La otra noche

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

La otra noche, mientras llovía, soñé que dormías y que en alguna parte de ti, me encontraba contigo y te abrazaba tanto, que girábamos hasta caer al pasto. Corríamos sonrientes tras las mariposas y los pájaros, nombrábamos cada árbol y hundíamos los pies en el río. Fue una noche nebulosa cuando dormido, te vi soñándome. Los dos soñamos, esa noche y otras más, para vivir la dulzura y el encanto de un amor, el deleite de la libertad, la sensación del viento que sopla desde parajes lejanos. Desprovistos de un mundo de antifaces y barrotes, éramos allá, como aquí, tú y yo, unas veces fundidos en estrellas y otras, en cambio, en flores y hojas. Sentimos, al caminar en ti y en mí, la alegría e ilusión de pisar un trozo de suelo nuestro, un terreno más cercano a la hora sin final, a la morada donde la luz disipa las sombras. Te regalé un tulipán blanco con la promesa de mi amor y la súplica de que lo conservaras para comprobar, al abrir los ojos y saltar por tu balcón, que en verdad el sueño es vida y que la existencia se prolonga hasta el suspiro eterno. Al extinguirse la noche, descubrí en tu almohada, junto a ti, un tulipán blanco, y miré en la alfombra tus huellas y las mías, con el barro y la hojarasca que delataban nuestro paseo nocturno.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

7 comentarios en “La otra noche

  1. Sorprendes con tus publicaciones, escritor. Eres ese extraño personaje de buhardilla que de pronto aparece con sus publicaciones y otras seguramente, oculto y reflexivo, compones algo magistral. No te conozco y quizá jamás tendré el gusto de saludarte en persona, pero te digo que eres admirable y tienes todo mi respeto y atención. Te felicito, Santiago.

    Me gusta

  2. Bellísimo como todo lo que escribe, Santiago. Insisto en que usted es extraordinario en el arte de las palabras y por siempre provocará mi suspiro al leer sus poemas sublimes y amorosos.

    Me gusta

  3. Te saludo ante todo y este texto tuyo, me hace suspirar el corazón.
    Me deja un buen sabor de boca y también me dejs pensando, “qué pena que solo fuera un sueño”.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s