Memoricé las letras del abecedario

Santiago Galicia Rojon Serrallonga

Memoricé las letras del abecedario, acaso sin imaginar que el aprendizaje era necesario para enamorarme profundamente de sus siluetas y de sus voces, y, así, dibujarlas en la libreta, en el cuaderno, en la pantalla, risueñas, con su música y sus colores, hasta transformarlas en poemas, en los textos que te regalo algunas mañanas, tras consumirse las madrugadas o cercanas al mediodía, y ciertas tardes, próximas a la noche. Aprendí a trazar letras, a enlazarlas cual enamoradas, y a pronunciar, al fundirlas en el crisol, las palabras, con sus puntuaciones y sus acentos, probablemente sin saber que más tarde las escribiría para ti, con mis amores canoros y mis ocurrencias de artista. Ensayé, una y otra vez, el lenguaje y el código de las letras y las palabras, con sus ritmos y sus pausas, quizá cuando aún era incapaz de escribir tu nombre y tus apellidos que ya presentía en mí. Me volví artista de las letras, tal vez, creo yo, para escribir con exactitud: te amo.

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s