Desperté en octubre

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

Desperté en octubre, cuando por la ventana asomaban inciertas las hojas doradas y quebradizas que gradualmente el viento desprendía del follaje. Abrí los ojos después de un sueño mágico de primavera que se unió a la emoción del verano. Ya es otoño. La otra estación será la del invierno. Me parece tanto como cuando durante el atardecer se presienten, por su cercanía, los minutos de la noche y las horas de la madrugada. Inesperadamente, deslizan por los cristales las gotas de un verano agónico que rehúsa marcharse. Es otoño. El follaje cambia sus tonalidades. Al caminar, escucho los gemidos de las hojas secas  al quebrarse y miro los tallos ausentes de flores. El perfume es distinto. El aire parece anunciar la proximidad de otros días, los invernales. Presiento que vendrán otras primaveras, incontables veranos, con sus consecuentes otoños e inviernos. Miro en un lado y en otro los estanques cubiertos del agua que dejaron las lluvias veraniegas. Asomo y descubro asombrado mi rostro reflejado y atrás, en la profundidad, la inmensidad de un cielo que grita “vive” y ofrece, en consecuencia, los ciclos de las estaciones en el mundo y el deleite de un palpitar sin final en su esencia. Ya es otoño. El trinar de las aves y la policromía de las plantas y los árboles me parecen diferentes. El viento arranca las hojas del follaje y las dispersa en una alfombra amarilla, dorada, naranja y rojiza, tan endeble y pasajera, que recuerda la fugacidad del otoño y la inmediatez de la existencia. Desperté en octubre tras un sueño prodigioso de primavera y verano. Hay que experimentar los días otoñales y los que siguen, los del invierno, para posteriormente disfrutar los de primavera y verano. Por lo pronto, es otoño. Desperté en octubre.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

2 comentarios en “Desperté en octubre

  1. Saludandote, y expresando mi pensamiento al leerte, lo siento como cerrando ciclos , ciclos de vida que muchas veces los marcamos con las estaciones del año o los meses
    . En lo personal el cambio de hojas en los árboles con ese color amarillento y su textura quebradiza aunado al aire típico de esta época , me fascinan.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s