Artistas, ¿dónde estamos?

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

Artistas, ¿dónde estamos? ¿Por qué enmudecemos? ¿A qué hora sucumbimos? ¿Dónde escondimos nuestro arte? ¿En qué momento lo cambiamos, deformamos y pervertimos a cambio de dinero y reconocimiento público? ¿En qué parte quedaron nuestras letras, pinturas, esculturas y música? Siempre hemos colgado luceros en el cielo para alumbrar el mundo. ¿Por qué no hacerlo ahora que la humanidad lo necesita? Volvamos a escribir las palabras, los relatos, las historias y los poemas que encantan a los seres humanos y los acompañan en sus sueños y en la vida. Desterremos lo burdo. Pintemos de nuevo el mundo con nuestros colores. Saturemos de tonalidades y sonidos bellos y sublimes a las sociedades. Construyamos puentes y senderos más amigables y humanos, rodeados de riachuelos mágicos, arcoíris y flores. Deslicemos los pinceles y dejemos colores armoniosos en los rostros, y devolvamos las sonrisas, el amor, los sentimientos buenos. Esculpamos la belleza que se deletrea, mira y escucha en los sentimientos y las ideas nobles. En cada instrumento -violín, flauta, violonchelo, guitarra, acordeón, clarinete, piano- dejemos notas inspiradoras, música que conmueva los sentidos y devuelva la dicha, las ilusiones y la esperanza a incontables hombres y mujeres que hoy, ante el terror de una guerra mundial disfrazada de pandemia del coronavirus, intenta arrebatarles su presente y su mañana, su salud y su vida, sus sueños y sus fantasías. El mundo, en parte enfermo, refugiado y atemorizado, o ignorado por sus gobiernos y las élites poderosas, sufre lo indecible. No permitamos que el mal, las enfermedades, el miedo y la tristeza destruyan la arcilla e intenten que la esencia no se recuerde. Volvamos a contar historias, a leer poemas, a pintar los escenarios de tonalidades prodigiosas, a cantar y a acariciar los instrumentos musicales para que emitan notas de alegría y esperanza. Volvamos a nuestro quehacer, artistas. Acompañemos a la gente que con dolor y tristeza enmudece y se mira con desconcierto ante las noticias, la deshumanización, el pánico, la enfermedad, las fechorías, la brutalidad y el luto. Aparezcamos de nuevo no con aliento ni figura grosera e indigna de soberbia; seamos creadores y guardianes de los sueños, las ilusiones, la esperanza, el amor, los sentimientos nobles y la vida. Escribamos, pintemos, esculpamos, cantemos y hagamos música con la idea de enaltecer la dignidad humana, descubrir la nobleza de los sentimientos e iluminar el alma, no con la intención perversa de denigrar, aplastar, arrebatar, violar y confundir. Escribamos, pintemos, esculpamos y toquemos la música del amor y la vida, de la alegría y los sueños. Es momento de probarnos y dar lo mejor de nosotros, aunque a veces, en la soledad de nuestras  buhardillas, sintamos el peso del sufrimiento colectivo. Prendamos la luz y colguemos estrellas. ¿Dónde estamos, artistas?

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

2 comentarios en “Artistas, ¿dónde estamos?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s