Un amor que espera en el muelle

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

Nuestros encuentros, un día, otro y tantos más, no fueron simples circunstancias ni saludos casuales. Ahora sé que se trata de la coincidencia de Dios y de la fundición de un amor y un poema a cierta hora, cada instante, como parte de un estilo de vida y un destino prodigioso. Es cierto, un amor que trae su fórmula y es esencia y barro, cielo y mundo, vida y sueño, mujer y hombre, tú y yo. Aquellos paseos encantadores, tu sonrisa y la mía, nuestros juegos, las flores que colocaba en tu almohada y los momentos que transcurrieron en casa o en algún sitio especial, hasta cuando mirábamos nuestros reflejos en los cristales de los aparadores, no forman parte de historias rotas y náufragas en la desmemoria; al contrario, integran un álbum, un compendio, una obra, un proyecto, una locura tan feliz como el sentimiento de las burbujas que surgen de los manantiales y las flores al regresar a la vida. Estos meses de nuestras existencias, cada uno en el aislamiento, lejos uno de otro, son barrotes de una celda impuesta ante las sombras de un no sé qué o vestíbulo, quizá, del palacio que espera el retorno de ambos. Se trata, parece, de horas, días, semanas y meses que prueban la consistencia de nuestro amor. Espero sentado en el muelle, callado y solitario, cerca de las piedras de nuestros amaneceres, entre la arena y los pliegues turquesa y jade del océano imperturbable. Aquí se encuentra, desolada, igual que los poemas que escribo y grabo en la playa, la roca donde permanecíamos sentados. Me encuentro aquí, entre silencios y rumores marítimos del viento, y hasta me parece escuchar tu voz y mirar tus travesuras de niña feliz y libre. Espero romper las cadenas, liberar nuestro amor condicionado por una locura humana, y recuperar las páginas en blanco de esta historia tan tuya y mía que escribiremos y protagonizaremos con lo más bello y sublime de nosotros. Te espero en el muelle con un poemario, una bolsa con queso, pan y vino, y una vida -lo que queda de nosotros tras la repetición de los meses de encierro-, una vida capaz de recuperar el tiempo, una vida dispuesta a entregarse al amor y a la felicidad, una vida de encanto, una vida que sea inolvidable, una vida que anticipe la entrada a un cielo interminable, mágico e insospechado. Aquí estoy, en nuestra roca, entre la arena y el mar, con la promesa de mi amor.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

6 comentarios en “Un amor que espera en el muelle

  1. En estos tiempos que se viven en el mundo nos llevan individualmente a la recopilación de nuestra vida , a rescatar lo mejor de nosotros mismos, a volver a armarnos como piezas de .rompecabezas y a aferrarnos de algo en nuestra vida para salir adelante con lo aprendido a una nueva vida y a vivir lo que resta hasta que Dios lo dictamine.
    Saludos caballero.. Hermoso tu sentir , tu pensar y tu forma de plasmarlo. Me encantó.

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s