Y llegó junio

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

Y llegó junio, irreconocible, con añoranzas rotas e historias transformadas en ayer, seguramente guardadas en su mochila de viajero. Llegó junio con exactitud, puntual y de frente a su cita con el año 2020. Y llegó junio, tomado de las manos de enero, febrero, marzo, abril y mayo, en uno de sus extremos, y, en el otro lado, sujeto a julio, agosto, septiembre, octubre, noviembre y diciembre, todos en círculo, girando incansables, asomados en el espejo de la vida y los ciclos. Llegó junio, completo, con 30 días. Y llegó junio con la expectativa de nuevos amaneceres y los colores que uno aplica al lienzo cuando presiente cercanas las ilusiones y la esperanza, tras el naufragio y el encierro. Llegó junio con el recuento de primaveras, veranos, otoños e inviernos añejos, consumidos aquí y allá, en cada rincón del mundo, y el eco de otra gente que ya no regresó. Y llegó junio, indiferente, solitario e invertebrado, igual que el viajero que en la estación aguarda impaciente el furgón del ferrocarril en el que ha de partir, con flores de la mañana, alegrías mutiladas y suspiros apagados. Llegó junio con todo, con lo bueno y lo malo de la vida, con la risa y el llanto, con alegrías y tristezas. Y llegó junio con el aliento de horas trasnochadas, diluidas en las casas pletóricas de rostros mayúsculos y minúsculos, en las escuelas desoladas, en los proyectos existenciales inconclusos. Llegó junio con diferentes miradas y semblantes, de pronto caluroso e inesperadamente envuelto en lluvia, o con frío y a veces con ráfagas de viento, como si arrastrara consigo el recuento de otros días e invitara a vivir porque los instantes de la existencia se marchan entre un suspiro y otro. Y llegó junio, silencioso, acostumbrado, como los otros meses, al desapego y la neutralidad de los períodos, acaso porque el tiempo mundano le prohíbe expresar directamente su lenguaje, quizá por ser pacto el aprendizaje de la humanidad por medio de los signos que se le presentan, tal vez por tener las cosas un simbolismo y cada momento pasajero representar una oportunidad de vivir o morir. Llegó junio, completo, con el equipaje que una mañana, una tarde, una noche o una madrugada, al concluir su tarea, llevará consigo. Y llegó junio sin tocar a las puertas. Llegó junio, como siempre, para que cada mujer y hombre, en el mundo, escriba y protagonice la historia de su existencia y haga de su biografía una obra sinfónica magistral o una serie de notas discordantes. Llegó junio, es verdad, con la idea de que cada persona experimente el viaje y disfrute o sufra durante la travesía. Y llegó junio para la humanidad, con las páginas abiertas y en blanco, con la idea de que cada uno asiente los argumentos, las anécdotas y los datos de su existencia, y plasme dibujos de sonrisas, amor, sentimientos nobles, alegría y huellas indelebles, dignas de una historia bella, luminosa, extraordinaria e inolvidable, o, al contrario, presa de apetitos, egoísmo, superficialidad, estulticia y maldad. Llegó junio a ocupar la vacante que dejó mayo, con la certeza de que julio lo reemplazará. Y llegó junio, simplemente, con la intención de que, a pesar de las circunstancias del mundo, naturales y sintéticas, la vida y la muerte coexistan, al grado de que mujeres y hombres evolucionen, crezcan, se prueben a sí mismos, se midan y se conviertan en luz o en sombra. Llegó junio con un maquillaje para cada uno de los sus 30 días de estancia en el planeta. Y llegó junio.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

7 comentarios en “Y llegó junio

  1. No sé si se puede expresar mejor esta angustia latente que nos hace recibir a junio con recelo…y a los que vendrán después. Me pareció muy afinada esa manera de expresar la incertidumbre y la ansiedad. aunque si le sirve de consuelo, lo que he hablado con virólogos implicados en el tema lleva a pensar que el virus no es estacional, más bien de laboratorio porque sus mutaciones lo debilitan y creen que desaparecerá. Con toda la prudencia de cuantas cosas contradictorias hemos ido escuchando desde febrero…

    Le gusta a 2 personas

    • Valioso tu comentario, Ana. Lo agradezco mucho. Efectivamente, el virus fue alterado en diversos laboratorios y cultivado en regiones estratégicas para su inmediata propagación por el mundo. El asunto es que alguien con mucho poder intenta diezmar a la humanidad, causar descalabros financieron a nivel global y apoderarse de todo. Y no se trata de un solo país. Es una guerra entre poderosos y con saña contra los seres humanos. La verdadera pandemia se compone de miedo, debilitamiento, confusión, odio racial, rumores, tristeza, preocupación, dolor, monotonía, noticias tendenciosas, distractores, etc. Muchos gobiernos son mercenarios, junto con gran cantidad de medios de comunicación e instituciones privadas y públicas. Debemos despertar y reaccionar con inteligencia. No permitamos que fracturen, dividan y enfrenten a las familias y a la sociedad.

      Le gusta a 2 personas

      • Pues sí, pero ardua tarea cuando el enemigo no es totalmente identificable….aunuqe conozco la reunión que se hizo paralela al Foro de Davos donde se cree que se barajó la hipotesis de las consecuencias de esparcir un virus de laboratorio…y creo que dos meses después, parece ser que se escapó del laboratorio de Wu-han, según unas informaciones y otras que el paciente cero estaba en Miami, pero había visitado la zona días antes….en fin, nos manejan como quieren…..

        Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s