De nombre y apellidos: Gasparini Fabiano, el niño que se enamoró de la cocina

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

Del menú que le ofreció la vida, eligió el de la gastronomía. Desde temprana edad, supo que los colores, las formas y los sabores, cuando se mezclan con alegría, creatividad, pasión y originalidad, se convierten en platillos deliciosos, en ensaladas exquisitas, en postres magistrales.

Le fascina la cocina, acaso por el encanto que le provoca la mezcla de condimentos y sabores, probablemente por recordar sazones familiares, quizá por tratarse de su arte y su vida, tal vez por todo. Como que ya lo traía en su memoria, en su forma de ser. La gastronomía lo ha acompañado día y noche, la mayor parte de su vida, y es parte de su historia.

Gasparini Fabiano es originario de un pueblo enclavado en la provincia italiana de Treviso, llamado Sala D´Istrana. Nació en las horas postreras de 1978, precisamente el 13 de diciembre -día de Santa Lucía-, en un hogar humilde, donde ellos, sus padres -Gasparini Emiliano y Baldan Lucilla-, tuvieron cinco hijos, “dos chicos y dos chicas, en el lapso de nueve años. Fui el tercer hijo y el segundo niño de la casa”.

Sabe, por experiencia, que cada alimento natural trae consigo el aroma y el sabor del  huerto, de la campiña, de la hortaliza, y es, en consecuencia, la suma de los canales de riego, de la lluvia, del sol, del viento y de todos los nutrientes de la tierra, igual que un poema se compone de las letras y los signos del abecedario sin que algo le falte o le sobre.

Y entre la magia de las bebidas y la comida, aparecen las fórmulas, los platos, las recetas, los sabores y las fragancias que llegan hasta los comensales, desde gente anónima hasta personajes célebres, y todos, en un idioma global, se deleitan en una mesa y en otra, a cierta hora, como si se tratara de un paréntesis agradable y tranquilo, un lapso de la vida para convivir y disfrutar.

Gasparini es un hombre amable, conversador y sincero, alejado de apariencias. Es él quien habla de frente al abrir los baúles de sus recuerdos, la historia de su vida: “sinceramente, no me agradaba asistir a la escuela ni estudiar, y así, a los 11 años de edad, de pronto sentí inclinación por la cocina al ayudar a mi madre a preparar una salsa de tomate casera. Corté las verduras y me enamoré de la cocina”.

Reconoce que algo especial y prodigioso aconteció aquel día de su vida, al cortar verduras y participar en la elaboración de la salsa de tomate  Rescata del naufragio aquel capítulo infantil y recalca que a la edad de 13 años, decidió cursar en una escuela de gastronomía, de manera que su primer platillo, que no se elaboraba ni comía en casa, consistió en Macarrones Amatriciana.

Sonriente y emocionado, como quien repasa los momentos inolvidables de su existencia y se sabe vencedor y exitoso, Gasparini relata: “mi padre, mi madre y mis hermanos, sentados a la mesa, probaron con alegría y sorpresa los Macarrones Amatriciana que preparé en el colegio, y les encantaron tanto que, motivado, seguí elaborando otras recetas. Obtuve la aprobación familiar y eso es importante para caminar con mayor seguridad por las rutas de la vida”.

Un minuto se enlazó al siguiente y el otro formó una y muchas más, hasta transformarse en días, “y yo, entre las prácticas escolares y el hogar, estudié y también aprendí de mis padres algo más que cocina”, revela el hombre, quien se siente orgulloso de una profesión que es su estilo de vida.

Nostálgico, confiesa que su infancia fue regular, “no bien, no mal. Al ser el tercer hijo y el segundo niño de la casa, vestía la ropa que utilizaba mi hermano mayor. Recuerdo que durante la temporada de fiestas, como Navidad y Reyes, mis padres obsequiaban un solo regalo para todos porque resultaba preciso ahorrar dinero”.

Uno imagina al pequeño Gasparini, en la aldea italiana, con la ropa de su hermano mayor y compartiendo los juguetes y las cosas en casa. Ante la falta de recursos económicos, todo se volvió de uso común entre él y sus hermanos.

Ya en la adolescencia, salía con su hermano, mayor que él 21 meses. Eso significa que Gasparini era el más pequeño del grupo de amigos y, en consecuencia, ingresaba a discotecas donde estaba prohibido el acceso  a menores de 18 edad. “Recién cumplidos 13 años de edad, bebí cerveza por primera vez. A los 15 años de edad, fumé mi primer cigarrillo…”

Entre aquellas carencias, sus estudios y sus correrías juveniles, Gasparini deseaba materializar su sueño de fundar un restaurante antes de cumplir 30 años de edad, “y como todos los chicos de aquella época, reunir dinero para comprar lo que tanto deseaba”.

