De frente

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

Me encanta mirarte hasta cuando no te encuentras a mi lado. Esta emoción da idea de la locura que experimento al estar contigo. Es una ilusión que no cesa, un encanto que se vuelve delirio, una admiración constante. Me sé tú. Te sabes yo. Nos sabemos nosotros

…Tal vez es la causa por la que al sentarnos, a la hora de beber café, es un deleite mirarnos de frente. Cuando te observo, reconozco en tu figura y en tu rostro un yo muy tuyo, algo de mí que quedó impregnado en tu esencia, en ti, en tus labios, en tu mirada, hasta que me percato de que conservo un tú demasiado mío en el alma, en mi piel. En ti hay algo de mí, un tanto de mi fragancia, mucho de nosotros. En mí, detecto trozos de ti, fragmentos de nuestros juegos y encuentros. Al abrazarte, al regalarte un guiño, al besarte, me siento yo con mucho de ti. Ahora entiendo el motivo por el que al descubrirte por primera vez, fue mi alma la que me habló con tu voz para avisarme “es ella, la niña de tus sueños e ilusiones, la musa que te inspira, el suspiro y la vida que anhelas, la dama que buscaste desde el principio, el amor de ayer, hoy y siempre porque la eternidad es un círculo sin inicio ni final. Háblale. No la pierdas”. Supe, entonces, que se trataba de tu voz que decía “soy yo, tu musa, tu amor, tu dama. Mi alma es la tuya. Tu alma es la mía”. Verdaderamente entendí que mi voz interior era la tuya y que en mí había bastante de ti, y por eso decidí hablarte con nuestro lenguaje de dos niños que alguna ocasión fueron tú y yo. Cuando me siento frente a ti, tengo la sensación de que me miro feliz y enamorado, quizá porque al ser tú, eres yo. Este es, probablemente, el misterio del amor cuando se transforma en estilo y delirio, en sueño y vida, en temporalidad e inmortalidad: eres yo, soy tú. He aprendido a definir el encanto de sentarme frente a ti para saberme tú y yo y así amarte más cada instante, con la alegría de la primera vez, cuando confesé lo mucho que me cautivas y el amor que me inspiras. Créeme que un día, sin darme cuenta, aprendí el deleite de sentarme frente a ti para disfrutar tu sonrisa y descubrirme en ti.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

11 comentarios en “De frente

  1. Escritor, temo que esta noche tendré hermosos sueños por tan sublime poema. Es una linda orquídea con aroma de amor. Un dulce suspiro con forma de beso, de cálido abrazo. Buenas noches.

    Me gusta

  2. Al leerte, mi señor poeta, sentí algo extraño en mi corazón, algo maravilloso que me movió los sentimientos, pues sentí como que el amor es algo que solamente los seres elegidos saben vivirlo y disfrutarlo.

    Me gusta

  3. Esperaba tu nueva publicación, tu poema es hermoso, es como un bálsamo al corazón. Gracias Santiago, para ir a descansar y suspirar. Bendiciones para ti.

    Me gusta

  4. Dulzura. Es lo que transmite tu relato.
    Los que tienen nuestro corazón, tienen más de nosotros que nosotros mismos.
    Qué locura, que los imanes de la vida nos reunan, y las almas por fin se peguen.
    Gracias Santiago por tus letras.
    Un placer encontrate.
    Abrazos,

    Cinthia

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s