Suplante de inteligencia

SANTIAGO GALICIA ROJON SERRALLONGA

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

Millones de hombres y mujeres, en el planeta, se han convertido en lacayos de la inteligencia artificial. Lejos de utilizarla como herramienta para investigar, aprender, relacionarse, denunciar, proponer y formar un mundo con mayor bienestar, justicia, desarrollo, libertad, evolución, respeto y dignidad, la han transformado en consejera, guía, maestra y dueña de sus vidas y sus destinos. Le han entregado sus convicciones, su tiempo, sus intereses y su voluntad, a cambio de condenarlos a realidades virtuales de fantasía, engaño, estulticia e hipocresía. La inteligencia artificial, concentrada en equipos, incluso móviles, y manipulada por élites poderosas y dueñas de proyectos ambiciosos y despiadados, es ambivalente y, por lo mismo, es posible utilizarla para bien, a pesar de todos los interese egoístas y perversos, o con fines negativos. No obstante, las sociedades de la hora presente, masificadas, enajenadas y controladas, han permitido que otros manejen sus decisiones, su tiempo, sus recursos monetarios, sus costumbres, su educación, su salud, sus creencias, sus hábitos y hasta sus existencias. Hace días, al encontrarme en un sitio donde había más gente -hombres y mujeres de diversas edades-, noté que la mayoría permanecían distraídos, concentrados y enajenados con la inteligencia artificial de los celulares que portaban, a tal grado, incluso, que ninguno se percató de que necesitábamos ventilación, sobre todo por las condiciones sanitarias del minuto contemporáneo que plantean medidas y protocolos sanitarios. Parecía interesarles más el encanto de las redes sociales, de los memes y de las superficialidades que, acumuladas, les robaban tiempo y vida, que observar y analizar su entorno y descubrir que todos, ante la espera en aquel recinto de escasas dimensiones, estábamos respirando oxígeno impuro. Dedicado al arte de las letras y a la acción derivada de tantas aventuras, decidí abrir las ventanas ante las miradas críticas y reprobatorias de unos y la pasividad, el desencanto y la indiferencia de otros, quienes, finalmente, volvieron a sus aparatos con el objetivo de entregarse a sus historias ausentes de vida. Pensé en el daño que nos estamos causando al ser criaturas torcidas que suplantamos la inteligencia propia, con su creatividad, estilo y originalidad, por una artificial que destruirá, en poco tiempo y de una generación a otra, la capacidad de raciocinio. Fíjense en personas de todos los niveles académicos y monetarios, transformadas en la nueva generación de maniquíes, títeres y marionetas sin hilos, manejados a través de la inteligencia artificial. Los he descubierto en las redes sociales, enviarse abrazos y besos y expresarse sentimientos emotivos que parecen auténticos, y que, al coincidir en las plazas comerciales, en las tiendas, en las boutiques, disimulan no mirarse y evitan saludos. ¿Eso deseamos para nosotros y las generaciones sucesivas? ¿Hasta cuándo reaccionaremos y volveremos a la realidad, a la vida, al tiempo que se diluye, a la inteligencia, a los valores?

Derechos reservados conforme a la ley/ Copyright

6 comentarios en “Suplante de inteligencia

  1. Lamentablemente tienes razón. La gente lee y habla menos, en cambio, pasan una cantidad de tiempo aterradora mirando la pantalla de los teléfonos celulares. Sin embargo, también es una forma de contactar más fácilmente con personas que viven lejos.

    Le gusta a 2 personas

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s