Y agrega: “no tenía un plan concreto. Y si tuvo aciertos en la cocina, también hubo momentos complicados, como aquella ocasión, cuando en la escuela participó en la preparación de un flan, al cual le correspondió añadirle la gelatina. Tiré la gelatina y mi reacción fue agregarle el agua que permaneció en el recipiente. Pensé que el agua conservaría la esencia de la gelatina e intenté salvar la dificultad. El resultado desencadenó la risa de mis compañeros y el regaño del profesor”.

Como Gasparini creyó fielmente en su sueño y fue constante en el trabajo, finalmente, al cumplir el período 1992-1997, se graduó en la escuela de gastronomía; aunque reconoce que al no ser buen estudiante, su calificación resultó con un promedio de los más bajos, con 66/100, en Treviso”.

Nunca olvidará, quizá, que mientras asistió a la escuela, laboró durante temporadas de verano en tres hoteles diferentes de playa, como ayudante de cocinero, donde tuvo un despertar como ser humano y adquirió, paralelamente, agilidad en sus actividades y sensatez en sus asuntos. “Conocí gente amable que me enseñó y ayudo en el empleo. A los 15 años de edad, cobré mi primer cheque por la cantidad de 850 euros, equivalente a aproximadamente un millón 600 mil liras italianas”.

Estudió y participó en el servicio militar, hasta que incursionó en su profesión: ayudante de cocina, cocinero, chef y dueño de dos restaurantes. “En mi carrera gastronómica, he intentado variar mi experiencia y he participado en diferentes ramos, como spaghettería, restaurante de pescado, chiringuito, catering, hoteles, comida italiana con máquina para elaborar pasta fresca, pizzería, trattoria. Fui responsable de un negocio”.

Él, Gasparini, soñó y pensó que algún día podría disponer de tiempo suficiente para escribir y publicar un libro de recetas; sin embargo, al descubrir la cantidad de personas que lo hacen y las promueven en youtube, a través de videos que cotizan, y notando lo fácil que es buscarlas en google, pensó que no valdría la pena. Se requieren bastante tiempo y demasiado trabajo. “Es impresionante la cantidad de personas que graban y publican recetas. Abundan en internet”.

Así es Gasparini, original, inquieto, creativo, innovador. Habla acerca de su estilo de vida, de lo que lo motiva a cocinar, de sus detalles. “Soy inquieto. Me gusta experimentar platillos con ingredientes variados. Unas veces, al crearlos, resultan deliciosos y otras, en cambio, en eso quedan, en pruebas. Siempre lo intento hasta obtener una comida exquisita. También incluyo, en ocasiones, ingredientes raros como pasta fresca al cacao con salsa de langostino, por ejemplo”.

Refiere que al principio, cuando los clientes escuchaban sus explicaciones y recomendaciones gastronómicas, quedaban perplejos; pero al probar los platillos, se sentían asombrados y les encantaban. No desconoce que uno de los secretos de la gastronomía consiste en la mezcla perfecta de los ingredientes, como si todos se tomaran de las manos para cumplir su misión en cuanto a sabor, aroma y presentación; sin embargo, tiene presente que la entrega, el amor, la pasión, el entusiasmo, la creatividad y la alegría, en el momento de cocinar, son, en verdad, la combinación que da un toque especial a cada receta, igual que el creador de arte deja las huellas de su estilo en cada obra que produce. A la cocina hay que llegar contento e inspirado, siempre con la idea de dar gusto a los sentidos de los comensales.

Sonríe nuevamente. Rescata de las evocaciones su primer año de estancia en España. Sabe que el aprendizaje tiene un costo, y en verdad protagonizó una experiencia complicada y graciosa, al mismo tiempo, cuando debía elaborar un pedido de comida y solicitó al proveedor de lácteos le surtiera burro, expresión que dejó perplejo al hombre. Gasparini insistía: “necesito burro. Me urge”. El agente, incrédulo y fuera de sí, escuchaba al cocinero italiano y no comprendía lo que en verdad deseaba, al grado que le parecía una locura utilizar un burro en la elaboración de las recetas de cocina. ¿En qué se relacionaba un animal de carga con la preparación y condimentación de alimentos? Definitivamente, no entendía al cocinero, hasta que se acercó el dueño del restaurante y aclaró la confusión. Explicó al proveedor de lácteos que mantequilla en italiano se define burro, y Gasparini, por su lado, aprendió la lección; aunque confiesa que todos sus compañeros, en la cocina, rieron por el incidente”.

Gasparini Fabiano hace un paréntesis, respira profundamente y expresa: “por el momento me siento demasiado feliz y satisfecho con mi vida. Poseo todo lo que una persona común puede anhelar: una familia, una casa propia, dos automóviles. Si no fuera por mi estado de salud, mi vida sería perfecta; pero no me quejo, soy y tengo mucho más de lo que esperaba”.

