De nombre y apellidos: José Guadalupe Muñoz Márquez, el hombre de Radio Ranchito

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

La vida escapa, huye, se consume entre un suspiro y otro. Nada es permanente. Todo queda en la memoria, en las huellas que dejamos, en lo que un día y otro hacemos por nosotros y por los demás, en la historia, buena o mala, que escribimos…

Lo conocí en 1989, hace 31 años, cuando en mis días juveniles iniciaba mi carrera periodística y laboraba en un diario, El Sol de Morelia*, con la responsabilidad de cubrir la fuente económica y empresarial. Una vez al mes, él y sus compañeros se reunían, en aquella época, en uno de los salones adyacentes al Centro de Convenciones de la capital de Michoacán*, con la idea de convivir, escuchar a algún conferencista y cenar.

José Guadalupe Muñoz Márquez era, entonces, gerente de Radio Ranchito, radiodifusora perteneciente al grupo de la familia Zorrilla. Formaba parte de la asociación Ejecutivos de Ventas y Mercadotecnia de Morelia y asistía puntualmente a las reuniones. Se sentaba, generalmente, al lado de Raymundo Rodríguez Macías, gerente de Grupo Acir, un grupo de radiodifusoras en la misma ciudad de Morelia, a quien sus amigos llamaban “Topo Gigio”, seguramente por el parecido que tenía, según algunos, con aquel personaje creado por la italiana María Perego y que Raúl Astor acompañó en diferentes series de televisión.

Las bromas de ambos gerentes de radiodifusoras eran fuertes y yo, que era muy joven y siempre portaba algún manuscrito y un libro al lado de mi libreta de reportero, prefería saludarlos con alegría y respeto. Evidentemente, asistían otros empresarios conocidos en Morelia, entre los que destacaban Julio Pacheco Aguilar, uno de los mejores sastres de México; Manuel Garrido Mejía, distribuidor automotriz; Juan Jaubert Jauffred, entonces propietario del almacén centenario El Puerto de Liverpool, en la ciudad, y cónsul honorario de Francia en la capital michoacana; Jaime Rafael Rodríguez Chávez, distribuidor de Pinturas Comex, fábrica que pertenecía a la familia Achar; Rubén Molina Almonte, dedicado al ramo zapatero.

Algunas veces, al evocar las horas y los días de antaño, José Guadalupe Muñoz Márquez explicaba que su familia había llegado a Morelia al escapar del movimiento cristero que afectó a México, principalmente, entre 1926 y 1929, ciudad donde más tarde, en sus años juveniles, se dedicó al negocio de la ropa e incluso, agregaba, a la venta de colchas y cobijas que vendía a crédito, como los antiguos aboneros.

Dos años antes, mi hermano Francisco Javier, locutor, había ingresado, demasiado joven, a Radio Ranchito, coyuntura que me permitió conocer, por referencia, a ese hombre de carácter bromista con sus amigos y enérgico en los negocios y en el ambiente laboral, aunque con grandes sentimientos y dispuesto a escuchar y aconsejar.

Años después, tuve oportunidad de tratarlo y convivir con él, y soy testigo, en verdad, de su carácter enérgico cuando se requería y de su amabilidad, sonrisa y bromas en otros momentos informales, con los amigos, o su rasgo de hombre caritativo.

Todos los días, al caminar, entonces, por los portales típicos de Morelia, construidos durante el Virreinato, donde se establecen diversas cafeterías y restaurantes, desde los que se contemplan la catedral barroca y algunos palacios centenarios de cantera, miraba al hombre con sus amigos, quien hacía un paréntesis dentro de sus actividades para disfrutar un rato de plática y convivencia.

Acontece que los días transcurren implacables, hasta formar años, tiempo que a veces da pautas con la intención de que uno conozca a la gente, y me parece que él, el señor Muñoz, combinó, en Radio Ranchito, la fórmula perfecta, igual que una ecuación precisa, al ofrecer música apropiada al perfil de la estación y del público numeroso que la escuchaba, radionovelas de personajes populares -Kalimán, el hombre increíble; Porfirio Cadena, “el ojo de vidrio”; La Tremenda Corte, con Tres Patines; y Pedro Infante, por citar tres ejemplos, y anuncios innovadores, casi diseñados y grabados a la medida y las necesidades de la gente, en las comunidades y en las colonias proletarias, antes de la llegada de los teléfonos celulares, desde vacas y animales mostrencos, perdidos o recuperados por los jefes de Tenencia, hasta mensajes sobre fallecimientos, horario de velación y sepultura, cancelación de alguna cita o reunión, los cuales, por cierto, resultaban muy sui géneris y propios de una época y diferentes generaciones.

Ese hombre de cabello encanecido, totalmente blanco, quien alguna ocasión fue presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Radio y Televisión en Michoacán y que solía concluir muchas de sus pláticas con la expresión “Radio Ranchito me gusta más, tan tan”, ayudaba generosamente a otras personas con necesidades económicas, enfermas o con hambre. Buscaba su cartera, de la que sustraía uno o varios billetes, acto que demostró siempre, el de su caridad, que si bien es cierto que con su carácter enérgico y su disciplina fortalecía su autoridad, era un ser humano con sentimientos nobles, dispuesto a aliviar el dolor de la gente menos favorecida.

