Alguien preguntó

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

Alguien preguntó, “¿dónde está el amor?”, y las flores, agitadas por el viento, respondieron alegres y seguras de sí, “aquí, en nosotras, que recibimos las gotas del rocío de la mañana y regalamos texturas, colores y fragancias”. Todos las miraron con asombro y deleite. “En nosotros -intervinieron los árboles-, porque nuestras frondas ofrecen sombra y somos amigos del aire, el sol, el agua, el oxígeno y la vida”. Y el aire acarició sus ramas y sus hojas. “Si alguien tiene duda -contestaron el agua y el oxígeno, secundados por el día y la noche-, entregamos lo mejor, lo que somos y tenemos, indistintamente de abrazar a buenos y malos, al fruto que nutre y endulza y al cardo que espina y hiere, al ave que canta y a la serpiente que se arrastra y muerde”. Interrumpieron el poder, las joyas y el dinero, intoxicados de soberbia, y advirtieron amenazantes y con desdén, en espera de que la naturaleza se arrodillara sumisa ante su presencia, “nosotros, unidos, somos capaces de desgarrar los sueños de los poetas, reventar las cuerdas del violín y destrozar los pinceles del artista. Tenemos capacidad de encadenar y desdibujar los rostros sonrientes, transformar el mundo en palacios, deformarlo o crear escenarios de pauperismo, y hasta enfermar a la gente o sanarla, de acuerdo con nuestros planes e intereses, e incluso desterrar el amor, la dignidad, los sentimientos nobles, la razón, la libertad, la esperanza, la creatividad y las ilusiones. Somos dueños de todo cuanto existe en el mundo”. Las abejas alertaron a sus comunidades y se reunieron con la idea de enfrentar al poder, al dinero y a las joyas, a quienes replicaron con valentía y de frente: “ustedes son de existencia pasajera. Su porvenir es incierto. Su naturaleza es ambivalente, y sus fines pueden ser positivos o negativos, grandiosos o aterradores; sin embargo, una y otra vez, en la historia de la humanidad, prefirieron establecer su reino por medio de la ambición desmedida y el engaño, y así, en su afán de dominio y supremacía, propiciaron que la gente crea que es triunfador quien obtiene mayores riquezas y vive superficialmente, entre apetitos y deseos que jamás termina de satisfacer, porque ustedes, enfermos de control, prefieren sepultar la alegría, el amor, el bien, la verdad, los sentimientos nobles y la inteligencia, que sustituyen por miseria, enfermedad, muerte e ignorancia. Conseguir el poder y la riqueza material es lícito, siempre que se utilicen para fines nobles”. Llegó la vida, envuelta en una corriente etérea, y habló: “el amor está en mí, que doy aliento a todos, sin importar edad, creencias, razas, sentimientos e ideas. Soy la fuente que viene del infinito y por amor les comparto, por instantes que ustedes desperdician, pedazos de conciencia en un mundo terreno que podría ser, si así lo desearan, un paraíso anticipado a los tesoros que resguarda el palacio. Y apareció Dios en cada alma, en la esencia de todos, y comprendieron, en consecuencia, que el amor proviene del interior y que solo aquellos seres que han evolucionado y se encuentran preparados para trascender, lo derraman a sí mismos y a los demás con la idea brillar y desvanecer la oscuridad. Liberado de barrotes, cadenas, grilletes y candados, el amor sonrió feliz y pleno, y agradeció a Dios y a la vida por permitirle hospedarse en todas las expresiones y resplandecer.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

4 comentarios en “Alguien preguntó

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s