Preocupación de una encomienda

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

Me preocupa que en un entorno cargado de abusos, apariencias, corrupción, delincuencia, deshonestidad, injusticias, mentiras, perversidad y simulaciones, niños, adolescentes y jóvenes deambulen en la intimidad de los equipos digitales, entre un destello y otro de internet -me refiero a las páginas nocivas y hasta los juegos que idiotizan-, o en las entrañas de la nodriza en que desde hace décadas se ha convertido la televisión, mientras sus padres, distraídos en encuentros y marcadores deportivos, chismes, telenovelas, memes, programas de bufones y reuniones de café, desatienden sus responsabilidades y creen que cumplen su encomienda con la aportación de dinero y bienes materiales, sencillamente porque tienen la idea de que merecen ser felices y aprovechar la brevedad de la existencia. En mis andanzas cotidianas, descubro con tristeza y mortificación a incontables mujeres entretenidas en los whats app de sus celulares, sonrientes, mientras ellos, sus hijos, les hablan y preguntan sin obtener atención ni respuesta, y hasta se muestran irascibles, en algunos casos, si los pequeños insisten en distraerlas; a los señores que no disimulan su júbilo al presenciar con alcohol y botanas un encuentro deportivo, al lado de sus amigos y compañeros, o mirar con lascivia a la joven que se encuentra a su lado, cuando ni siquiera conviven con sus familias ni conocen sus sentimientos e ideales; a los profesores mediocres que de alguna manera están más interesados, como tantos burócratas, en almorzar, planear sus días de descanso y cobrar, que en enseñar con los libros y el ejemplo; a los políticos y funcionarios que se enriquecen ilícitamente y desprecian a la población en vez de enfrentar los problemas que desmoronan a la nación y destruyen a las familias. Otros, ante las preocupaciones, el nerviosismo, las prisas, la ignorancia, el desinterés o las mortificaciones, ceden sus derechos maternos y paternos a la televisión, las páginas de internet y los juegos cibernéticos, hasta ser suplantados y consentir la formación de adefesios en sus hogares, en perjuicio de sus familias y de la humanidad, y si existe duda, hay que voltear aquí y allá, en todos los rincones del mundo, para comprobarlo. Me preocupa, en verdad, que un meme, el chiste de un payaso de televisión, un romance cibernético o un chisme tengan mayor atención, peso y valor, en innumerables casos, que la atención que merece un hijo.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

 

 

12 comentarios en “Preocupación de una encomienda

  1. También me entristece que pase eso. Cada día vemos más niños y jóvenes super metidos en esas tonterías y a sus padres y familiares igual.

    Me gusta

  2. Nosotros en casa optamos por reunirnos en familia o con los amigos con la condición de que todos apaguen sus celulares o los coloquen en una caja de cartón que tenemos para ese fin porque es horrible que ya no se puede convivir con tanta gente consultando lo que les escriben otros y chateando.

    Me gusta

  3. Me causa mucha satisfacción que hayas tocado ese tema, Santiago. Es importante crear conciencia en la gente sobre la clase de sociedad en que nos hemos convertido. Gracias, escritor admirable.

    Me gusta

  4. Con gran claridad dibuja una realidad lastimosa, Escritor. El uso de las tecnologías de la comunicación ha generado tal fenómeno en las masas, que resulta alarmante el comportamiento humano.

    Me gusta

  5. GRAN VERDAD SANTIAGO Y LO VEMOS EN NUESTRA FAMILIA QUE TIENEN PEQUEÑOS , LOS PADRES EN VEZ DE CONVIVIR CON LOS NIÑOS DE COMPARTIR SUS JUEGOS LES DAN UN CELULAR PARA QUE NO LOS MOLESTEN , YO ME PREGUNTO ESTARE MAL EL PONERME A JUGAR CON MIS PEQUEÑOS SOBRINOS A TODO TIPO DE JUEGOS QUE INCLUYAN CORRER, INVENTAR FIGURAS CON CARTON , CON PLASTILINA , PASEAR EN UN COLUMPIO Y SIMPLEMENTE , ESCONDIDILLAS , MIENTRAS LOS GRANDES NO DEJAN EL CELULAR NI PARA COMER, ES TRISTE VER COMO MIS PEQUEÑOS SOBRINOS PREFIEREN ESTAR CONMIGO QUE CON SUS PADRES , SIMPLEMENTE HAY QUE DARLES ATENCION O COMPARTIR SUS JUEGOS, QUE DIOS TE BENDIGA BESOS.

    Me gusta

Responder a Aida Vivero Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s