No es la vida…

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

Con esperanza, a quienes tienen miedo, a los que se inclinan ante las apariencias, a aquellos que no se atreven a ser felices, a los que juzgan y culpan a la vida de su suerte, a todos los que han perdido el sentido…

No es la vida causante de mis tristezas; soy yo quien eligió, por error, los tintes melancólicos y sombríos. No es la vida quien solicitó que escogiera y transitara por uno u otro camino porque he sido responsable de seguir la ruta que creí adecuada. No culpo a la vida de mis fracasos; simplemente, no luché con energía, valor y fe, o me equivoqué. No es la vida quien de pronto me instaló en una pocilga o en un paisaje cubierto de hojarasca; yo, a través de mis sentimientos, actos, reflexiones, ideas, costumbres y palabras me he condenado a permanecer atado a mis temores, hábitos, mediocridad, caprichos, necedades y apetitos. La vida no me retiró los privilegios; fui yo al no darle sentido, al carecer de proyecto, al pensar que siempre la tendría conmigo, al optar por la muerte. La vida no es responsable de mi felicidad o desdicha; es uno, después de todo, quien se aproxima a los estados de ánimo. La vida y el tiempo permanecen ajenos e indiferentes a lo que uno lleva a cabo en el mundo; definitivamente, lo que importa, en ese caso, es cómo se aprovechan ambos y la dirección que se les da. La vida no complicó mi existencia; yo lo provoqué con mi soberbia, necedad, ambición desmedida, indiferencia, egoísmo, estulticia, apetitos, mentiras e ignorancia. La vida no provoca dolor, angustia, enojo, enfermedad, miedo, tristeza e inseguridad; es uno quien experimenta tales sensaciones al vaciarse de sentimientos nobles, al perder el rumbo hacia un destino grandioso, al preferir la oscuridad y evitar la luz. Más allá de mi condición humana, de la memoria que ya traigo de mí y de las condiciones externas, la vida enseña y cura, no traiciona ni hiere. La vida ofrece un sí y un no, una aurora y un ocaso. Hay que entender su mensaje y experimentar cada momento y etapa con sabiduría. La vida no es adversaria ni mala; es aliada y muy buena. La vida regala oportunidades. La vida reserva claroscuros. La vida, en sus diferentes expresiones, late en mí, en ti, en nosotros, en ellos, en ustedes, en todos. La vida no concluye; aunque a veces así parezca por el viaje y el paso de una estación a otra. La vida es bella y esplendorosa. Sonríe si uno le muestra la luminosidad de su interior. La vida está aquí, es ahora. Si la disfrutas, entiendes y experimentas hoy, mañana tendrás el privilegio de disfrutarla siempre. Vive. No mueras por tu causa. La vida está presente.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

3 comentarios en “No es la vida…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s