“Sé que todo se arreglará. Mi hija, mi huerto urbano, mi blog y mi afición por las redes sociales, me mantienen ocupado todo el día. Así permanezco entretenido, transcurre el tiempo y no pienso en asuntos negativos. En estos tiempos tan raros, es fundamental estar cerca de la gente que queremos e intentar vivir felices y plenos, como si cada día fuera una oportunidad nueva para realizarnos y se encontrara lleno de esperanza, sin mirar atrás”, plantea el gastrónomo italiano que radica en España.

Admite que tiene el proyecto de retornar a sus actividades una vez que sea operado de la espalda. Se encuentra en casa. Es un hombre activo y sabe, por lo mismo, que la cocina lo espera con el deleite de siempre.

Hace algunos años, fundó el blog Cocinaitaly, un espacio que ha resultado exitoso y referencia de la gastronomía italiana. Es un hombre que comparte su experiencia y conocimiento en materia culinaria. Tiene miles de seguidores y la página recibe innumerables visitas y comentarios positivos. Cada publicación refleja su amor y pasión por la cocina.

Habla Gasparini: “a la gente que tiene bien definido un proyecto, una ilusión, un sueño, y se siente segura de sí, le aconsejo que se atreva a realizarlo. La vida es una y si las personas no se atreven a protagonizar su historia, a cumplir sus sueños, tal vez mañana resulte demasiado tarde y se arrepienta. Si uno considera que no le va bien, habrá que buscar una solución, otras alternativas y rutas, pero al menos lo intentó. Nunca hay que darse por vencidos. Con buenos deseos y con voluntad, existen posibilidades de triunfar, evidentemente siempre que el entorno se encuentre integrado de gente positiva y honesta”.

Reflexiona y aconseja con el conocimiento y la experiencia que le han concedido los años de análisis: “pienso que el trabajo es importante, pero no es todo. Hay que experimentar la vida con equilibrio y de la mejor forma. Mira, he trabajado desde hace 25 años -un cuarto de siglo-, un promedio de 10 horas diarias, y sentirme enfermo a los 41 años de edad y sin poder realizar las actividades que me gustan, como el deporte, cocinar, la jardinería, pasear, convivir con mi esposa y jugar con mi hija sin padecer dolores, no es grato. Es necesario alcanzar el equilibrio, disfrutar cada día, descubrir lo bello en lo sencillo y ser feliz con lo que uno ama…”

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

 

Blog Cocinaitaly, fundado por Gasparini Fabiano: cocinaitaly.wordpress.com

Fotografía de la colección de Gasparini Fabiano

 

34 comentarios en “De nombre y apellidos: Gasparini Fabiano, el niño que se enamoró de la cocina

  1. “Gasparini es un hombre amable”. Yes, he certainly is. I appreciate Fabiano’s friendship and kindness very much. He is a talented chef, his blog is a wonderful collection of inspirational recipes. Not that I cook much, in fact, I hardly cook at all. However, Fabiano’s photos of Italian and Spanish dishes are a delight to look at. So are the photos of his family. He has a lovely wife and beautiful daughter. Thank you very much for this excellent interview, dear Santiago. it is well written. With greetings from Moscow, Olivia

    Le gusta a 6 personas

    • Dear Olivia, I agree with the opinion you have about Gasparini. He seems to me to be an excellent man with great human qualities. A human being who takes his family into account is worth a lot. Gasparini shares his collection of recipes with great affection. Olivia, I greet you from Mexico. By the way, between one activity and another, I’m writing your interview.

      Le gusta a 5 personas

  2. Dear Santiago, I know that Fabiano does not work because of a “chronical illness”, as he wrote to me. I did not dare ask what kind of illness that i. Now I read in your interview that he will need a back operation. Did he say what sort of operation? I hope, everything works out well. — Thank you for writing the book interview for me, there is no hurry at all. Please take your time. I can wait …. Wishing you a pleasant evening, it is 9 pm here in Moscow.

    Le gusta a 6 personas

  3. Muchas gracias Santiago por tu articulo,esta escrito perfectamente,no tengo palabras por agradecerte, tu palabras me da mucha felicidad y conmocion ,perdona si no leido anteriormente ,tengo tanto seguidores que me viene imposible leer todos los post.un saludo te deseo un feliz fin de semana

    Le gusta a 1 persona

  4. Estupenda entrevista, una admirable vida de esfuerzos y logros, necesitas operarte rápidamente con un buen neurólogo que sepa bien de columna, escoge a aquel que te inspire confianza. Me encanta tu blog, tienes razón somos muchos los que publicamos recetas en internet, no siempre buenas, yo empecé por recopilar las de mis abuelas para que no se perdieran y fui pasando las de las libretas de mi mamá y ensayándolas y ya tengo 3 libros y 3 blogs, no se, cuando ama uno la cocina no se siente y sobre todo lo que me ha motivado es procurar que las recetas antiquísimas no se pierdan en un cajón. Te felicito por los logros obtenidos.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s