Unas manos y otras…

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

Me apena y entristece la mano que a cierta hora, al sentirse ensoberbecida, superior, acaudalada, sabia y privilegiada, juzga, condena, desprecia y señala con escarnio a los demás, y al otro día, antes de que la aurora disipe al ocaso, la estira para solicitar ayuda y ser rescatada de su fragilidad. Un día, esa mano se siente todopoderosa, y al siguiente el dolor es tan fuerte que la hunde y aniquila. Prefiero la mano amorosa y caritativa, la mano que estrecha otra, la mano dispuesta a sumar y multiplicar para bien suyo y de los demás, la mano que aporta y construye. No me agradan las manos superficiales ni traidoras. Me gustan las que uno, al estrechar, siente en el alma.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

 

7 comentarios en “Unas manos y otras…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s