Incomparable

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

Lo escribí para ti

Acontece que uno, algún día, comprende que la vida es tan breve que, en el amor, apenas alcanzan las horas para protagonizar una historia bella, fiel e inolvidable, enriquecedora y plena en experiencias, y que no son los encuentros casuales ni las cosas artificiales lo que propician la felicidad, sino la autenticidad de la entrega y los detalles de cada momento. No son las manos con alhajas ni la apariencia de un cuerpo lo que garantiza, hasta el final, un amor sublime e imborrable. Generalmente, el amor necesita algo más que un rostro, un cuerpo, una fortuna material o un truco. Incluye el amor algo superior, la esencia, los valores, la atención, la presencia, el trato, la sonrisa, la constancia. Es por lo mismo que ante la caminata de los días y la consumación de la vida, uno elige a una mujer o a un hombre especial, según el caso, y no importa que los demás, afuera, piensen y digan que se trata de una persona anticuada, extraña e inadaptada, porque el verdadero tesoro reposa en el ser, en lo que alguien es capaz de dar y llevar a cabo, no en lo que consigue y acumula con ambición y egoísmo, ni en destellos fugaces y cubiertos de estulticia. Te miré distinta y entendí, a partir de entonces, que eres mujer y dama, ángel y musa, arcilla y esencia, y me enamoré de ti, te sentí y descubrí en mí. Elegí la belleza resplandeciente de tu interior que suele alumbrar tu mirada y hacerla preciosa, tus labios sonrientes y tus manos que saben dar. Admiro tus ojos, tu perfil, tu rostro, y más cuando te presentas como mujer y eres dama; aunque confieso que me encanta tu nombre de ángel y me cautiva tu alma. Me gustas por ser quien eres, y te amo cuando amanece y al anochecer, a toda hora, entre la fragancia de las flores al natural y tu perfume. Oigo los rumores que provienen de tu interior, de tu ser, e interpreto tu mensaje, contento porque al elegirte, opté por un amor en el mundo y en otro plano, donde el agua fluye etérea, el árbol es flor, la estrella alumbra y tú eres yo, como me siento con un tanto de ti.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

8 comentarios en “Incomparable

  1. En una sociedad donde los estereotipos pareciera son fundamentales como patrones de conducta, identificar a esa persona diferente, genuina, auténtica que, además, al descubrirla hace clic con nuestra personalidad y nos lleva al amor, me parece ser lo más grandioso que puede ocurrir en nuestra vida. Me encanta su publicación, Escritor. Es dulce, amoroso y delicado.

    Le gusta a 2 personas

Responder a santiagogaliciarojonserrallonga Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s