Entre rumores y silencios

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

Nacimos entre pausas y susurros, rumores y silencios, murmullos y sigilos. Somos, parece, resultado de letras mezcladas con descansos, rutas y paréntesis, o palabras de un lenguaje pronunciado una mañana o una noche cualquiera. si acaso existe el tiempo en otros planos, por el autor de la vida. Formamos parte, quizá, de un abecedario no recordado o de un código con números, letras y signos que proviene del universo, de cielos esplendorosos e infinitos, y dan vida. Tal vez venimos agotados, caminando de tierras inciertas, tan distantes como el inicio del primer día, y buscamos con ansiedad y melancolía el sendero para retornar al hogar. Acaso somos eco, fragmento, trozo de algo más grandioso y mágico. No creo que estemos condenados a ser pedazos de mujeres y hombres, y menos residuos, basura o ruinas. Si antes de llegar al mundo, transitamos por una corriente etérea, y al regresar a casa, identificamos la senda, significa que algo poseemos o somos, más allá de la arcilla, que realmente alumbra y no perece. Somos, en el mundo, esencia y barro, vida y muerte, luz y sombra, todo y nada, y algo hay en las voces de la lluvia, en las expresiones de la naturaleza, en el concierto del océano imperturbable, en los crujidos de la nieve al caminar sobre los copos, en el musitar del viento, en el balbuceo de las cascadas y los ríos, que intenta comunicar que si las apariencias y las máscaras carecen de porvenir, en el interior se encuentra la salvación del naufragio cuando la estancia terrena se dedica al bien, a la verdad, a la luz. No creo que seamos partes disgregadas, confinadas a un naufragio interminable, o encadenadas a los barrotes de una prisión, cuando sabemos, por experiencia, que sentimos lo bueno y lo malo, y al abrazar el tronco de un árbol y hundir los pies en la arena, en la intimidad de la tierra, advertimos el pulso de la vida y de un secreto inconfesable que invita a trascender. Desconozco si somos la poesía de Dios, pero tengo la certeza de que algo hay más allá del légamo que acoraza nuestros sentimientos, acciones, pensamientos e ideales, y eso, pienso, es lo que salva de la encalladura y da, en consecuencia, esperanza de una existencia dichosa, inolvidable y sin final.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright 

7 comentarios en “Entre rumores y silencios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s