Me regaló un libro

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

Me regaló un libro tras una conversación agradable, cordial e interesante. Después de tanto tiempo de no reunirnos, abrimos un paréntesis dentro de nuestras actividades cotidianas y platicamos como dos buenos amigos. Al entrar a su establecimiento, percibí aromas y miré formas y tonalidades gratas a los sentidos.

El escenario no podía ser mejor. Olía a galletas, pan y repostería. El hombre, Oliverio Cruz Gutiérrez, es profesor y dueño de una de las mejores panaderías de la ciudad donde vive -Los Olivos, si hay que ser precisos con el nombre del negocio-; además, siente orgullo del oficio que heredó de sus padres y sus abuelos, quienes antaño, en su pueblo natal, eran reconocidos por la gente que se deleitaba con las piezas que elaboraban en su horno rústico.

Platicamos con la alegría y emoción de la primera vez, cuando lo conocí y ejercía mi profesión periodística con los líderes de la iniciativa privada. Lo miré atender a sus clientes, dar instrucciones a sus empleados y sonreír con la sencillez que le caracteriza y es propia de quien se encuentra en paz consigo, con los demás y con la vida.

Don Oliverio, como le llaman sus clientes y la gente que lo estima, es un hombre de detalles. Alguna vez, en la presentación de uno de mis libros, llegó igual que todos los invitados, y tras saludarme afablemente y felicitarme, colocó algunos envases con galletas para convidar al público.

Este hombre, quien hace años tomó la decisión de renunciar a sus dos plazas de profesor con el objetivo de incursionar en la actividad que es propia de su familia -la panadería-, es ejemplo de los seres humanos que sueñan y hacen realidad sus proyectos e ilusiones por medio del trabajo, la constancia, el sacrificio y la dedicación.

Su empresa es exitosa, pero cuando inició su negocio en un local pequeño, su esposa lo acompañó a cierto lugar, en la ciudad, con el propósito de comprar una mesa bastante modesta, donde colocó, inicialmente, las piezas de pan que elaboraba. De una mesa humilde transitó a una gran empresa, y hoy, este hombre tan querido por la gente que lo conoce, tiene un nombre que aparece en la lista de los seres humanos que enfrentan problemas y retos, y conquistan la cumbre, y lo mejor de todo es que no perdió su sentido humano.

Antes de despedirnos, Oliverio Cruz Gutiérrez tuvo la gentileza de obsequiarme el libro “Mis memorias”, escrito por su tío materno, un religioso llamado Efraín Gutiérrez Martínez. Lo leeré y posteriormente lo reseñaré en este espacio, no sin antes concluir con un párrafo que descubrí en la obra y me encantó: “¡Qué vida más interesante que tuve, como desearía haberme dado cuenta antes!”

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright 

4 comentarios en “Me regaló un libro

  1. Santiago… eres tan especial en tu forma de percibir la vida, en tu estilo de escribir, en la belleza que irradias… que cualquier mujer desearía amarte y tenerte a su lado siempre para escucharte y atestiguar tus pasos de artista.

    Le gusta a 2 personas

  2. Buen ejemplo el de D. Oliveiro el que nos traes hoy, querido Santiago.
    Es un gran ejemplo de persona honesta consigo, el renunciar a una carrera por dedicarse a un oficio que consideraba realmente lo suyo.
    El ser consecuente con los principios y con la conciencia de uno mismo es el mejor ejemplo de vida.
    Como siempre fascinantes tus artículos mi querido amigo.
    Ya nos dirás qué te pareció el libro con el que te obsequió ese gran hombre.
    Recibe mi abrazo y como siempre mi gran admiracióna tu obra.

    Le gusta a 3 personas

    • Yvonne, comparto contigo el perfil de don Oliverio. Es un hombre muy estimado entre el gremio de los panaderos y empresarios en general. Anualmente, organiza un festival del pan, al que acuden miles de personas a deleitarse con las diferentes clases de pan. Es un hombre activo que siempre da de sí. Y con gusto compartiré el contenido del libro en cuanto termine su lectura. La cita del final del texto que publiqué aparece en ese libro y m encantó. Abrazos y saludos con la admiración de siempre, Yvonne.

      Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s