Mesa incompleta

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

La mesa se rompió. Está incompleta. No es la misma de hace días. Luce descompuesta e irreconocible. Sobran asientos y platillos; faltan risas, conversaciones y rostros. Hay ausencias que duelen y se sienten en lo más profundo del ser.  Es algo que lastima. Son presencias que se añoran y se repiten cada instante en las esquinas y los rincones de los sentimientos y la memoria. Las sillas evocan otras horas, instantes tan lejanos y próximos a la vez. Son recuerdos de minutos apenas consumidos ayer y que intentan, en medio de faltas y desolaciones, cubrir huecos, trazar siluetas, dibujar rasgos de seres con nombres y apellidos que ya no regresaron. Quizá un amanecer o tal vez un anochecer -todo es tan impreciso-, despertamos o dormimos con la noticia de que alguien pretende modificar cruelmente la vida humana, oculto cobardemente entre el ropaje del coronavirus -Covid-19-, y lo creímos porque la enfermedad, sin ser pandemia como aseguran, es real y aniquila con la complicidad de actores de todas las disciplinas: gobernantes, científicos, laboratorios y medios masivos de comunicación a nivel internacional, entre otros. El ambiente se encuentra enrarecido. Flotan medias verdades y medias mentiras que se mezclan con contagios, temores, quebrantos y dolor. Atrapados en el naufragio desconsolador de un aislamiento dirigido, forzoso o sugerido, entre grupos humanos interesados en el bien y hordas primarias, el telón se ha levantado con el objetivo de presentar un espectáculo mundial de miedo, corrupción, muerte, conductas excesivas y lastimosas, discursos enloquecedores, debilitamiento mental y físico, saciedad, distractores, noticias contradictorias, montajes, antagonismos y divisiones en las familias y las instituciones de la sociedad, rumores y promesas incumplidas, en un afán despiadado de asesinar al mayor número posible de personas, apoderarse del planeta con todas sus riquezas y manipular y ejercer control absoluto en todos los pueblos. Es así como al deambular entre destellos y sombras, mucha gente se retiró del camino. Innumerables hombres y mujeres ya no retornaron a sus sitios en la mesa por perecer temprana e irremediablemente, por sentir la atrocidad y cargar el peso de la época o simplemente por no coincidir con los otros comensales. La mesa está incompleta. Falta gente. No se distinguen las múltiples caras de niños, adolescentes, jóvenes, adultos y ancianos. No llegaron. Unos quedaron atrás, atrapados en las espinas de la muerte, en la caducidad de la existencia, y otros, en cambio, prefirieron no presentarse más. El banquete de la vida continúa con sus sazones, a pesar de las luces y sombras. Al menos hoy es notoria la cantidad de espacios vacíos. Lloramos las faltas anticipadas de aquellos que ocuparon paréntesis dentro de nuestras existencias, con todo y nada de lo que fueron y significaron, y lamentamos que otros, con vida, hayan elegido no regresar por ser piezas discordantes de la maquinaria de la coexistencia. Cómo hieren y matan las ausencias. Hay exceso de sillas vacías. La mesa, insisto, no es la misma. Se palpan huecos y se perciben ausencias.

Derechos reservados conforme a la ley/Copyright

16 comentarios en “Mesa incompleta

  1. Mi querido amigo, seguimos sumidos en una profunda tristeza.
    Esas miles de mesas ya estarán incompletas para siempre.
    Por lo que veo, en donde tú vives también os engañan, os manipulan y la libertad de información está siendo coartada, aquí cada día es más descarado y sin ningún pudor.
    Esta situación, efectivamente está distanciando a grupos de amigos y a familias, unos siguen con su fe ciega al gobierno que no lo ha hecho nada bien y los que lo destapan están en discrepancia con los otros y así todo va mal.
    No creo que esto vuelva nunca ya a la “normalidad” de la que antes se gozaba, pero por lo que se ve en España, no hay miras de que se vaya a arreglar nada.
    Te pido disculpas por no estar tan pendiente del blog Santiago, últimamente mi ánimo anda un poco por los suelos y no tengo muchas ganas de nada.
    Recibe mi abrazo mi querido amigo artista. 🌹

    Le gusta a 4 personas

    • Yvonne, mi querida amiga poeta, entiendo cómo te sientes. Comprendo tu dolor y tristeza. Esa élite poderosa es cruel e inhumana. Están logrando sus planes. Tenemos que reconstruirnos y cerrarles las puertas. Aquí, en este país donde la corrupción, miseria e ignorancia son tan fuertes, muere mucha gente y registran las defunciones por coronavirus, aunque las causas sean otras. Es algo pervertido. Es una locura. Tenemos que reaccionar, mi querida Yvonne.

      Le gusta a 2 personas

      • No sé cómo se va a arreglar esto Santiago, en España es realmente preocupante la situación, nos llevan a una situación muy, muy difícil.
        Y aunque la gente está empezando ya a revolverse en las calles, a ellos no les importa, van a dejar el país devastado y a millones de personas sin trabajo, pero no les importa nada.
        No sé qué solución habrá.
        Mi querido amigo, siento mucho transmitirte estas noticias, pero la desilusión y el desánimo me impiden crear y escribir, no me surgen poemas, aunque tengo cosas escritas y preparadas para subir al blog, pero no tengo ganas de hacer nada.
        Por eso yo te admiro, pues entre el caos, te mantienes fuerte y sacas tu fuerza y tus ganas.
        Eres todo un maestro.
        Un abrazo querido amigo.

        Le gusta a 3 personas

      • Mi querida amiga Yvonne, me he enterado de lo que acontece en España. Aquí, en México, las autoridades han demostrado corrupción, mentira, abusos, ignorancia, ingobernabilidad, falta de un verdadero plan sanitario, desorden económico y social e ineptitud. Esto es una inmundicia. Por eso trato de obtener ánimo y transmitirlo a la gente e invitar a todos a sumar con la idea de fortalecernos como familias, instituciones y sociedad. Recibe un abrazo muy sincero, amiga mía.

        Le gusta a 3 personas

  2. Si es muy triste todo lo que estamos viviendo. Sabemos que siempre ha existido lo bueno y lo malo en este universo. Pero lo bueno que haya personas como tu, de sentimientos muy hermosos y que todo esto nos beneficiara a todos los que nos unamos en la bondad. Y yo orare para que triunfe nuestro amor a todas estas adversidades que se pudieran presentar en el futuro. Bendiciones para ti.

    Le gusta a 3 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s