Muchas veces lo miré en las calles del centro histórico de Morelia, ciudad fundada el 18 de mayo de 1541, con un pequeño portafolio con documentos de cobranza. Fue gerente de la empresa, pero también gran vendedor de anuncios comerciales y cobrador. Respetaba y valoraba la empresa denominada Radio Ranchito, e igual al público, y la prueba está en que no le agradaba mezclar problemas en la programación. Aseguraba que la gente tenía mortificaciones y problemas como para sumar más conflictos en los programas de la estación.

El señor Muñoz, don José Guadalupe Muñoz Márquez, manifestaba, cuando alguna plática o determinado asunto le parecían baladíes e ilógicos, “estas son mafufadas”. En México, mafufo es una persona que fuma marihuana o que es loca y disparatada.

Murió el jueves 3 de septiembre de 2020, quizá con la memoria de su historia, acaso con los ecos de la música ranchera, los anuncios peculiares y las radionovelas de Radio Ranchito, probablemente con el recuerdo de los cafés al aire libre en los portales típicos de Morelia, tal vez con todo lo que significó su vida productiva. Supongo que las generaciones que en determinados instantes de sus vidas escucharon Radio Ranchito, lo han de recordar con cariño en aquella ciudad y sus alrededores.

Comparto algo de lo que escribió mi hermano, Francisco Javier Galicia Rojon, sobre el otrora gerente de Radio Ranchito, un gran personaje dentro de la radio comercial de Morelia y México, hombre él que se formó a base de disciplina, trabajo, honestidad y respeto. Perteneció a la generación de personas que se forjaron en la práctica e hicieron de la radio una pasión, un deleite, una profesión hermosa:

“Con profundo dolor comparto la triste noticia del fallecimiento de mi exjefe, el señor José Guadalupe Muñoz Márquez. Para su familia, mi más sentido pésame. El señor Muñoz fue el hombre, en la gerencia, que mantuvo, durante décadas, en los primeros lugares a Radio Ranchito de Morelia, en el 1240 de A.M. Salía todos los días a vender publicidad; monitoreaba a su competencia, hacía sus propias mediciones con radio en mano, creaba conceptos aparentemente sencillos que tenían éxito, sabía dirigir a su personal; era el hombre que nos daba consejos de vida y que nos enseñaba sobre radio. Creó un sistema de trabajo y una línea a seguir que resultó en el gusto del oyente. Supo cómo llegarle a la gente de los ranchos, los pueblos y la ciudad; Radio Ranchito era la estación querida, potente y que más se escuchaba”.

En su relato menciona lo siguiente: “entrabas a un mercado, al transporte, a los comercios, a la central de autobuses, e ibas a algún puesto de periódicos, a bolear los zapatos, y en todos lados estaba prendido un radio en el 1240. El señor de las canas era de carácter fuerte, pero de buen corazón, bromista en algunas reuniones, conocedor del medio. Fue conocido por muchas personas de la audiencia por ser quien, junto con sus secretarias, atendía en la oficina a los cientos o miles de personas que llegaron durante todos esos años para poner un anuncio, de aquellos que le llamábamos “comunico”, característicos de la estación y que se usaban mucho en un tiempo en el que no todos disponían de teléfono para informar algo importante”.

Y expone: “creó un personaje conocido como el gangosito que atendía a algunas personas que salían al aire para ganarse un premio o simplemente a aquellos que llamaban de Estados Unidos de Norteamérica y querían saludar a sus familiares; él los atendía al aire. Muchas anécdotas y mucho conocimiento de la radio con el famoso “güero”, como le decían sus amigos”.

“En la estación que dirigió, formó a varios locutores que fueron a trabajar a otras empresas. Fue un centro de enseñanza porque, además, llegaron de otros lugares del país y del extranjero a aprender radio con él. Querían saber su exitosa fórmula. Hacía anuncios, a veces sencillos, que resultaban atractivos y exitosos por alguna frase que se le ocurría, como aquel que quedó en la memoria colectiva de Morelia: Con Muebles del Centro, el pueblo está contento”. Francisco Javier Galicia Rojon.

Tras recordar que con el paso de los años, algunos amigos comentaban a José Guadalupe Muñoz Márquez su parecido físico con el Papa Juan Pablo II, lo cual aparentemente no le molestaba, mi hermano y yo, junto con quienes tuvieron el privilegio de conocerlo, damos la vuelta a la página y llevamos su recuerdo en la memoria porque afuera, en la calle, entre los rumores de las ciudades, los pueblos y el campo, los días de la vida continúan, y quizá, en aquella ciudad de Morelia, Radio Ranchito continúa en la preferencia de ciertos sectores de la sociedad.

  • Morelia es la capital de Michoacán, estado que se localiza al centro-occidente de México. Morelia fue fundada el 18 de mayo de 1541

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

Fotografía tomada del archivo familiar, en Facebook, del señor José Guadalupe Muñoz Márquez

4 comentarios en “De nombre y apellidos: José Guadalupe Muñoz Márquez, el hombre de Radio Ranchito

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s