Lección # 1 de Coronavirus

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

El ser humano forma parte de la naturaleza y del mundo; sin embargo, su permanencia no es esencial. Si se extingue la raza humana, el planeta continuará su ruta indiferente porque una especie tan detractora no es grata ni sana, y menos se le extraña cuando desaparece del escenario. Ni siquiera los buitres, hienas y zopilotes, a los que con desdén la gente denomina animales de carroña, son capaces de causar tanto daño. Hasta las plantas y los árboles desprenden las flores y los frutos pútridos. Nadie extrañará a los hombres y mujeres que hoy, desnudos ante la guerra endémica del Coronavirus, permanecemos refugiados y atemorizados entre paredes y cosas, tan empequeñecidos e insignificantes como a quienes pisoteamos y destruimos aquellos años, cuando soberbios creímos que éramos eje del universo. En consecuencia, es hora de olvidar apariencias, apetitos y superficialidades con la idea de reflexionar y transformarnos en seres humanos sensibles, dignos, inteligentes, justos e íntegros, o confinarnos en el muladar que hemos creado y perecer irremediablemente.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s