Al otro lado del muro

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

A ustedes, con amor y esperanza

Me duele la vida cuando volteo a mi lado, atrás, al frente, y no te encuentro más. Me lastima la mirada no descubrir tu alegría, igual que cuando uno pretende definir estrellas durante una noche de abundante nostalgia, y todo, en el firmamento, es nebuloso. Me pesan los días al saberme solo, al conformarme con el aliento de tu recuerdo, al reconocerme un grano más de arena en este desierto interminable. Me hiere encontrar fragmentos tuyos en lo que quedó de mi vida, entre los despojos de mi existencia, en mis propios escombros, mientras las horas caminan indiferentes. Me asfixia sentirme atrapado en una mazmorra que podría diluirse, como aparece una mañana soleada o se manifiesta un arcoíris después de una noche de tormenta, con sólo aceptar que toque a tu puerta y me alojes en ti para compartir el encanto de la vida y la promesa de una historia infinita. Me aflige observar las manecillas y el péndulo del reloj, displicentes en cada uno de sus movimientos, y que engañan, mienten al hacen creer que la vida es temporal y no hay otros días, idea que acentúa mi sufrimiento porque acostumbran colocar diques, abismos, y cortar puentes, para que uno desfallezca y se convenza de que la muerte existe a pesar de la luz que resplandece y los esfuerzos incansables. Cómo me mata ya tu ausencia, y más saber que andas aquí y allá, cerca de mí, oculta a mi mirada, porque ingratamente, a una hora y a otra, alguien colocó a mi imagen antifaces, máscaras, rostros que no me pertenecen y tapan, ante ti, la luz de quien soy en verdad. He protagonizado incontables batallas de las que siempre, no te miento, he resultado invicto, hasta construir una epopeya, una historia intensa, bella e inolvidable, únicamente con el tormento de encontrar una fortaleza en tu ser, cerrojos inviolables que alguien colocó en ti e impiden mi acceso, por más que intente conquistar tu ser y compartirte un amor fiel, puro e inagotable. Y aquí estoy, acostumbrado a vencer, con el anhelo de ser luz y no penumbra, sin resignarme a permanecer al otro lado del muro, ausente de ti. Hoy te entrego el poema de mi vida, una canasta con flores de perfume exquisito, textura fina e intensa policromía, con la intención de que definas en cada pétalo mi amor por ti, los colores y las fragancias de mi interior, un suspiro, una y otra promesa envueltas en burbujas de cristal, un sueño y muchos más, el anhelo de ser tú y yo en una historia sublime y prodigiosa, el milagro de percibir el cielo en nuestras almas y acercarlo a los trozos de vida en el mundo, el proyecto de tender puentes entre la temporalidad y el infinito que pulsa en nosotros. No importa que el tiempo sea un intruso que arrebata los sueños, porque sé que es una apariencia que pretende crear espejismos para ignorar la eternidad. No, no importa. Seguiré tocando a tu puerta con la esperanza de que abras y al mirarnos, logremos reconocernos. Si un día, al cabo de muchos años, asoma a tu ventana un anciano irreconocible, déjalo pasar porque indudablemente seré yo, insistente como siempre, sin resignarme a marchar sin un abrazo tuyo; pero si no vuelves a saber más de mí, acaso por viajar en un furgón a otra estación, siénteme en las caricias del viento, en los besos de la lluvia, en el abrigo del amanecer, en el resplandor de los luceros y en la blancura de la nieve, con la esperanza del reencuentro en una historia perdurable y excelsa.

Derechos reservados conforme a la ley 

9 comentarios en “Al otro lado del muro

  1. SANTIAGO NO CABE DUDA QUE UNO MISMO SE CREA MUROS Y EL TIEMPO LOS VA HACIENDO CADA VEZ MAS INFRANQUEABLES O ES LO QUE A UNO LE PARECE , HAY QUE DETENER NUESTRO ANDAR APRESURADO POR LA VIDA PARA PENSAR EN LA PERSONA QUE SE AMA , CORRER A ENCONTRARLA TOMARLA DE LA MANO PARA SIEMPRE Y VIVIR ASÍ LO QUE RESTE DE VIDA, YA LOS AÑOS DE PRISA PASARON YA HAY QUE TOMAR CALMA Y VIVIR CADA DÍA CON PAZ Y ARMONÍA JUNTO AL SER AMADO , YA ES TIEMPO DE ROMPER LOS MUROS, DEJAR LOS TEMORES ATRÁS . QUE DIOS TE BENDIGA Y CUIDE DE TI, TE DE LA FUERZA Y EL CORAJE DE REENCONTRARTE CON EL AMOR DE TU CORAZON , UN UNIVERSO DE BESOS.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s