Te extraño tanto…

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

Extraño tus ocurrencias, tus juegos, tu risa y hasta tus enojos. Añoro las horas que escaparon y se fueron no sé a dónde con nuestras alegrías, con lo que éramos hasta entonces, con las ilusiones que construíamos cada día. Me hace falta tu mirada, donde me reflejaba y me encontraba contigo aquellas mañanas y noches de nuestras vidas. No encuentro tus manos, tu boca, tu perfil. Los latidos de tu corazón y tu voz inolvidable no están a mi lado, a pesar de que a cierta hora me parezca escuchar los ecos de nuestra historia y perciba los fragmentos de tu presencia que se refugian en los escondites de mi memoria y se presentan cual sombras, igual que fantasmas y susurros que se repiten incansablemente, temerosos de ser sorprendidos y borrados porque hoy, con tristeza lo admito, la envidia, el odio  y la ambición desmedida se apoderan de todo y se empeñan en destruir lo bello. No sé si se trata de mi locura por ti o de esas demencias que de pronto aparecen y se manifiestan en la gente cuando descubre que falta un nombre en su lista, y el tuyo no se encuentra en la mía. Y es que, aunque existes, también eres ausencia. El concreto, los ladrillos, las varillas, los mosaicos, se han convertido, al paso de los meses, en barrotes que impiden, al menos, salir a nuestro encuentro, libres y plenos, como antes, para volar o navegar dichosos por las rutas de la existencia que trazábamos, seguíamos y probábamos. Hubo paseos mágicos, encuentros y desencuentros, dulzura y porciones amargas, sueños y realidades, desencantos e ilusiones, risas y llanto, y eso, nombre de ángel, es lo que extraño tanto, junto con tus rasgos, tu estatura, tus comentarios, tus pestañas y hasta tus regaños. Sé que las flores crecen sonrientes y esperan, como antaño, que alguien las recolecte y un poeta las acomode en un bouquet, en un ramo, para que yo, profundamente ilusionado, las deposite en tus manos y te entregue una carta, una hoja de papel con mi vida y un texto perfumado por esa alegría que da el enamoramiento. Necesito tu sonrisa, tus palabras, tus consejos y hasta tus instantes de enojo y seriedad. Entre rumores y silencios, busco en las ruinas de aquel ayer, acaso por saber que el mundo ya tiene otro aspecto, un disfraz irreconocible, porque alguien perverso lo enfermó para apoderarse de las voluntades humanas y sus riquezas materiales, o quizá por comprender que la estancia terrena es un paseo breve, una excursión que tiene cita con el destino y un día, inesperadamente, se apaga y desciende el telón, o tal vez por necesitar tu presencia física con el objetivo de proseguir escribiendo y protagonizando la historia que es tan nuestra y se prolongará al infinito. Estoy aquí, en espera del quebranto de las cadenas que nos mantienen aislados y lejos, para así ir a tu encuentro. Siento tu esencia en la mía, en la atmósfera, en el viento que penetra por el ventanal de mi buhardilla, en los árboles que balancean su follaje, en las floras que desprenden fragancias y regalan colores, en las gotas de lluvia que se transforman en perlas de cristal, en la profundidad del cielo azul que promete eliminar nuestro desconsuelo y abrir las puertas de su casa, recibirnos en sus salones palaciegos y en sus jardines edénicos, en ti y en mí que somos, como siempre, tú y yo.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

12 comentarios en “Te extraño tanto…

  1. Me conmueve profundamente la honestidad e intensidad de su confesión amorosa, Escritor. Percibo sale de su alma, de la esencia divina de su ser. De ese lugar interior donde no caben poses, ni adulaciones… de donde sólo las conciencias superiores se abren y permiten expresar sus sentires más genuinos, verdaderos.

    Ojalá y todos hiciésemos lo mismo… dar amor.

    Le gusta a 4 personas

  2. Podrán pasar los años, la pandemia y muchas cosas más , pero el amor genuino es lo mejor de la vida, teniendo cómo prueba el amor que Dios nos da cada día, una nueva oportunidad de comenzar.
    El amor , no hay nada igual .

    Le gusta a 3 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s