana

  1. Es verdad lo que escribiste, Santiago, la mayor parte de los políticos son corruptos e incapaces de responder a las demandas sociales, pero la sociedad mexicana es mediocre y pasiva. Qué bueno que lo dijiste y me gustó mucho que incluyeras eso de que académicos y personas sin estudios y ricos y pobres porque luego esos que estudiaron y los que tienen dinero se sienten diferentes y son la misma porquería.

    Me gusta

  2. Santiago, precisamente en este momento creo que deberías escribir sobre que piensas después de las elecciones, porque mi percepción era errónea.

    Me gusta

  3. Antes de permanecer callados ante la tv y media, debemos reflexionar y criticar. No aceptar lo que se dice sin siquiera sentarnos a pensarlo. Que interesante artículo

    Me gusta

Responder a Aida Vivero Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s