Mi telescopio

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

Estas noches heladas y nebulosas de invierno, atrapado en mi destierro voluntario, suelo acudir a los expedientes de mi memoria y abrir las compuertas de las remembranzas, hasta que aparecen, intactas, las imágenes y siluetas de mi infancia azul y dorada, cuando todo, en mi mundo, era dulzura, ensueño y fantasía, en un hogar donde la amabilidad, los valores y el amor prevalecían ante todo y eran inculcados por mi padre y mi madre.

Tendría entre 9 y 10 años de edad cuando, atraído por la maravilla del universo, expresé en casa mi deseo de poseer un telescopio con la intención de observar las estrellas y la luna, de la cual, por cierto, pensaba que existía vida en su interior. Era un niño, un soñador, un pequeño artista y lector que buscaba respuesta a todo cuanto me rodeaba e inquietaba.

Imaginaba, entonces, que podría hacer un paréntesis diario con el objetivo de mirar y estudiar el universo. Intuía que un día, con suerte, podría descubrir alguna clave en el espacio, determinado código, y así mi mente infantil me transportaba a historias insospechadas.

En esas horas de mi niñez, también me encantaban la Paleontología y la Arqueología, y desde luego explorar cerros, barrancas, cuevas, bosques y parajes selváticos. Sospechaba que un telescopio resultaría útil para complementar las actividades que me apasionaban.

Obviamente, hoy lo confieso, me interesaba más mi mundo que la escuela. Me cautivaba más excursionar, desentrañar misterios y explorar, que jugar en el colegio a la hora del recreo o participar en actividades escolares.

Mi padre y mi madre hablaron conmigo acerca del telescopio y establecieron el compromiso de regalármelo en determinada fecha, a cambio, precisamente, de que dedicara mayor atención al colegio y participara en las tareas de casa, y así lo hice; sin embargo, mi abuela paterna se adelantó y un fin de semana, al visitarla, me entregó una caja envuelta en papel y con un moño. Cómo no recordar el amor que me tenía mi “abuelita Clarita”. Era su consentido. Retiré la envoltura y descubrí, profundamente emocionado, la caja con el telescopio.

Innumerables noches asomé por la ventana de la casa y miré el cielo. Observé el espacio, pero también las montañas, los lagos, las ruinas arqueológicas, los bosques, la vida. El telescopio se convirtió en mi fiel acompañante y me enseñó más, en términos reales, que los gritos y castigos injustos de la maestra.

Nunca lo llevé al colegio. Cargarlo en la mochila, hubiera significado su destrucción. Mis compañeros me molestaban demasiado por el hecho de comportarme diferente a ellos y tener otras costumbres e ideas.

Recuerdo que después de utilizarlo, lo guardaba en la caja de cartón que acomodaba sobre los libros que tanto me gustaban. Mi vida inquieta propició, cierta vez, que me separara de mi telescopio, igual que uno, en determinada estación, despide a un amor inolvidable e intenso o a alguien muy querido que asoma con nostalgia por la ventanilla del tren.

Estas noches silenciosas, cuando miro la imponente pinacoteca celeste, recuerdo el telescopio de mi infancia con cariño y nostalgia, como quien de repente voltea a un lado y a otro, atrás y al frente, en busca de alguien muy añorado.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright 

Un comentario en “Mi telescopio

  1. Es un gusto saber que en tu niñez fuiste tan querido, y a la vez tan especial, desde entonces tú admiración al cielo , las estrellas y la luna , entiendo cuando uno voltea hacia todos lados , cómo queriendo encontrar o ser sorprendido por alguien querido e inolvidable, me gustó mucho tu relato, un abrazo fuerte.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s