A ti

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

Te llevo en mí. Me siento en ti

Al fundir mi alma con la suya, comprendí que a un gran amor no se le encadena ni se le es infiel porque quien utiliza contratos y grilletes, somete, se vuelve tirano y causa daño, mientras aquellos que engañan, son seres incompletos e infelices porque no se entregan con autenticidad y en cada romance fingido intentan encontrarse consigo. Al tomar sus manos y fijar mi mirada en la suya, la percibí con un tanto de mí y me sentí con mucho de ella, y no por la emoción de un momento pasajero, sino por la ilusión de un amor real, por el encanto de un sentimiento inextinguible, por la alegría de una unión inmortal. Al convidarme lo mucho de sí y darle lo más sublime de mí, nos convertimos en tú y yo, y sin renunciar a nuestras identidades, descubrimos que en el amor se es uno y es imposible, en consecuencia, engañar y causar daño. Al ser uno más otro, ella y yo, nosotros, renunciamos a actuar como números  e hicimos a un lado las máscaras superfluas. Es que quien encuentra regocijo en el prodigio de un amor, descubre al fin la luz y ya no muere en la confusión de un mundo que rinde culto a las apariencias, los apetitos y las cosas, y olvida los sentimientos más sublimes. Quien ama, posee la llave de la inmortalidad, la entrada a la luz sin final.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

7 comentarios en “A ti

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s