Privilegio de un amor

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

Y si todos los días sentimos que es un privilegio amarnos, y si pensamos que tenemos la dicha de los abrazos que nos entregamos desde las profundidades y el silencio de nuestras almas, y si entendemos que se trata de un sentimiento que viene del interior y de un mundo prodigioso, sin duda siempre seremos tú y yo, los dos plasmados en el encanto de las gotas de lluvia, en los copos de un bosque nevado, en el azul turquesa del océano, en las cascadas, en las hojas de los árboles y en las estrellas

Hay quienes atan y condenan los días de sus existencias a la apariencia de un rostro, al color de unos ojos, a la forma de un cuerpo, a la talla de una estatura o a la posesión de una fortuna, quizá sin reflexionar que se trata de condiciones pasajeras, hasta convertir sus historias en una serie de notas discordantes, en páginas con enmiendas continuas, en trazos indescifrables, reflejos del desencanto de una atracción irracional, de la fascinación por las máscaras, del hechizo de un maquillaje endeble, de la seducción de una pasión fugaz, de la ambición desmedida por las cosas inanimadas. Muchos transforman sus vidas en hastío, tristeza y dolor por ser esclavos de apetitos irracionales y su ambición enfermiza. Cambian la alegría de sus existencias por un trozo de carne momentánea o por cosas pasajeras. No obstante, tú y yo, al enamorarnos desde aquella hora, sentimos que nuestras almas ya eran una por venir de un plano mágico, de un mundo prodigioso, como un sueño que es vida y una existencia que es ilusión. Tú y yo sabemos que alguna vez, en otro tiempo, jugamos al amor y a la vida sin final, y que hoy, al descubrirnos nuevamente en el mundo, nos sentimos llamados desde el interior, y más allá de atracciones físicas e intereses materiales, estamos motivados por la luz que surge de ti y de mí, por las palabras del cielo que llegan a nosotros convertidas en viento y susurro. Y sin renunciar a la belleza, al porte, al bienestar material, somos felices por saber que el amor que experimentamos viene de las profundidades del ser y, por lo mismo, de una fuente infinita. Es por ese motivo que no necesitamos apariencias para sentirnos enamorados y con alegría e ilusión. Lo nuestro, tú lo sabes, es la esencia de una fórmula que traemos desde el principio y que no tiene final. Es, diría yo, la unión de tu nombre y el mío al pronunciarlos Dios una mañana inolvidable. Es el amor que ilumina todos los rincones del universo y palpita en ti, en mí, en las plantas, en los ríos, en la lluvia, en las flores, en la nieve. No son formas ni cosas que deslumbran y un día se marchitan, ni atributos artificiales que intentan comprar la dicha, la paz y la inmortalidad. Son códigos y principios que hacen de este amor tan tuyo y mío el más dulce encanto, la historia sin final, el privilegio de un sentimiento que abre las puertas del alma y el cielo. Es cierto, no lo niego, somos tú y yo.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

10 comentarios en “Privilegio de un amor

  1. Santiago, es un honor leerte, y saber de este amor entre ustedes tan bonito tan puro y sencillo, pienso yo así es como todo mundo debería percibir el más dulce y puro de los sentimientos, sin condicionarlo a superficialidades, así como lo cuentas me hace suspirar continuamente y deja una sensación de gusto, saber que el amor puro sí existe, y es entre ustedes dos. Que hermoso tu pensar, tu texto, tu poema, lo más hermoso es el sentir de tu corazón ♥ felicidades

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s